Informe anual

Lo que pide el FMI a España: contrato único y más impuestos

Reclama copagos en los servicios públicos de los que queden eximidas las rentas más bajas

Lo que pide el FMI a España: contrato único y más impuestos

"El FMI da la bienvenida a una impresionante recuperación económica, a una intensa creación de empleo y a una corrección sustancial de los desequilibrios”. La primera frase del nuevo informe del Fondo sobre la economía española, cuya versión completa se dio a conocer esta mañana, avala las reformas y los resultados de la primera legislatura de Mariano Rajoy, aunque considera que persisten riesgos a corto y medio plazo que pueden llevarse por delante esos esfuerzos. Entre ellos destaca la tasa de paro, el elevado nivel de la deuda pública y el escaso crecimiento de la productividad.

El informe establece que los vientos de cola que han acompañado a la economía española (abaratamiento del petróleo, rebaja de los costes financieros o programas de compra de deuda del BCE) en los dos últimos ejercicios han sido los responsables del vigoroso crecimiento del 3% y explican dos tercios del mayor crecimiento durante ese tiempo. Frente a la previsión del 1,5% de finales de 2015, España ha crecido un 3,2%. De esa diferencia de 1,7 puntos, medio punto lo explica el menor precio del crudo y otro medio punto unos niveles de tipos de interés en mínimos históricos. El mismo porcentaje que la rebaja fiscal adelantada en 2015. El barril de petróleo ya se está encareciendo, la rebaja fiscal ya no tiene más recorrido y los tipos de interés parecen encaminarse a un incremento en los próximos trimestres. En este contexto, el FMI urge al Ejecutivo a implementar cambios en tres ámbitos: mercado laboral, consolidación fiscal y reformas estructurales.

MERCADO LABORAL

Los buenos registros alcanzados en los dos últimos ejercicios, con crecimientos de empleo del 3% y una reducción sustancial de la tasa de paro, no convencen al FMI debido al elevado volumen de parados de larga duración y de jóvenes poco cualificados. Ambos colectivos corren el riesgo de convertirse en desempleados estructurales. El diagnóstico del Fondo ataca con especial vehemencia la dualidad del mercado laboral (la diferencia de costes entre indefinidos y temporales) “ya que exacerba la volatilidad del empleo, reduce la inversión en capital humano y en la productividad del trabajador y eleva la desigualdad”. Por ello considera que la primera medida sería la introducción de un contrato único, en el que no existiría limitación temporal y en el que las indemnizaciones por despido variarían en función del tiempo cotizados. Las dos únicas excepciones que establece para este contrato serían los dirigidos para personal en prácticas y los realizados en sectores con un elevado nivel de estacionalidad (turismo y agricultura).

¿A quién beneficia el alza del PIB?

El PIB de España ha duplicado al de la zona euro durante dos años seguidos. ¿Cómo ha repercutido esta mejoría en el resto de países de la zona euro? Un informe de Natixis, el banco internacional de financiación, inversión, seguros y servicios financieros del grupo francés BPCE, revela que el impacto en otras naciones ha sido prácticamente nulo, puesto que todo el crecimiento del PIB registrado en esos dos años se ha debido a las ganancias de competitividad que ha registrado como consecuencia de las reformas estructurales, el diferencial de inflación respecto a otros países de la zona euro (los precios han caído tres años seguidos) y la moderación salarial. De este modo, esa mayor competitividad se habría traducido en una creación más acelerada de empleo y actividad, que habría sido “tomada prestada” de otras naciones.

Para llegar a esta conclusión, Natixis compara la evolución de las exportaciones, de la inversión empresarial, del empleo y del crecimiento del PIB en España con las producidas en la zona euro sin España y en el conjunto de los diecinueve países de la zona euro. Excepto en la inversión empresarial, en el resto de partidas, el crecimiento del PIB ha sido superior, lo que lleva al banco a concluir que en los otros tres indicadores estudiados (exportaciones, empleo y PIB) las ganancias de competitividad se han quedado íntegramente en España.

