Ganancias

El dividendo es lo nuestro

Con un 4,9% de rentabilidad y el reparto de 385.000 millones de euros desde 2000, el mercado español es el más generoso a la hora de retribuir al accionista

El dividendo es lo nuestro Ampliar foto

Las empresas cotizadas con políticas sólidas de reparto de dividendo están en la mayoría de las carteras de los inversores internacionales. Para muchos es apostar a caballo ganador. Y si se trata de encontrar un mercado en el que la retribución al accionista brille especialmente, ese es, sin duda, el nuestro, el español.

Más aún si tenemos en cuenta que no en todas las Bolsas la situación es igual de buena. Es más, los dividendos mundiales cayeron hasta los 281.700 millones de dólares (269.000 millones de euros) en el tercer trimestre, un 4% menos en tasa interanual, según el Henderson Global Dividend Index.

Pero en la Bolsa española las noticias son buenas, ya que al cierre de noviembre su rentabilidad por dividendo alcanzaba el 4,9%, con un promedio en los últimos 28 años del 4,02%, con los datos publicados por Morgan Stanley Capital International (MSCI). Una tasa muy positiva si tenemos en cuenta que es casi 3,5 puntos porcentuales más alta que la rentabilidad ofrecida por el bono español a 10 años, como destaca BME en su informe anual, al que también supera de forma sistemática desde hace casi una década.

Telefónica era al 30 de noviembre pasado la cotizada con mejor ratio, un 9,42%

Lo cierto es que son casi 10 años liderando esta comparativa internacional, con mercados y economías de desarrollo avanzados, ya que desde que en 2008 ocupara la primera plaza, su rentabilidad nunca ha bajado del 4%. A España le sigue Italia, el siguiente mercado que mejor retribución presenta, con un 4,40% en los 11 primeros meses de 2016 y un 3,23% en las casi tres décadas analizadas.

El caso es que en los últimos 16 años, coincidiendo con la entrada en circulación del euro, la Bolsa española ha repartido 385.000 millones de euros brutos en forma de dividendos o, lo que es lo mismo, el 35% del valor de mercado de todas las cotizadas en el mercado español hoy en día. Y esa generosidad se traslada con claridad a sus cotizadas.

De hecho, al cierre de noviembre pasado, 15 compañías de las 85 que componían en ese momento los índices Ibex 35, Ibex Medium Cap e Ibex Small Cap presentaban una rentabilidad por dividendo anual superior al 5%.

Javier Garrido, subdirector del servicio de estudios de BME, aclara que “lo normal es que el reparto de dividendo sea más frecuente entre las cotizadas más grandes”. Pese a ello, “15 de las 20 compañías integradas en el Ibex Medium Cap han repartido dividendo, liderando la rentabilidad relativa por este concepto con cerca de un 6,7%. Asimismo, 12 de las 30 que componen el Ibex Small Cap también han satisfecho dividendos con una Socimi (Saeta Yield) como líder con un 8,9% de rentabilidad”, destaca.

En concreto, según los cálculos del servicio de estudios de BME, Telefónica era al 30 de noviembre pasado la cotizada con mejor ratio, un 9,42%, seguida por dos valores de pequeña capitalización: Saeta Yield y Adveo Group.

Los principales pagos se han concentrado históricamente en bancos, eléctricas y operadores de telecomunicaciones, especialmente Telefónica. “Es decir, sectores con mucha recurrencia del beneficio y representados por compañías multinacionales de gran tamaño en nuestro mercado”, resume Garrido.

Si bajamos al detalle, observaremos que las entidades financieras, a pesar de la crisis y a la fuerte reducción en número y tamaño que han sufrido en los últimos años, “siguen representando cerca de un tercio de los dividendos ordinarios que reparten cada año el conjunto de las cotizadas”.

Los principales pagos se han concentrado históricamente en bancos, eléctricas y operadores de telecomunicaciones

Las eléctricas y Telefónica, un tipo de compañías que suele contabilizar “ingresos históricamente muy recurrentes y más previsibles que los de otros negocios”, no obstante la globalización y la apertura a la competencia, copan otro tercio de los dividendos repartidos en la Bolsa española.

Tras la avalancha de dividendos registrada a final del año pasado, atribuible a que muchas compañías concentran en esas fechas sus remuneraciones, los accionistas esperan ahora los primeros pagos del año, entre ellos los anunciados por BBVA (por un importe de 0,08 euros brutos por título el próximo 12 de enero), Santander (pagará el 1 de febrero 0,055 euros por acción) o Vidrala (0,5806 euros por acción el próximo 14 de febrero).

Es importante que el accionista recuerde que para adquirir el derecho al cobro del cupón debe tener en propiedad los títulos dos jornadas antes de la fecha de pago.

El ‘scrip dividend’, de capa caída

La forma más común de retribución al accionista en la Bolsa española es el dividendo, que tradicionalmente ha representado más del 98% de los pagos. Sin embargo, otras fórmulas también han aumentado su importancia en los últimos años.

Nos referimos, sobre todo, al scrip dividend, muy utilizado sobre todo por los bancos, pero que en recientes ejercicios ha sido asumido también por cotizadas de otros sectores.

No obstante, su utilización está disminuyendo. Según datos de Bolsas y Mercados Españoles (BME), esta forma de retribución ha representado en 2016 un 22% del total de los pagos realizados, cuando hace dos años alcanzó una representación cercana al 42% del total.

En concreto, en los 11 primeros meses de 2016, solo 11 compañías han utilizado esta fórmula, que ha supuesto 5.542 millones de euros, de los más de 24.700 millones abonados en total. De acuerdo con las previsiones de los analistas, la tendencia es que esta cifra continúe a la baja.

Al mismo tiempo, otras fórmulas bastante comunes en los mercados anglosajones han comenzado a adoptarse aquí, por ejemplo, la reducción de capital con amortización previa de acciones.

Hasta noviembre de 2016, la han utilizado ocho compañías, amortizando capital por importe de 246 millones de euros, un 12% más que durante todo el ejercicio anterior y más de un 60% respecto a 2014.

Normas