Editorial

Saldo corriente y cambio de modelo

España ha encadenado cuatro años de superávit por cuenta corriente, con más del 22.000 millones de euros (2% del PIB) en 2016, en lo que empieza a convertirse en el mejor reflejo del giro real del modelo productivo español. La transformación ha sido radical en los diez últimos años, pues la economía ha pasado de generar una deuda con el exterior de más de 100.000 millones de euros al año (104.000 en 2007, alarmante máximo histórico del 10% del PIB), a disponer de una capacidad de financiación de 22.000 millones; de necesitar más de 100.000 millones del resto del mundo, a generar 22.000 millones más de los precisados para asistir a la actividad económica.

El motor fundamental ha sido la vertiginosa mejora de la competitividad de la economía, que ha disparado las exportaciones de bienes y servicios (han avanzado el 34,5% en el periodo) y neutralizado las compras pese a haber encadenado también fuertes avances del PIB, por encima del 3% en los últimos años, y muy anclado en la demanda interna. Mantener esta tendencia es tan necesario como complicado, pues solo así se reducirá la dependencia externa, el endeudamiento y su financiación, y dejará márgenes adicionales para concentrar los esfuerzos en ampliar la capacidad manufacturera de la economía y elevar su resiliencia en las crisis.

Normas