Resultados

Las empresas que más deuda sueltan en 2016

El conjunto de las cotizadas del Ibex 35 –excluyendo a las entidades financieras y a Mapfre– redujo en 2016 su deuda financiera neta un 3,7%, hasta los 176.048 millones de euros.

Deuda total neta Ibex Ampliar foto

Con la crisis económica superada las cotizadas españolas volvieron a endeudarse en 2015 tras unos años de fuerte desapalancamiento. Pero frenaron esa tendencia el año pasado, pese al crecimiento de su beneficio –las firmas del Ibex ganaron un 67% más–. El conjunto de las cotizadas del Ibex 35 –excluyendo a las entidades financieras y a Mapfre– redujo en 2016 su deuda financiera neta un 3,7%, hasta los 176.048 millones de euros, frente a los 182.796 millones de pasivo registrados en 2015 con la composición actual del selectivo. Desde los mínimos de 2013 la subida es de un 8,5%. Y es que durante 2016 entraron a formar parte del índice tres valores: Cellnex, Meliá y Viscofan, que sustituyeron a FCC, OHL y Sacyr, tres constructoras con un mayor endeudamiento que sus sucesoras, por lo que la cuantía de no haberse producido estos cambios sería mayor.

Juan J. Figares, analista de Link Securities, señala que a lo largo de los dos ejercicios anteriores las cotizadas españolas han aprovechado los bajos tipos de interés para “refinanciar su deuda a un coste más bajo y retrasar los vencimientos de la misma”. El experto resalta que, coincidiendo con la mejora del ciclo y de la capacidad para generar caja, algunas empresas “han reducido sus niveles de apalancamiento”. El objetivo principal de esta reducción, según Figares, es rebajar la carga financiera de cara a un futuro cambio de ciclo, asegurándose unos niveles atractivos por ser en la actualidad históricamente bajos.

Es decir, lo que buscan es blindarse ante situaciones como las ocurridas tras el estallido de la crisis financiera. En los años más duros muchas compañías “tuvieron dificultades para refinanciar deuda coincidiendo con un escenario en el que los bancos, de los que depende en España la mayor parte de la financiación empresarial, se negaban a dar crédito, cuestionando la viabilidad de algunas cotizadas”, afirma el analista de Link Securities. Para ello las empresas han acudido al mercado de capitales en búsqueda de financiación a la vez que reducían su exposición a la banca. Y es que tanto en España como en el resto de Europa “dependen en exceso de la financiación bancaria”, resalta Figares.Esto contrasta con lo que ocurre en Estados Unidos donde se financian, principalmente, vía bonos.

De cara al presente ejercicio desde Link Securities consideran que continuará la dinámica de reducir deuda en el caso de las empresas más apalancadas, mientras que las que estén en expansión seguirán elevándola, algo que ya hicieron el año pasado. “Las cotizadas seguirán trabajando en asegurarse una financiación barata de cara a los próximos años y, sobre todo, de cara a un eventual cambio de ciclo”, concluye.

Las más apalancadas

En el endeudamiento del índice bursátil siguen teniendo un gran peso cinco empresas. Telefónica, Iberdrola, Gas Natural, Abertis y ArcelorMittal suman el 67% del pasivo financiero neto de todo el Ibex.

Telefónica redujo su pasivo en 1.245 millones durante 2016, desde los 49.840 que tenía en diciembre de un año antes, cumpliendo así con una de las reclamaciones del mercado y de las agencias de rating. La decisión de la UE de vetar la venta de su filial británica O2 y la cancelación de la salida a Bolsa de su filial de torres Telxius impulsó a la teleco a poner en marcha en octubre del año pasado un plan de desapalancamiento orgánico y de generación de caja. También anunció un recorte del 47% en el dividendo para este ejercicio.

A las decisiones adoptadas el año pasado, la teleco ha sumado en lo que llevamos de año la venta del 40% de Telxius a KKR por 1.275 millones que irán destinados a aminorar el pasivo financiero.
En el cómputo de la deuda total de las empresas que integran el selectivo destacan las empresas del sector energético, compañías cuyo apalancamiento es elevado debido a las fuertes inversiones en infraestructuras que se ven obligadas a acometer para la puesta en marcha de su negocio. Dentro de este grupo destacan Iberdrola y Gas Natural. En ambos casos el pasivo financiero se mantiene estable respecto a un año antes.

