Motor

Renault lidera las ventas de coches en España en 2016

El año cierra con 1.147.000 vehículos matriculados

Concesionario de Volkswagen.

Comienza 2017 y las automovilísticas ven un horizonte con claroscuros. Si bien cerró 2016 con un crecimiento en matriculaciones del 10,9%, superando los 1,14 millones de unidades, las patronales del sector alertan de la “ralentización importante” en las ventas tras el final de los planes de incentivos a la compra como el PIVE, que dejó de funcionar en verano.

Pese a que en verano se acabó el último de estos planes, el sector ha logrado mantener la tendencia positiva, según los datos facilitados ayer por las patronales del sector Anfac, Ganvan y Faconauto. Las organizaciones empresariales señalaron como principales causas de este crecimiento la mejora del clima económico, el esfuerzo comercial de concesionarios y marcas y la fuerte actividad turística que se ha traducido en el aumento de las flotas de alquiler.

En un comunicado conjunto, dichas entidades señalaron que el nivel todavía se sitúa por debajo del marcado al inicio de la crisis y “todavía está lejos” del mercado potencial que le corresponde a España. Consideran que se aprovecha el contexto económico y la previsible mejora del empleo, para el presente ejercicio se podrían superar los 1,2 millones de vehículos matriculados.

Los 1,14 millones de vehículos vendidos el pasado año suponen la cifra más alta desde 2008, cuando se matricularon 1,16 millones de turismos. Todavía queda lejos el año 2005, momento en el que se alcanzó la cota más alta con 1,64 millones de matriculaciones en España.

Pero el 2016 también ha dejado un cambio panorama en lo que a los fabricantes se refiere. Tras cuatro años consecutivos de dominio claro por parte de Volkswagen, la marca alemana ha cedido su trono a Renault, que cerró el año líder con más de 90.500 coches vendidos. Por detrás se situó Opel, con 89.383 unidades. Al tercer puesto cae así el gigante germano, en el borde de los 89.000 vehículos matriculados. Fuera del podio quedan Peugeot, Seat, Citroën, Ford, Nissan, Toyota y Kia; que completan las 10 primeras posiciones del ranking.

En cuanto a modelos, el C4 de Citröen repite como el más vendido por segundo año consecutivo con 34.615 unidades, más de la mitad de la marca francesa en España. Seat ocupa el segundo y tercer puesto, con el Ibiza y el León, con 33.650 y 31.800 unidades, respectivamente. Los vehículos diésel cerraron el año con el 56.8% de cuota de mercado, seguidos por la gasolina, con el 40,2%. Los eléctricos y los híbridos alcanzaron el 3% del mercado.

En el crecimiento de ventas han tenido especial impacto la mejora de las empresas, que aumentaron las compras en un 16%, hasta las 327.974 unidades. Mayor incluso, de casi el 17%, fue el crecimiento del canal de alquiler, que adquirió 206.100 vehículos, con un incremento en el último mes del caño de casi el 40%.

Freno entre particulares

Por contra, entre particulares el incremento fue inferior, del 6,7%, hasta las 612.000 unidades. En diciembre apenas crecieron un 0,6%.Precisamente para reactivar este segmento, que supone más de la mitad de las ventas de automóviles en España, las organizaciones empresariales piden que se recuperen las ayudas al cambio de vehículo, que se acabaron este ejercicio tras más de cuatro años consecutivos de planes PIVE. “El menor incremento de ventas en el canal particular se debe, sin duda, a la ausencia en el último año de planes de incentivo para la retirada de los vehículos de más edad”, señaló Adolfo Randulfe, director de comunicación de Anfac, patronal de la industria automovilística.

Hay prácticamente consenso en el sector en señalar que para este ejercicio se podrían alcanzar los 1,21 millones de vehículos, lo que supondría situarse al nivel de 2008, considerado como el listón lógico para España por sus características. “Nos hemos quedado a las puertas de lo que sería nuestro mercado natural, por lo que 2017 se presenta como un año de retos”, señaló Juan Antonio Sánchez, presidente de Ganvam, la patronal de vendedores. El directivo reclamó al sector unir fuerzas frente “a los ataques auto-fóbicos” de algunos ayuntamientos. Además pidió cambios regulatorios que vayan “en consonancia con la nueva situación del sector y el actual escenario de movilidad”.

Por su lado, Jaume Roura, presidente de la patronal de concesionarios Faconauto, señaló que, aunque el año puede considerarse como “positivo”, pudiendo dar por “aparcada” a la crisis, el gran reto del sector de cara a este año pasa por mejorar la rentabilidad ya que el aumento de coches vendidos no se ha traducido en mejora de los resultados de las empresas que engloba esta organización.

Otro de los retos a los que se enfrenta el sector durante este año será el de los stocks. La Asociación Nacional de Comerciantes de Vehículos (Ancove) señaló que los concesionarios deben dar salida a los excendentes producidos por las automatriculaciones realizadas durante el año pasado para cumplir con objetivos comerciales de las marcas. Este hecho se ha producido por las políticas “muy agresivas” de descuentos que merman la rentabilidad, especialmente en los dos últimos meses del año.

A ello se suma, según dicha organización, la falta de un plan de achatarramiento desde la segunda mitad del año pasado, que unido a la inestaibilidad política, lastraron las ventas. Para alcanzar la previsión de 1,21 millones de vehículos matriculados que tiene la organización y que supondría un crecimiento del 5%, Ancove reclamó incentivos para el achatarramiento del vehículo antiguo.

Elías Iglesias, presidente de la organización, señaló que el sector no podrá mantener otro año como 2016 con un crecimiento de stocks motivado por el deseo de las marcas de ganar cuota de mercado cuando las compras reales en concesionarios, por parte de particulares y empresas, están dando muestras de flaqueza.

La edad media de los turismos sigue creciendo

El año terminó con una edad media del parque automovilístico de 12 años. Además, siete millones de coches superan los 15 años de vida. Las patronales sectoriales alertaron del continuo envejecimiento, con lo que esto supone para la seguridad vial y las políticas medioambientales. Las organizaciones empresariales piden incentivos para el cambio de vehículo y el achatarramiento que impulsen un rejuvenecimiento de los coches españoles. De no tomarse, se mantendría el incremento de la edad media hasta, al menos, el año 2020.

Para lograr los objetivos de reducción de la edad media del parque automovilístico, las patronales consideran que se tendría que alcanzar a corto plazo un nivel de matriculaciones de 1,3 millones de vehículos al año, para ampliarlo a largo plazo hasta los 1,5 millones de unidades.

Normas