Política monetaria

La Fed oculta sus cartas a la espera de conocer los estímulos fiscales de Trump

El precio del dinero se mantiene en el 0,5% y 0,75%

La Fed oculta sus cartas a la espera de conocer los estímulos fiscales de Trump
REUTERS

Primera reunión de la Reserva Federal con Donald Trump como presidente de EE UU y la institución que dirige Janet Yellen cumplió con el guión previsto.Después de la subida de tipos aprobada en diciembre, el banco central estadounidense decidió, tras dos días de reunión, no acometer ningún cambio en materia de política monetaria. Es decir, el precio del dinero se mantiene entre el 0,5% y 0,75% a la espera de conocer los estímulos fiscales que prepara la Administración de Trump.

Las estimaciones efectuadas a finales de 2016 fijan en tres las alzas de las tasas para este ejercicio. No obstante, todavía no hay nada decidido al respecto y la información conocida no ayudó a aportar algo de luz al futuro de la política monetaria. Hasta la fecha lo único que se conoce es que, según las previsiones de diciembre, se espera que los tipos cierren el año entre el 1,25% y 1,5%.

Pero de lo estimado a la realidad hay un largo recorrido. La mejor prueba de esto fue la estrategia seguida el pasado ejercicio.Después de que en diciembre de 2015 Yellen pusiera fin a la era de los tipos cero, el mercado especulaba con entre dos y tres subidas para 2016. Sin embargo, la convulsión que vivieron las Bolsas con la caída del precio del crudo, el brexit y las dudas despertadas por China redujeron a uno el aumento de los tipos de interés real.

“El mercado de trabajo ha seguido fortaleciéndose y la actividad se ha expandido a un ritmo moderado”, apuntó el comunicado delComité de Mercado Abierto de la Fed(FOMC). En 2016 la primera economía del mundo se expandió un 1,6%, su mayor crecimiento desde 2011. “El aumento de los puestos de trabajo se mantuvo sólido y la tasa de desempleo continuó cerca de mínimos”, señaló la nota.A pesar del incremento “moderado” del gasto de los hogares y la mejora de la confianza de empresarios y consumidores, la inflación se sitúa por debajo del 2%. Es decir, los miembros delcomité consideran que es apresurado proceder a un nuevo alza de los tipos. Para subidas futuras, la Fed analizará con lupa las condiciones económicas prestando una especial atención al mercado de trabajo y las presiones inflacionistas.

A pesar de que estaba previsto que Janet Yellen no compareciera, los inversores aguardaban a que el comunicado aportara alguna pista.Pero no fue así. Pese a la opacidad, las expectativas de subida de tipos de los fondos federales repuntaron levemente. La probabilidad de que Yellen eleve las tasas en mayo es ahora del 48,6%, frente al 46,3% del martes. 

Ninguna mención al nuevo presidente

En el comunicado no hubo ninguna mención al nuevo presidente de EE UU ni a sus planes en materia económica para impulsar el crecimiento. El dirigente de la Casa Blanca es un firme defensor de los tipos de interés altos, algo que quedó patente en su campaña presidencial cuando acusó a Yellen de crear una economía falsa por prolongar su política monetaria ultralaxa. La victoria del republicano en las elecciones del 8 de noviembre dio un vuelco a los mercados.Las expectativas de subida de tipos se tradujeron en un incremento de las rentabilidad en el mercado de deuda. El bono estadounidense a 10 años ha pasado del 1,85% que marcaba el día de los comicios al 2,47% actual.

La renta variable está siendo la gran beneficiada.Los tres índices de referencia de Wall Street, que se mantuvieron inmóviles, han revalidado día a día sus máximos históricos y desde comienzos de noviembre acumulan subidas que oscilan entre el 8,5% del Dow Jones y del Nasdaq y el 6,4% del S&P 500.

El dólar no queda al margen de la sacudida y en los últimos tres meses se ha apreciado más de un 2%, hasta los 0,923 euros actuales. Ni a Trump ni a Yellen les interesa un dólar excesivamente fuerte porque perjudica a las exportadoras y daña la competitividad de su economía.

Por otro lado, el comité ejecutivo del BCE designó a Roland Straub asesor del presidente del BCE, Mario Draghi, en sustitución de Frank Smets.

Normas