El tipo supera a la media de la zona euro

Las hipotecas españolas ya son más caras que en Europa

Aún son más baratas a tipo variable, pero en término medio, y sobre todo a tipo fijo, superan la media europea

Las hipotecas se conceden al 1,97% en España frente al 1,62% de Alemania, el 1,55% de Francia o el 1,82% de Portugal.

hipotecas Ampliar foto

La abundancia de frentes judiciales abiertos para la banca por la venta de hipotecas ha llevado a las entidades financieras españolas a hacer frente común en defensa de este producto. Las sentencias judiciales contra las cláusulas suelo, los gastos hipotecarios o los desahucios han puesto de manifiesto los fallos de comercialización de este crédito, que creció como la espuma durante los años del boom y que arrastra una serie de situaciones abusivas para los clientes que el Gobierno ya tuvo que recoger en una nueva ley hipotecaria en 2013 y que ahora se dispone a modificar de nuevo.

Altos ejecutivos del sector han declarado en los últimos días que el sistema hipotecario español es el “mejor del mundo”. El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, declaró recientemente que “España ha tenido en toda la crisis y antes las hipotecas más baratas de Europa”. Pero esa afirmación se ajusta sobre todo al tipo de interés que se aplica en el saldo vivo, que sí arroja una comparativa muy favorable para España, no ya en la nueva producción de hipotecas, donde los tipos de interés que se aplican son superiores tanto respecto a la media de la zona euro como frente a mercados del corazón de Europa, como el francés y el alemán –que pudieron financiarse con más holgura durante toda la crisis–, como de la periferia, como el portugués.

Según los últimos datos del BCE, del pasado mes de noviembre, el tipo de interés de las nuevas hipotecas españolas es de media del 1,97%, por encima del 1,79% de la zona euro, del 1,62% de Alemania, del 1,82% de Portugal y el 1,55% de Francia. Son más baratas en cambio que el 2,05% que se aplica en Italia o el 2,41% de Holanda.

La comparativa amplifica aún más las diferencias si se analizan las hipotecas concedidas a un plazo superior a 10 años, donde se incluyen las hipotecas de tipo fijo, la apuesta más reciente de la banca con la que combatir los tipos de interés a cero. En este tipo de hipotecas, el interés que se aplica en la nueva producción española es del 2,2%, por encima del 1,79% de media de la zona euro.

Las hipotecas con interés fijo se conceden ahora al 1,68% en Alemania, al 1,59% en Francia, al 1,64% en Finlandia y al 1,99% en Bélgica. Cuestan lo mismo en Italia (2,2% de interés) y sí son claramente más caras en Portugal (3,06%) y en Holanda (2,92%). No hay dato disponible de Grecia. “En el caso de nuevas operaciones, es cierto que ahora los préstamos hipotecarios son más caros en España que en la eurozona y por encima de Francia y Alemania.Pero si cogiéramos las hipotecas a tipo variable, siguen siendo más baratas en España. Lo que ocurre es que en los últimos meses, en un contexto de tipos muy reducidos se dan muchos más préstamos a tipo fijo y en estos contratos los tipos son mayores en España”, explica Joaquín Maudos, catedrático de Economía de la Universidad de Valencia.

Si se toman los datos de nueva producción únicamente de hipotecas a tipo variable, quienes acudieron a pedir una a un banco español en el mes de noviembre –los últimos datos disponibles– se encontraron con un tipo de interés medio del 1,6%, más barato que la media de la zona euro del 1,76%. En Alemania, las hipotecas a tipo variable estaban ese mes en el 1,88%; en Francia, al 1,62%; en Italia, al 1,75% y en Portugal, al 1,72%. Más caras por apenas unas décimas.

Y si se considera el conjunto del saldo vivo hipotecario –no los precios a los que se conceden hipotecas en la actualidad–, el tipo de interés que pesa sobre las hipotecas españolas es muy inferior al del conjunto de la zona euro: del 1,31% frente al 2,55% de la media europea. “En saldos vivos, España es el tercer país con hipotecas más baratas, solo por detrás de Finlandia y Portugal”, añade Maudos.

La evolución durante la crisis

Los tipos de interés de las nuevas hipotecas que se iban concediendo en España han estado bastante alineados con la media de la zona euro durante los años más duros de la crisis de deuda, según revelan los datos del BCE (ver gráfico). De hecho, empezaron a converger en 2012, dejando atrás una etapa en la que sí fueron claramente más baratos que la media europea, durante los años 2009 y 2011.

Así, y a pesar de las dificultades que encontró España para financiarse con la crisis de la deuda europea y el estallido de su crisis bancaria nacional, los tipos de interés de las hipotecas no se desbocaron, a diferencia por ejemplo de lo sucedido en Italia, donde sí se encarecieron por encima de la media.

El tiempo en que las hipotecas españolas llegaron a ser casi un punto más baratas fue el previo a la crisis. De cara al futuro, y ante la presión de los tipos cero y el coste de las cláusulas suelo y los gastos hipotecarios, el sector ya anticipa que los precios van a subir.

Normas