Datos del Ministerio de Economía

El repunte de precios y el alza del euro castigan la competitividad

Los mayores retrocesos se producen en la comparación con la UE, con la OCDE y con los BRICS.

El repunte de precios y el alza del euro castigan la competitividad Ampliar foto

España ha ganado competitividad frente al resto del mundo en los últimos tres ejercicios, gracias a la combinación de una inflación negativa y a un tipo de cambio favorable gracias a la depreciación del euro frente al resto de divisas, en especial frente al dólar. En ese contexto, las empresas exportadoras pudieron retocar márgenes y precios para ganar cuota de mercado en el exterior y poder competir con garantías frente a sus homólogas europeas, asiáticas y americanas. En esos tres años, las exportaciones de bienes crecieron con fuerza y tocaron máximos históricos en 2015, al llegar al 33,4% del PIB. Un porcentaje que seguramente no se verá rebasado este año, ya que hasta noviembre (los datos de final de año se conocerán en dos semanas), las exportaciones crecieron un 1,6% frente al crecimiento del 3,2% registrado por el PIB. En términos absolutos, no obstante, las ventas de bienes a terceros países sí tocarán máximos históricos.

Las ganancias de competitividad se han diluido al mismo tiempo que los precios han repuntado con fuerza en España (favorecidos por el encarecimiento del barril de petróleo y su influencia en rúbricas como el transporte y la vivienda) y que el euro ha comenzado a apreciarse frente al resto de divisas, lo que preocupa especialmente al Ejecutivo en un escenario macroeconómico en el que la demanda interna perderá peso ya este año y en el que el sector exterior tendrá que empezar a aportar al crecimiento.

Frente a la zona euro, con la que se comparte la misma divisa, el mes de diciembre ha sido el primero en el que España pierde competitividad frente a los otros dieciocho países después de trece trimestres consecutivos de ganancias. El repunte del precio del petróleo llevó a la economía española a cerrar el pasado ejercicio con un crecimiento de los precios del 1,2% frente al 1,1% de media de la zona euro. El diferencial a favor de España de seis décimas en el cierre de 2015 se convirtió en uno en contra de una décima al final de 2016. Excepto con Alemania, con el que todavía persiste una ganancia de tres décimas, con el resto de grandes países de la zona euro ya se producen pérdidas de competitividad (seis décimas con Francia o nueve con Italia). En el conjunto del año, la economía española registra todavía una ganancia de competitividad de siete décimas, gracias a los datos del primer semestre de 2016, en el que los precios cayeron en torno a un 1% y en el que el euro estuvo depreciado.

EUR x USD 1,1192 -0,089%
Petroleo Brent 68,790 0,146%

La merma ha sido aún mayor en la comparación con la UE-28, ya que al alza de la inflación se ha unido la apreciación del euro frente al resto de divisas europeas, en especial con la libra esterlina. La moneda única se encareció un 20,4% frente a la divisa británica en el último trimestre del pasado ejercicio. Entre octubre y diciembre de 2015, el cambio se situó en una media de 0,72 libras por euro; doce meses después se elevó a 0,86 libras por euro. También se produjeron apreciaciones del euro frente a la corona checa (4,9%) y el zloty polaco (2,7%). De esta manera, la economía española ya perdió competitividad en el tercer trimestre (-1%) con la Unión Europea y la caída se agudizó en el cuarto (-1,8%).

El informe trimestral que realiza el Ministerio de Economía también muestra como las fuertes ganancias de competitividad registradas a finales de 2015 con los 35 países que componen la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y con los cinco países que formaban los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Suráfrica) se han corregido e incluso se ha convertido en pérdidas. Respecto a la OCDE aún se registra a finales de 2016 una ganancia de competitividad de una décima frente a los 5,6 puntos registrados al cierre de 2015. Si la comparación se realiza con los BRICS, los 10,5 puntos de ganancia de competitividad en 2015 pasan a 2,2 puntos de pérdida un año después.

Normas