Aerolíneas

Iberia libera obstáculos para iniciar la negociación del nuevo ERE

Se espera un recorte de unos 1.000 empleados, el 7% de la plantilla

Iberia
Motores en revisión en uno de los hangares de Iberia en Madrid.

El sindicato de pilotos de Iberia, los del personal de cabina, mantenimiento y representantes de la plantilla de servicios en tierra esperan la inminente llamada de la dirección de la compañía para formar la mesa negociadora del nuevo expediente de regulación de empleo (ERE). El ajuste, de carácter voluntario, fue anticipado por la dirección en verano con la previsión de reducir la fuerza laboral en una cifra aproximada a los 1.000 trabajadores, lo que representa un 7% del total. Sin embargo, los contactos no han comenzado y, según distintas fuentes, se espera la formación de la mesa en la primera quincena de enero.

Iberia ha dilatado el arranque de las conversaciones a falta de un acuerdo de flexibilidad en el área de mantenimiento, al que se llegó el 12 de diciembre, con el objetivo de ganar el cuidado de toda la flota de IAG. Ese nuevo pacto, tal y como informó CincoDías, incluye medidas como la formación de una bolsa de horas para atender picos no previstos de trabajo, que suelen producirse en temporada baja al reducirse el número de vuelos. A cambio, la plantilla consigue un compromiso hasta finales de 2020 de no segregación de la actividad. Todo ello ligado a la consecución del encargo de la matriz para mantener 500 aviones.

El desbloqueo de la negociación del ERE ha pasado por el visto bueno de Asetma, sindicato mayoritario junto a UGT entre el colectivo de 3.000 personas de la dirección técnica de Iberia. Asetma se negó a firmar en 2014 el XX Convenio Colectivo que afecta a los talleres de la compañía, aunque el marco de relaciones laborales salió adelante con el 70% de representación que sumaban UGT y CC OO. Debido a su peso entre el personal de mantenimiento resultaba fundamental obtener su visto bueno al acuerdo de flexibilidad, que modifica un convenio que había rechazado.

16.564

trabajadores tenía Iberia en nómina al cierre de 2015, desde los 20.081 empleados del ejercicio 2011.

46.465

euros es el salario medio en la aerolínea, según documentación de la empresa, mientras el salario mínimo es de 14.448 euros.

“Con la modificación se eliminan algunas concesiones gratuitas que se habían hecho en el convenio”, aprecian desde Asetma, que sigue buscando cambios en el ordenamiento que rige en Iberia sobre esta actividad. “Hemos concedido mayor flexibilidad, pero se abren importantes oportunidades de trabajo en IAG”, observan. De tener excedente de personal en los talleres, “Iberia podría ponerse en posición de contratar”, afirman con optimismo fuentes sindicales.

Con el camino ya despejado, y tras elevar notablemente su producción especialmente en vuelos de larga distancia, Iberia tiene mayor visibilidad sobre sus necesidades de plantilla a medio plazo y puede iniciar el tira y afloja con sus sindicatos. Todo apunta a que la base, partiendo de la citada voluntariedad, volverá a ser el ERE marco 72/01 que rige en la compañía, favoreciendo prejubilaciones, recolocaciones y bajas voluntarias.

Iberia viene de un fuerte ejercicio de transformación iniciado en noviembre de 2012, cuando la compañía decía perder un millón de euros al día. Entonces contaba con 20.000 empleados, cifra que se ha recortado en unos 5.700 efectivos al tiempo que se han firmado nuevos convenios que han revestido a la empresa de mayor competitividad y han dado la vuelta a los resultados, hasta generar beneficios operativos por un millón diario.

 

El reto de aligerar los 900 millones en coste laboral

1. La dirección de Iberia no ha avanzado detalles sobre la dimensión definitiva del nuevo ajuste y cómo se repartirá entre sus colectivos de trabajadores. Pero a juicio de distintas declaraciones del presidente, Luis Gallego, tanto el equipo de pilotos como el de tripulantes de cabina de pasajeros (TCP) están ajustados a los actuales niveles de producción. Siempre puede existir la intención de rejuvenecer la plantilla y aprovechar los nuevos niveles salariales de entrada para rebajar la factura de personal. Los excedentes, por el contrario, han sido siempre señalados entre los equipos de tierra, incluidos servicios centrales y mantenimiento.

2. A la vista de su informe anual de 2015, Iberia ha conseguido aligerar sus costes laborales anuales en 275 millones desde los 1.187 millones que pagó en 2012, cuando empleaba a 19.811 personas. La de recursos humanos es una de las mayores facturas que afronta una aerolínea, junto a la del combustible, mantenimiento de flota y tasas aeroportuarias. En 2015 el nivel de coste laboral volvió a estar de nuevo en los 900 millones.

3. Iberia prescindió de 3.141 empleados, desde una pretensión inicial de 4.000 bajas, con el ajuste que de 2013, aparejado al Plan de Transformación. Posteriormente ha ejecutado dos regulaciones de empleo de carácter voluntario, la primera fue zanjada con la salida de 1.400 personas y la segunda con otros 1.183 empleados, estos últimos exclusivamente del área de tierra (580 de servicios aeroportuarios, 307 de la dirección técnica de mantenimiento y 296 de servicios corporativos). El Plan de Futuro prevé una reducción del 28% en el coste unitario de plantilla en 2018 respecto a 2012.

4. Con nuevas bases salariales, como la de 35.000 euros brutos al año para los pilotos entrantes en la compañía, Iberia ha vuelto a contratar personal. La edad media en la empresa es de 44 años.

Normas