Informe de S&P

La inflación en la UE amenaza solo por ahora a Alemania

La tasa de paro en el país germano descendió al 4,1% en octubre, el nivel más bajo desde 1990

Evolución inflación y precio Brent Ampliar foto

El barril de petróleo tocó suelo el pasado 20 de enero al llegar a los 27,88 dólares. Desde esa fecha inició una escalada que le ha llevado a superar ayer los 56 dólares, lo que supone un incremento del 109% en casi un año. En ese período, el dólar, la moneda en la que cotiza el crudo en los mercados internacionales, se ha apreciado un 3% respecto al euro y un 20% frente a la libra esterlina. Todo ello ha llevado que el barril de Brent, de referencia en Europa, haya escalado en ese mismo período desde los 25,5 a los 53,3 euros, un 109% más, y desde los 19,6 a las 46,09 libras, un 135,1%.

Esa apreciación del petróleo ha puesto el punto final a la fase de tres años en la que la Unión Europea coqueteó con la deflación. En diciembre, los precios de consumo en la zona euro repuntaron un 1,1% anual, situándose en el nivel más elevado desde 2013. En España, según el dato adelantado por el INE, los precios habrían subido un 1,5% anual, un nivel inédito desde agosto de 2013. ¿Es un fenómeno coyuntural, ligado al encarecimiento de la energía, o tiene más bien carácter estructural? Un informe de la agencia de calificación de riesgos Standard & Poor´s (S&P) revela que la inflación en la eurozona tocará máximos en el primer trimestre, al rozar el 1,5% y posteriormente se estabilizará en 1%, ya que considera que la mayoría de los productos de la cesta de la compra que componen el IPC se mantendrán estables.

La principal novedad del informe es que desagrega el posible impacto del repunte de la inflación por países y lo limita a Alemania y España, en los que los precios repuntaron un 1,7% y un 1,5% anual, respectivamente. Lejos quedan los registros del IPC en Francia e Italia, con subidas del entorno de medio punto. “Mientras que el factor que más ha contribuido a la subida de los precios ha sido el encarecimiento de la energía, hay signos de que el índice general repuntará con fuerza, pero solo en Alemania, con crecimiento de los precios en alimentos y servicios, además de la energía”. En España, pese a que la mayoría de las rúbricas están en positivo, las dos que más han crecido (transporte y vivienda) y que más peso tiene en el IPC están íntimamente ligadas al crudo.

¿Por qué se limita a Alemania la subida de precios? El informe lo achaca al buen estado de mercado laboral de Alemania. El número de vacantes sin cubrir creció un 11% en diciembre y se situó en 687.000 personas, mientras que la tasa de paro, bajó en octubre hasta el 4,1% de la población activa, el nivel más bajo desde 1990. “En el resto de la eurozona, las condiciones del mercado de trabajo siguen siendo más deflacionarias que inflacionarias, toda vez que la tasa de desempleo estaba situada en el entorno del 10% en noviembre”, señala.

¿Puede este factor cambiar la política de tipos bajo del BCE? El estudio considera que los tipos seguirán bajos, pese a la presión inflacionista. “Con los índices subyacentes en niveles bajos, el banco puede considerar el repunte de precios como temporal. La política monetaria se mantendrá acomodaticia hasta que la gran mayoría de componentes del IPC sufra una subida prolongada en el tiempo, algo que no sucederá al menos hasta 2018”, remarca.

Normas