Blogs por Alexis Ortega

Primeras dudas, tras falsas certezas

¿Agotamiento del «Trump rally»?. Ayer Wall Street dió muestras de un relativo cansancio y los tres principales índices bursátiles de Nueva York cerraron con leves pérdidas que van desde el -0,04% (Nasdaq) hasta el -0,27% (S&P). El Dow Jones cayó un 0,14% y se aleja, de los psicológicos 20.000 puntos que estuvo a punto de alcanzar en diciembre pasado. La razón, lo que estaba «en todas las quinielas» desde el mismísimo día de la victoria electoral (y toda la campaña electoral) pero que nadie quiso ver: el proteccionismo de Trump. Ayer firmó una orden para retirar al país del TPP (Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica) rubricado por Obama con 12 países asiáticos.

Lo que antes eran certidumbres, ahora son todo dudas sobre el alcance de las nuevas medidas que especialmente, en materia económica y fiscal pueda tomar el nuevo presidente. Con la misma rapidez con la que se crearon unas certezas ahora todo ello son incertidumbres.

Para colmo, la última edición del Informe "Tendencias Globales: paradojas del progreso" del NIC (Consejo Nacional de Inteligencia) de los EEUU, del pasado 9 de enero, alerta "que el nuevo panorama mundial está poniendo fin a la época de dominación estadounidense que siguió a la guerra fría" y que, por lo tanto, los próximos cinco años "pondrán a prueba la resiliencia de los EEUU". Prevé un crecimiento del populismo en el terreno político a nivel mundial, lo que "representara una amenaza para el liberalismo”.

Sin embargo todas esas tendencias parecen ya instauradas en el propio EE.UU. y el Reino Unido (los principales países anglosajones) ya que las prioridades de Trump pasan por renegociar el Tratado de Libre Comercio (NAFTA) con Canadá y México y al mismo tiempo parece querer embarcarse en una "guerra de divisas" principalmente con China (acusándola de manipuladora de divisas) pero que es extensible a México (cuya divisa se ha debilitado con su victoria), Japón, Corea del Sur y no sabemos si incluirá a la UME. El viernes Trump se reunirá con T. May para impulsar las relaciones bilaterales con el Reino Unido y contrarrestar así esta «Globalización multilateral» que se impone.

La visión proteccionista de Trump, a pesar de que no la ocultó nunca ni en su campaña para las primarias republicanas ni en las elecciones presidenciales, ha quedado al descubierto en sus primeras medidas al tomar el cargo.

La guerra será en todos los ámbitos.

- En el informativo con noticias falsas por parte de ambos bandos. Con el caso de la comparación del discurso de investidura de Trump con uno que aparecía en una película infantil sobre abejas, y que ha resultado ser falso, se destruye el mito de que las mentiras solo viene del lado del nuevo presidente.

- En el comercial con una guerra de divisas y medidas de proteccionismo a nivel mundial. Algo que todos se vanagloriaban de haber evitado pero que ahora queda en evidencia y se convierte es una muestra más del fracaso de las medidas tomadas hasta ahora para salir del atolladero de la "Gran Recesión".

- En el político con la lucha de las instituciones claves del país. Las primeras escaramuzas se han producido entre la FED y la presidencia del país como hemos podido comprobar con ocasión de la reacción del dólar a las palabras de los máximos responsables de ambas instituciones en las últimas semanas. Un dólar al alza destruiría por completo el plan de Trump de instaurar un proteccionismo agresivo en su país. Dentro de éste capítulo se encuentra también la posibilidad de la destitución de Trump como presidente ya que toda la campaña de descrédito a su persona, que se ha creado nada más tomar el poder, solo puede tener este fin.

- En el bélico con las amenazas a China, nuevo poder político y económico, ya que representa el germen de una «Globalización multipolar» y fuera del alcance de los países anglosajones, hasta ahora, únicos dirigentes y cuyas élites eran en última instancia los beneficiados de la misma.

