Aumento del riesgo político

Robeco da a la victoria de Le Pen un 25% de probabilidades

El experto advierte de que los bonos españoles se benefician ahora del mayor castigo a Francia e Italia pero terminarán por sufrir si vence Le Pen en Francia.

Robeco da a la victoria de Le Pen un 25% de probabilidades
Getty Images

La política se ha convertido de forma indiscutible en factor determinante para los mercados financieros en los últimos meses. Y si hasta el momento ha sido la victoria de Donald Trump y las controvertidas medidas tomadas en el inicio de su presidencia el principal foco de atención de los inversores, ahora ese foco está trasladándose a Europa, ante la inquietud de despierta la apretada agenda de citas electorales.

Francia es el gran punto de inquietud, según ha reconocido hoy el economista jefe de la gestora de fondos Robeco, Léon Cornelissen. De hecho, la posibilidad de una victoria de la líder del partido de extrema derecha Marine Le Pen en las presidenciales que se celebran esta primavera ha comenzado ya a tensar las primas de riesgo de la deuda soberana europea, en especial de la francesa, al tiempo que el bund alemán revalida su condición de activo refugio.

Le Pen se muestra firme defensora de la salida de Francia del euro y promete en campaña la celebración de un referéndum para decidirlo. Su abandono "sería un desastre económico", señala Cornelissen. El experto recuerda que la visión del consenso de mercado es que Le Pen sea derrotada en la segunda vuelta, aunque los inversores ya han aprendido con el brexit y con la victoria de Trump que los sondeos se equivocan.

La deriva política que tome Francia será clave para el conjunto de la zona euro y afectará también a la deuda soberana española, según advierte el economista jefe de Robeco, a pesar de que por el momento España se beneficia de la preferencia actual de los inversores por los bonos españoles frente a los franceses y los italianos. "Francia es también un elemento desestabilizador para los bonos españoles", apunta el experto. Y ante este escenario de incertidumbre, que condiciona las políticas de inversión, Cornelissen concede un 25% de probabilidades a una victoria del Frente Nacional en las elecciones presidenciales.

La amenaza que para la zona euro supone el avance de los populismos también va a obligar a reaccionar al BCE. Según estima el economista jefe de Robeco, la institución que preside Mario Draghi lanzará algún mensaje al electorado alemán de cara a las elecciones a la cancillería que se celebran en octubre. "A medida que se acerquen las elecciones, el BCE tendrá que hacer algo, el electorado alemán es muy sensible", señala. Y apunta a una posible reducción del QE como respuesta del BCE, a la vista de que la inflación alemana ya se acerca al objetivo de la institución marcado para el conjunto de la zona euro.

La falta de acuerdo entre el FMI y Alemania para activar el tercer rescate griego y la posibilidad de unas elecciones en Italia este año son también focos de riesgo político para la inversión este año en la zona euro.

Respecto a Estados Unidos, Cornelissen celebra que Trump no haya iniciado hostilidades hacia China. El nuevo presidente ha centrado sus amenazas de guerra comercial en México, con alusiones también a Alemania y Japón, aunque por el momento no hacia el gigante asiático, lo que sí desencadenaría inestabilidad a nivel global.

"Estados Unidos es ahora el mercado más caro", reconoce el economista jefe de Robeco, si bien la mejora de los beneficios empresariales es un argumento que contribuye a sostener las valoraciones. "Europa está muy barata pero también está llena de incertidumbres", añade. La visión del experto en materia de inversión es de gran cautela, con una visión neutral en bonos high yield y de infraponderar la deuda soberana. 

Normas