Breakingviews

China pone una correa a Wanda

Pekín para la compra de Dick Clark Productions, dueña de los Globos de Oro

Ryan Gosling y Emma Stone, en la última entrega de los Globos de Oro.
Ryan Gosling y Emma Stone, en la última entrega de los Globos de Oro.

El Gobierno chino parece haber puesto una correa al hombre más rico del país. El portal de noticias de Hollywood The Wrap afirma que la oferta de Wang Jianlin por Dick Clark Productions -que organiza los Globos de Oro y los concursos de Miss América-, a través del Grupo Wanda Dalian –propietario del 20% del Atlético de Madrid, de la cadena de cines AMC, y del estudio cinematográfico Legendary–, ha sido parada por los funcionarios chinos, preocupados por el precio y las salidas de capital. Si es cierto, es un mal presagio para operaciones similares.

Es imposible adivinar lo que está sucediendo. Podría ser un pretexto para ocultar que Wanda se ha echado atrás, pero lo más probable es que los reguladores chinos hayan concluido que otra compra de perfil alto podría perjudicar al proyecto de poder blando de su Gobierno.

Es de esperar que aumenten las compensaciones por ruptura de acuerdos y las peticiones de cobrar por adelantado

Wang insiste en que solo invierte en el extranjero por los beneficios. Pero en diciembre dijo que los empleos de más de 20.000 estadounidenses estaban en riesgo, si Donald Trump se enemistaba con China, tras sus controvertidos comentarios sobre Taiwán.

Puede que los reguladores chinos estén preocupados por que las empresas chinas desesperadas por transferir dinero al extranjero paguen demasiado por hacerlo. Wang sí que parece estar gastando a espuertas. En el caso de Dick Clark, ofrecía 950 millones de euros, frente a los 360 que pagó Guggenheim Partners en 2012. Wang apoquinó 3.300 millones por Legendary el año pasado, pese a que el estudio había perdido 528 millones el año anterior. Los funcionarios de Pekín no son los más cualificados para decidir si un acuerdo es demasiado caro, pero eso no les impide meter baza.

Para los extranjeros que buscan compradores chinos, el mensaje es claro. China está analizando los grandes acuerdos internacionales, especialmente aquellos cuya lógica estratégica es limitada. Si Wanda no puede dar por hecha la aprobación de Pekín, nadie más puede. Es de esperar que las compensaciones por ruptura de acuerdos y las solicitudes de cobro por adelantado aumenten en consecuencia.

Normas