"Incertidumbre" es la palabra que lo define y lo impregna todo, algo totalmente diferente a las "certezas" que parecían alumbrarse desde noviembre pasado. Pero quizás no es más que una realidad que se impone a un sueño inviable. «La vida ha matado el sueño que yo tenia»

«I Dreamed a Dream» perteneciente al musical "Los Miserables"

Música de Claude-Michel Schönberg

Letras originales (en francés) de Alain Boublil y Jean-Marc Natel (adaptación al inglés de Herbert Kretzmer)

Anne Hathaway (Fantine)

Comentarios

(Lo que estas semanas llevamos observando en los mercados financieros no es el brexitrumpismo propiamente dicho, sino el aprovechamiento que estamos haciendo del relevo que el brexitrumpismo está tomando a la contemporización socialdemócrata/socioliberal. Todavía no es tamos sufriendo sus «contradicciones inherentes». Se irán revelando conforme nos vayamos metiendo en «El Intento» y su fracaso. Muy en síntesis, no va a haber reinflación de verdad, pero se actuará como si la estuviera habiendo.) EL BREXITRUMPISMO ES LA FASE SUPERIOR DE LA SOCIALDEMOCRACIA/SOCIOLIBERALISMO.- El BrTr es la SD/SL desinhibida y madura, por fin liberada de la dictadura de lo políticamente correcto, proclamando el «todos capitalistitas» sin pudor. La «gran» obra intelectual de Donald Trump lleva por título «Think BIG and Kick Ass in Business and Life» (trad.: Piensa a lo grande y pega fuerte sin vergüenza en los negocios y en la vida):https://www.youtube.com/watch?v=UhDPrIyOF7g El BrTr es una excreción de los negocietes SD/SL. Es el inmanentismo del ganador sociópata que todos llevamos dentro, sublimado en filosofeta triunfadora: «Mis ideítas, una religión». Es el Pensamiento Pabloescobargaviriano del yo-falsoempresario, complementario del Pensamiento Anos-Fetos-Fosas del yo-falsotrabajador. Se supone que todos debemos postrarnos ante magnates inmobiliarios y trabajadores-directivos, brujas y satánicas majestades, y olvidarnos del Trabajo & Empresa, de hadas y de Mozart. El BrTr no está contra la inmigración, sino contra los inmigrantes desapegados, que remesan rentas fuera y no «himbierten» dentro. La prueba: el propio Trump, hijo de una escocesa pobre, del clan McLeod de Lewishttp://martonmills.com/wp-content/uploads/2015/08/MACLEOD-OF-LEWIS-JR409T.jpg ,nieto de inmigrantes alemanes que mentían diciendo que eran suecos, y marido actual de una eslovena de Novo Mestohttp://visitnovomesto.si/wp-content/uploads/2012/10/Novo-mesto.jpg . El BrTr no está contra el comercio internacional, sino contra quién está sacando tajada de él desde que pinchó la burbuja popularcapitalista. La prueba es que hay casi pleno empleo en EEUU y sus emisiones de deuda se colocan muy bien en el mundo. En general, el BrTr es un puñetazo encima de la mesa dado por los extractores aproductivos de rentas al constatarse que, con tanto gradualismo, no acaba por resucitar su venerado modelo popularcapitalista de mierda. El BrTr es el relevo, en el inmo-maquis, que los duros dan a los blandos. Es como cuando, en la ETA, los «milis» desplazaron a los «poli-milis». Tienen un problema. Los que crean riqueza no son ellos sino los trabajadores y los empresarios de verdad. Mutatis mutandi, con los brexiturmpers pasará lo que pasó en la Marbella de Gil y Gil. Ya ha comenzado la desbandada. Aprovechemos la lentitud de reflejos de los complacidos exprimidores aproductivos para colgarles el sambenito de ser filo-BrTr y, así, tenerlos amortizados cara al Repinchazo-2018. Señalémosles con el dedo en público y acusémosles:- «Reconoce que te regodeas con el bofetón del brexit. Reconoce que a ti te gusta Trump». ¡Que se comprometan! Gracias por leernos.
Normas
Entra en El País para participar