El coste medio de la deuda de la empresa que preside Isidro Fainé es del 4,3%, con el 75% de la deuda a tipo fijo. Respecto a la distribución de los vencimientos, el 79,8% del pasivo tiene vencimiento igual o posterior al año 2019. De manera que la vida media de la deuda neta alcanza los 5,2 años, de acuerdo a la información remitida por la compañía. A lo largo de 2016 Gas Natural acudió al mercado de capitales a través de la emisión de bonos (600 millones a 10 años y €300 millones a cinco años mediante emisión privada), operación que repitió en enero de este año con la colocación de 1.000 millones en bonos con vencimiento en 2027 con un cupón anual del 1,375%. Asimismo, en septiembre firmó un préstamo con el Banco Europeo de Inversiones (BEI) por 600 millones.

Por su parte, Iberdrola con una deuda de 29.414millones, computa una carga financiera cuya vida media alcanza los 6,5 años. La eléctrica redujo el coste de su deuda en 56 puntos básicos hasta el 3,49%, lo que le permitió un ahorro en costes financieros de hasta el 12%. Desde Renta 4 señalan que “se observa una mejor evolución de los flujos de caja operativos aunque el aumento de las inversiones y de los dividendos provocan un repunte en la deuda neta y en el apalancamiento de la compañía”.

Las que más aumentan y bajan la deuda

Entre los grupos que más elevaron su pasivo en 2016 destaca Amadeus. El proveedor de servicios tecnológicos para empresas turísticas situó su deuda financiera neta en 1.957,5 millones al cierre del ejercicio, un 21,5% más. Pese al alza, la ratio de deuda financiera neta respecto al ebitda se sitúa en 1,1 veces, manteniéndose en la parte baja del rango fijado entre 1 y 1,5 veces.

Abertis también lidera este ranking. El primer operador mundial de autopistas por kilómetros operados elevó un 13,3% su endeudamiento al cierre del tercer trimestre de 2016 (a cierre de esta edición no se conocían los datos anuales) debido a la adquisición de activos como el 51% de la italiana A4Holding o dos autopistas en India. Bajo un entorno de tipos de interés bajos, la empresa dirigida por Francisco Reynés aprovechó y realizó operaciones de refinanciación –incluidas sus filiales– de más de 2.000 millones.

Entre las empresas que más han reducido su carga financiera está Meliá. La cadena hotelera finalizó diciembre de 2016 con una deuda neta de 542,5 millones de euros, un 29,4%menos que un año antes gracias a una estrategia enfocada a la rotación de activos maduros y a un modelo donde priman la gestión y el alquiler de establecimientos frente a la propiedad de los mismos.

ACS, por su parte, lidera los descensos con una caída del 53,7%, hasta los 1.214 millones. El recorte alcanza el 75,4% desde 2012.

ArcelorMittal también ha aminorado la deuda en 2016. En concreto, su pasivo ha caído un 29,3% desde los 14.800 millones registrados a cierre de 2015 a los 10.468 millones que tenía a finales del año pasado. Con esto, su ratio de endeudamiento sobre ebitda ha pasado de las 3 veces a las 1,8.
Los descensos registrados el pasado ejercicio muestran cómo su plan de reducción de costes está surtiendo efecto. En 2016 uno de los compromisos que centraron la atención del equipo financiero fue el de reducir su elevado apalancamiento, lo que le permitió fortalecer de manera significativa el balance y registrar el nivel de deuda neta más bajo desde la creación del grupo. Además del plan de ajustes, la venta de su participación enGestamp por 875 millones y la capacidad de generación de caja fueron los otros pilares que contribuyeron a reducir el pasivo en los últimos 12 meses.

En el pódium de las empresas que más han recortado su pasivo no podían faltar ni Repsol –su endeudamiento ha bajado un 31,8%, hasta los 8.144 millones– ni Aena.El gestor de aeropuertos ha recortado un 12,5% su carga financiera, con lo que su ratio de apalancamiento sobre ebitda ha pasado de las 4,5 veces que registró en a cierre de 2015 a las 3,6 veces el pasado ejercicio.En este proceso se incluye también la consolidación de la deuda financiera del aeropuerto británico de Luton por 337,9 millones.A lo largo de 2016, Aena amortizó deuda por 1.172,3 millones de euros sin que se haya emitido deuda nueva. Como complemento a lo anterior, la compañía efectuó una conversión de deuda por 781,3 millones que permitió a la empresa rebajar el tipo del 1,765% al 0,82%.

Normas