Visita oficial

May: “Es el momento de construir una relación más fuerte con EE UU”

La primera ministra y el presidente de EE UU centraron reunión en los futuros acuerdos comerciales

Atlas

Una semana después de la toma de posesión de Donald Trump como presidente de EE UU, el magnate ha recibido su primera visita de Estado, la primera ministra británica Theresa May. Ambos líderes han defendido la necesidad de construir una relación "más fuerte" en materia de seguridad y acuerdos comerciales en un contexto marcado por el brexit y las primeras controvertidas decisiones del republicano.

"Hoy Estados Unidos refuerza sus lazos con Reino Unido a nivel financiero y cultural": así ha comenzado la rueda de prensa de Trump y May. Pocos días depsués de que el magnate rompiese el ecurdo comercial con el Pacífico (el TPP), ha elegido un Reino Unido fuera de Europa como su principal socio comercial en los próximos años. Los acuerdos comerciales entre ambos países alcanzan los 150.000 millones de dólares, según lo detallado por la premier británica que la ha calificado la relación entre ambos países como "la más profunda". Además, cada economía ha invertido en la otra un billón de euros.

"Hemos fijado los pilares de un acuerdo comercial futuro por el interés de ambos Estados, ahora que Reino Unido sale de la UE para acercarse al mundo", ha afirmado May. Uno de los objetivos de los próximos años pasará por facilitar el intercambio de trabajadores cualificado, de acuerdo con lo señalado en la rueda de prensa. Trump ha recordado que sigue apoyando el proceso de salida del Reino Unido de la Unión Europea y que "una Gran Bretaña independiente es una bendición para el mundo".  "Es algo maravilloso. La gente podrá controlar su comercio y saber quién entra a su país. Vais a recuperar la identidad", ha subrayado.

  El otro tema debatido entre ambos líderes ha sido la lucha contra el terrorismo islamista. "Vamos a trabajar hombro con hombro para vencer al Daesh. Estamos logrando progresos pero debemos reforzar nuestros esfuerzos en la lucha en el ciberespacio", ha señalado May. La primera ministra británica ha instado a Trump a reconocer la OTAN como "el pilar" de la defensa. Durante la campaña electoral, Trump se había mostrado crítico con el papel de la alianza atlántica además de acusar a los países europeos de no contribuir en su financiación. Pero este viernes, en un guiño de May con su homólogo estadounidense, la premier ha recalcado que seguirá animando a "sus colegas europeos" para invertir y compartir la carga del gatso en defensa. Donald Trump se ha negado a hablar de las sanciones de Rusia por la invasión de Ucrania, mientras que May se ha mostrado firme y ha indicado que las sanciones "deben mantenerse hasta que se aplique el acuerdo de Minsk".

Más distante ha estado May con respecto a la relación entre EE UU y México: "El problema entre ambos países solo les atañe a ellos", ha afirmado. Por su parte, Trump ha revelado que la conversación que ha mantenido este viernes con Enrique Peña Nieto ha sido "amistosa". Esto se produce 24 horas depsués de que el líder mexicano anulase la visita que tenía prevista a la Casa Blanca por las amenazas de Trump de construir un muro entre los dos países financiado por los aztecas. "Respeto mucho a México, pero como sabrán hemos negociado un tratado que hace que tengamos un déficit de 60.000 millones", ha indicado. El magnate ha considerado a su país vecino "una amenaza" para la salud de sus ciudadanos, algo que ha quedado patente en su declaración: "Las drogas están llegando a EE UU". "Vamos a trabajar para tener una relaicón más justa", ha afirmado.

Normas