Breakingviews

Silicon Valley se juega la vida con la inmigración

Los extranjeros tienen un enorme papel en la creación de empresas en EE UU

Sillicon Valley
Protesta contra el veto a la inmigración delante del tribunal de apelación de San Francisco.

Silicon Valley se está jugando la vida con el tema de la inmigración. Más de 100 empresas tecnológicas se han unido a la batalla legal contra la orden ejecutiva de Donald Trump, que prohíbe temporalmente la entrada de nacionales de siete países mayoritariamente musulmanes. Sostienen que las restricciones interfieren en la contratación y las operaciones comerciales. Para una industria dependiente de los inmigrantes, esa verdad es evidente por sí misma y vale la pena defenderla.

En un escrito, señalan que los inmigrantes juegan un papel desproporcionado en la creación de empresas: fueron responsables de la cuarta parte de las que se crearon en EE UU entre 2006 y 2010. En medicina, tecnología e ingeniería, América sigue siendo un reclamo para las personas ambiciosas de todo el mundo. Los seis premios Nobel de ciencia y economía del país en 2016 son inmigrantes.

El escrito de protesta contra el veto cita su carácter discriminatorio, pero el verdadero motivo es defender su modelo de negocio

Silicon Valley amplifica ambas tendencias. Es una máquina que mezcla personas talentosas, dinamismo, ideas y capital y produce empresas. Más de la mitad de los unicornios -empresas no cotizadas valoradas en más de mil millones de dólares- fueron fundadas por inmigrantes. No es una tendencia nueva: el cofundador de Google Sergey Brin; Pierre Omidyar, de eBay; y Jerry Yang, de Yahoo, lo eran.

El sector también depende de ellos para mantener las empresas en auge. Utiliza más de la mitad de las visas H1-B, que permiten traer temporalmente trabajadores especializados. Aunque algunas las utilizan sin duda para importar trabajadores baratos y mantener bajos los salarios, otras las usan para atraer capacidades muy necesarias.

El escrito cita el carácter arbitrario y discriminatorio de la prohibición, pero el verdadero motivo es defender su modelo de negocio. La prohibición de viajar también es una afrenta personal para muchos ejecutivos que ahora consideran EE UU su hogar.

Además, a la industria le preocupa que este sea solo el primer ataque contra la inmigración, y que el veto se extienda a otros países. Trump ha dicho que está estudiando cambios en el programa H1-B, y los congresistas republicanos están redactando proyectos de ley para restringir otras formas de inmigración legal. Silicon Valley no tiene más remedio que luchar.

Normas