Almacenamiento

Cómo revoluciona la batería de Tesla el modelo de energía en EE UU

El proyecto de almacenamiento de California podrá alimentar 15.000 hogares durante cuatro horas

tesla

Tesla acelera en el cambio de modelo energético de Estados Unidos. Primero, con una macroplanta en Nevada que ha comenzado la producción masiva de batería de iones de litio para almacenar energía en los hogares y en los pequeños negocios. Además, en solo tres meses ha completado un proyecto de almacenamiento que ya da servicio en California y que podrá alimentar 15.000 hogares durante cuatro horas: las baterías de esta planta almacenan electricidad durante el día (el verdadero problema de las renovables, el almacenamiento) y la conectan a la red por las noches

Una batería para el hogar cuesta más de 6.000 euros

El objetivo de la producción masiva de baterías de Tesla es reducir su coste, no solo para fabricar su modelo de coche Model 3 sino también para los hogares.

Actualmente, una batería Powerwall de 14 kWh para una casa de tres habitaciones cuesta 6.300 euros, según la web de Tesla. A elIo se debe sumar la instalación y materiales, otros 900 euros, por lo que el total estimado son 7.200 euros.

Tesla destaca que el modelo , Powerwall 2 ofrece el doble de energía que la batería de primera generación y puede alimentar una casa de dos habitaciones promedio durante un día completo.

La planta, que se inauguró oficialmente hace un par de semanas, cuenta con baterías que están conectadas a los circuitos de distribución en la subestación Mira Loma de la compañía Southern California Edison. A esta nueva planta de almacenamiento de Tesla se han unido AES Group y Altagas. Solo entre las tres, suponen el 15% del almacenamiento instalado en todo el mundo.

Es un ejemplo de la revolución energética en el Estado de California, que ha apostado fuerte por las energías renovables, especialmente la solar. Esta apuesta ha llevado a tener un exceso de energía durante el día, cuando sus paneles solares están produciendo energía, pero con una caída brusca de suministro cuando cae el sol, precisamente cuando aumenta la demanda.

Además del miedo por falta de suministro debido a las bajas temperaturas y la elevada demanda, las autoridades han impulsado las renovables y han empezado considerar más seriamente el impacto ambiental de las emisiones de metano. Las alarmas se dispararon en 2015 cuando una planta de almacenamiento de gas de la empresa Southern California Gas registrara a finales de 2015 una fuga de gas metano que obligó a evacuar a miles de vecinos.

Pero no es el único proyecto de Tesla en marcha que puede cambiar el panorama energético de Estados Unidos. La compañía ha comenzado en enero la producción masiva de las baterías de ion litio en su gigantesca planta de Nevada, una instalación que aún no está terminada y que ya cuenta con 2.900 empleados. Para 2018 se prevé cuente con 6.500 trabajadores a tiempo completo y duplicará su capacidad de producción.

La enorme fábrica está situada al este de Reno (Nevada), conocida como Gigafactory, y se prepara para producir en masa las baterías que diseña junto a Panasonic. El objetivo es bajar el coste de las baterías que se usarán, por un lado, para su vehículo Model 3 que se pondrá a la venta este año, y también para los Powerwall y Powerpack, los productos para el hogar de la compañía.

Musk ha asegurado en varias ocasiones que su intención es "cambiar la manera en la que el mundo utiliza energía". Puede estar en camino.

Normas