Breakingviews

China puede atenuar el brillo de Hollywood

Pekín se está poniendo estricto con el dinero que sale del país

Pedro Pascal, Zhang Yimou (director), Tian Jing y Matt Damon, en la presentación de 'La Gran Muralla' en Los Ángeles, el día 15.
Pedro Pascal, Zhang Yimou (director), Tian Jing y Matt Damon, en la presentación de 'La Gran Muralla' en Los Ángeles, el día 15.

El brillo de los Oscar podría atenuarse, si la restricción de la liquidez procedente de China frena la bienvenida inyección de capital de los últimos años.

Entre 2014 y la segunda mitad de 2016, entraron en la producción cinematográfica de EE UU más de 4.700 millones de euros de la República Popular, según el banco East West Bank. El frenesí incluyó a Paramount, de Viacom, que recibió 940 millones de Shanghai Film Group y Huahua Media para ayudar a financiar un cuarto de sus películas previstas durante tres años.

Los inversores del gigante asiático disfrutan de trato VIP y de destacar el atractivo de su país ante el mundo

Los acuerdos han funcionado bien en ambos sentidos. Los jefes de los estudios obtienen una muy necesaria financiación, en un mercado de márgenes planos o en caída. Y los inversores chinos disfrutan de trato VIP y de la oportunidad de destacar el atractivo del Reino del Medio ante el resto del mundo. Por ejemplo, el grupo Dalian Wanda [dueño del 20% del Atlético de Madrid] ha coproducido La Gran Muralla, con Matt Damon, y que ha recaudado 255 millones de euros, más de la mitad de ellos en China.

Sin embargo, la conexión Pekín-Los Ángeles puede estar empezando a tensarse. Los reguladores chinos se están poniendo estrictos con el dinero que sale del país. Esa puede ser una de las razones de que el acuerdo de Wang Jianlin -dueño de Wanda- por Dick Clark, la compañía dueña de los Globos de Oro, esté a punto de naufragar. La compañía minera Anhui Xinke también desechó la compra de Voltage Pictures (En tierra hostil) en diciembre.

Estos factores sugieren que podría llegar el momento de una reducción de costes. El margen de explotación de Twenty-First Century Fox, por ejemplo, ha caído del 18% en 2010 al 13% el año pasado. La división de cine de Lions Gate, distribuidora de La La Land, también ha sufrido un descenso de rentabilidad. Si el papel de China disminuye, el guión entero de Hollywood podría reescribirse.

Normas