El informe destaca que el alto nivel de temporalidad y de contratos a tiempo parcial en España está detrás de la brecha salarial abierta entre aquellos que conservan su puesto de trabajo y los que lo pierden. Entre 2008 y 2013, los salarios de los primeros se han incrementado un 10% entre los mejor remunerados, mientras que entre los peor pagados de los segundos han caído hasta un 25%. La consecuencia directa es que el número de personas en riesgo de pobreza o de exclusión social ha crecido un 23% entre 2007 y 2015. “Los trabajadores menos cualificados, los jóvenes e inmigrantes han sido los más afectados”, recalca. El FMI considera que otra medida que debería acompañar al contrato único sería la mochila austriaca. Se trata de un fondo que va recibiendo el empleado por parte del empresario durante su vida laboral y se acumula en una cuenta. El importe consignado sirve en Austria, país de donde toma nombre este modelo, para pagar el coste del despido o parte del mismo.

CONSOLIDACIÓN FISCAL

“Los diez meses en los que no ha habido gobierno y la reforma en las fatigas han retrasado el ajuste fiscal”. El Fondo recalca que es imprescindible una senda de consolidación “creíble” y que los riesgos para la consecución de los objetivos en las comunidades autónomas son “considerables” en función del cierre de los últimos ejercicios. Las recetas del FMI plantean un ajuste que proporcione recursos suficientes para bajar el déficit público en 14.000 millones este ejercicio. El informe considera que frente a lo realizado en la anterior legislatura, en la que dos tercios del ajuste se realizaron con medidas que afectaron al gasto, “la gran mayoría de los recortes tendrán que venir por mayores ingresos”, ya que señala que hay poco margen para rebajar el gasto, puesto que en relación al PIB, se sitúa en niveles inferiores a los países del entorno. Y para la realización del ajuste “que puede ser amigable" establece cuatro hitos: IVA, deducciones fiscales, impuestos verdes y copagos.

Respecto al IVA, el segundo tributo que más ingresos reporta a las arcas públicas, el informe recuerda que solo el 60% de los productos incluidos dentro de la cesta de la compra básica para medir el IPC están gravados con el tipo general (21%). Un porcentaje diez puntos inferior al de Francia (70%) y Alemania (80%), por lo que sugiere que un gran número de productos y servicios que están gravados en la actualidad con el tipo reducido del 10% pasen al general. El turismo, que supone más del 12% del PIB, es uno de los candidatos en las quinielas del FMI.

Otra de las recetas se centra en reducir el elevado número de deducciones, exenciones e incentivos fiscales que existen en España, “que tiende a reducir la base imponible y el catálogo de bienes que están gravados a las tasas más elevadas”. En 2015, la suma de todos los beneficios fiscales, tanto en impuestos directos e indirectos, rozaron los 41.000 millones fiscales y en 2016 bajaron a 34.000 millones de euros. El informe también aboga por elevar los ingresos a través del establecimiento de copagos en servicios públicos, “con exenciones o compensaciones para los colectivos más vulnerables”, y por rebajar la presión fiscal sobre los más jóvenes y los ocupados que menos ganan.

REFORMAS ESTRUCTURALES

El FMI calcula que las reformas estructurales aplicadas durante la anterior legislatura proporcionaron un crecimiento de 2,4 puntos adicionales del PIB durante los cinco siguientes años. Y uno de los elementos claves fue la moderación salarial. “Esta última, unida a las medidas de flexibilidad de la reforma laboral, han ayudado a ganar competitividad y han contribuido a una creación de empleo fuerte. Junto a las reformas del sector financiero han hecho a España una economía más resistente. Revisar todos los logros pueden dañar la confianza de los mercados y reducir las previsiones de crecimiento en el medio plazo”. Otro de los hitos que marca el FMI es la creación de un marco “para que las pequeñas y medianas empresas crezcan, sean más productivas y puedan implementar con mayor rapidez la Ley de Unidad de Mercado”. También reclama acelerar la liberalización de los servicios profesionales, elevar la inversión en I+D y un mayor y mejor acceso a la financiación no bancaria.

El informe pone énfasis en la necesidad de reformar la financiación que reciben las comunidades autónomas. El consejo de presidentes autonómicos celebrada a principios de enero acordó que se realizaría este año, al ser considerado uno de los elementos clave para garantizar la sostenibilidad de las cuentas públicas. “Este nuevo sistema debería servir para mejorar la capacidad y los incentivos de las regiones para cumplir con su disciplina fiscal”, recalca el informe del Fondo.

Normas