Mercado de trabajo

Se buscan comerciales y no se encuentran profesionales 'big data'

Un estudio de la Asociación española de directores de recursos humanos indica que los perfiles comerciales, los más buscados ahora, serán sustituidos por los tecnológicos en dos años

Puestos de trabajo más difíciles de cubrir 2017 Ampliar foto

El puesto laboral más difícil de cubrir en estos momentos por falta de profesionales en el mercado de trabajo español es el de experto en big data (analista de datos), seguido de los técnicos de I+D y los ingenieros informáticos.

Estos tres tipos de profesionales relacionados todos ellos con la tecnología son los más difíciles de encontrar según las respuestas dadas por los responsables de recursos humanos de centenares de empresas consultadas para la elaboración de la tercera edición del Estudio de Perfiles Profesionales y Competencias más demandados en la Empresa. De hecho, en este informe se asegura que una de cada cinco empresas declara que no encuentra al analista de datos que necesitaría contratar.

Este estudio elaborado por la Asociación Española de Directores de Recursos Humanos, EAE Business School, la patronal CEOE y Human Age Instituto de ManopowerGroup, analiza también cuáles son los profesionales más demandados por las empresas en la actualidad y cuáles son los que estiman que serán los más buscados dentro de dos años.

Según esto, los tres primeros puestos más buscados están relacionados con la tarea comercial de las empresas. Así, el puesto más demandado ahora mismo es el de comercial experto en punto de venta. En segunda posición se encuentran los directores de cuentas y, acto seguido, los comerciales del ámbito digital.

Sin embargo, este perfil claramente orientado a las ventas –seis de los diez profesionales más demandados pertenecen al área comercial– puede obedecer a la fase de salida de la crisis en la que se encuentra la economía española.

De hecho, cuando se pregunta a los directores de recursos humanos acerca de cuáles son los profesionales que buscarán dentro de dos años, las cosas cambian. Las empresas creen que las profesiones de marcado carácter tecnológico coparán la lista de las más demandadas en 2019. En concreto los cuatro profesionales que podrían demandar más las empresas en dos años son, por este orden: expertos en big data; ingenieros informáticos; responsables de estrategia digital y comercial digital.

De ahí que “la formación a los jóvenes en materia de profesiones STEM (acrónimo en inglés de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) es crítica en estos momentos”, dijo ayer la investigadora principal de este estudio y profesora de la EAE Business School, Pilar Llacer.

No obstante, para la directora de Human Age Institute, Loles Sala, la formación en profesiones STEM “no servirá de nada si no van acompañadas de otras competencias transversales como capacidad de iniciativa, liderazgo, trabajo en equipo o responsabilidad”.

Competencias transversales

En este terreno, estudio analiza también qué tipo de competencias son las más demandadas en los profesionales júnior y en los sénior y cuáles las más difíciles de encontrar.

En la actualidad, para los perfiles más jóvenes, las empresas demandan, sobre todo compromiso con la firma, saber trabajar en equipo, dominar idiomas y flexibilidad en el puesto. Mientras que para los profesionales sénior, las compañías buscan más otro tipo de competencias como visión estratégica, gestión de proyectos, orientación al cliente y también idiomas.

Si bien en este punto llama la antención, más que lo que se demanda, lo que no se encuentra. Así, los directores de recursos humanos se quejan de la falta de perfiles júnior comprometidos con la empresa que les contrata. Asimismo consideran que se encuentran pocos jóvenes con iniciativa e inteligencia emocional.

En los perfiles más sénior, las empresas echan de menos, según este estudio, profesionales experimentados que sepan, precisamente, gestionar todos los cambios que está habiendo en el mercado laboral, marcados por nuevas exigencias generacionales y digitales. Asimismo, creen que la flexibilidad y los idiomas escasean también entre los sénior.

 

Normas