Deporte

‘Running’: Estas son las grandes citas internacionales del año

La temporada internacional de los grandes maratones arranca el mes que viene en Tokio

Running
Thinkstock

Arranca un nuevo año, y con él, la planificación de las carreras en las que los runners más competitivos tratarán de superarse. El negocio de los maratones (42 km y 195 m), medias maratones (21 km y 97,5 m) y pruebas de 10.000 metros atraviesa un momento de esplendor, alimentado por una legión de entusiastas practicantes de este deporte. Los últimos datos disponibles del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte dicen que un 23% de los españoles asegura salir a correr al menos una vez a la semana. Si solo se atiende a quienes respondieron que practicaron deporte al menos una vez a la semana, solo quienes se decantan por la gimnasia superan a los corredores, que superan a ciclistas y a todos los deportes por equipos.

Los runners más experimentados, quienes ya se hayan puesto a prueba en las maratones españolas (la más concurrida es la de Barcelona, seguida de la de Madrid y la de Valencia), buscarán nuevos retos en el extranjero. En ese caso, pueden optar por apuntarse a las pruebas que se organizan en el extranjero.

Un gran negocio

Se estima que el running mueve en España más de 300 millones de euros solo en material deportivo, cifra en la que se incluye el calzado y el resto de equipación. Se calcula que hay más de 2,5 millones de personas que corren al menos un día a la semana.

Aunque la explosión de este deporte ha llevado a que se celebren carreras en casi cada urbe de cierto tamaño, o precisamente por ello, los más exigentes deben escoger bien en cuáles de ellos participar. Proponemos aquí un recorrido por los seis circuitos incluidos dentro de las World Marathon Majors (WMM), consideradas las seis mayores maratones del mundo y que, junto al Campeonato del mundo de atletismo y los Juegos Olímpicos, conforman una competición de élite independiente.

La capital japonesa forma parte del selecto club de las WMM desde 2013. Tokio albergará la primera gran cita del año: la maratón se correrá el 26 de febrero. Se admiten 35.000 participantes, que el año pasado se decidieron por sorteo al recibir 300.000 solicitudes. Abundan los corredores disfrazados de personajes de manga.

El 17 de abril toca cruzar el Atlántico para medirse en Boston, donde se celebran maratones desde 1897. Para correr en la prueba más antigua del mundo hace falta acreditar un determinado tiempo, encuadrado por grupos de edad. El recuerdo de los sangrientos atentados de 2013, que dejaron tres muertos y 282 heridos, no ha conseguido que deje de congregar a decenas de miles de deportistas. La siguiente cita es el en Londres, prevista para el 21 de abril. Se trata de una de las más caras del circuito (la inscripción cuesta 80 libras, unos 90 euros), si bien el desembolso de tan alto precio tiene la recompensa de que la recaudación se destina a obras benéficas. Concurren 50.000 participantes. El corredor español Abel Antón se cuenta entre los afortunados en haberse coronado en semejante escenario.

Berlín copa la primera prueba tras el verano. El 24 de septiembre se reunirán más de 40.000 corredores en la capital germana para disputar la que se considera una de las pruebas más rápidas del mundo: en ese escenario se han batido cinco récords del mundo, incluyendo la todavía imbatida marca lograda en 2014 por Dennis Kimetto (dos horas, dos minutos y 57 segundos).

Las dos siguientes etapas de los maratonianos nos llevan a EE UU. El 8 de octubre toca Chicago, que empieza y acaba en el parque Grant y que no congrega a menos de 45.000 atletas. La temporada de las grandes pruebas internacionales acaba en Nueva York el 5 de noviembre, el más popular del mundo. Al menos sí es en el que resulta más complicado encontrar dorsal: si no se cuenta con una marca solo apta para profesionales, la manera de entrar es por sorteo. Los afortunados (el año pasado superaron los 50.000) deben abonar 347 dólares (unos 327 euros).

Normas