Aerolíneas
Iberia
Iberia ha bautizado con el nombre de Tokio a su décimo Airbus 330-200, recién recibido e integrante de un pedido de 29 unidades de largo radio que acabarán de llegar en 2020. Así se celebra la vuelta a la capital japonesa el pasado octubre. Está previsto que el aparato vuele a América y Asia.

Iberia y sindicatos hacen piña para llevarse los nuevos negocios de IAG

Los pilotos están dispuestos a operar los vuelos largos de bajo coste

El simple hecho de que se hubiera estudiado, hace cinco años, abrir vuelos low cost de larga distancia entre Barcelona y América habría montado un conflicto de consecuencias imprevisibles en Iberia. Hoy, la matriz IAG ha pasado del análisis a la implementación de este proyecto y el silencio impera entre las fuerzas sindicales con representación en la aerolínea. El negocio ha cambiado, movido por una fuerte competencia y presión sobre los precios, y la plantilla de Iberia se ha adaptado.

Norwegian ya ha montado el low cost de largo radio desde El Prat y si no reacciona IAG, será otro grupo el que lo haga, especialmente cuando existe un acuerdo de cielo abierto entre la UE y Estados Unidos”, explica un alto directivo del sector, “el resultado es imprevisible, pero está claro que la competencia no va a dejar que Norwegian pruebe sola”.

Según ha podido saber Cinco Días, el sindicato de pilotos Sepla conoció hace semanas la intencion de IAG de iniciar este tipo de operaciones desde El Prat, y el colectivo estaría dispuesto a operar esos nuevos vuelos, que van a competir con los que Iberia lanza desde Madrid hacia América o Asia. “El nivel de costes alcanzado en el último convenio de pilotos nos hace competitivos para atender la oferta que planea IAG”, sostienen fuentes del Sepla. En el mercado se da como principal competidor a la irlandesa Aer Lingus.

Una vía rápida para lanzar operaciones ‘low cost’ sería usar el certificado de Iberia Express

La disposición del sindicato, aunque no se ha negociado en firme, pone a Iberia en disposición de ganar. Por la premura del lanzamiento, otras fuentes consultadas dan ventaja al grupo Iberia por la posibilidad de utilizar el Certificado de Operador Aéreo (AOC) de Iberia Express, extendido por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (Aesa) para su flota de corto y medio radio (A320 y A321), para lanzar una nueva base catalana.

IAG comenzará a vender billetes entre febrero y marzo y los primeros vuelos se esperan para junio. Junto a la elección de una de sus aerolíneas para ofertar vuelos baratos desde El Prat, el holding que dirige Willie Walsh baraja la posibilidad de crear una nueva marca.

Iberia tuvo operaciones de largo radio en Barcelona como reacción a la entrada de la desaparecida Spanair en ese segmento. Antes del fuerte desarrollo de Vueling, que ahora será alimentadora del low cost de larga distancia de IAG, la aerolínea desistió de sus operaciones en el aeropuerto catalán al comprobar las dificultades para hacer de El Prat un nodo de conexiones como el que tiene en Barajas. No ha sido hasta este último año, presionada por la competencia, cuando Iberia ha analizado el retorno.

  • Acuerdo laboral

Respecto al proyecto IMS de IAG, por el que se busca una solución de mantenimiento para sus 483 aviones, a los que se sumará otro centenar hasta finales de 2020, la dirección de Iberia ha cerrado importantes acuerdos sindicales que la refuerzan como candidata. Primero fue con CC OO, UGT y Asetma, al que se han sumado otras centrales como USO y SITA, con lo que el colectivo de talleres gana en flexibilidad. El equipo de Luis Gallego ha logrado optimizar costes y adaptar las horas de trabajo a los picos de demanda.

IAG intenta que todas sus aerolíneas funcionen bajo el mismo modelo de mantenimiento, ya sea dentro del grupo, semi externalizado o contratado en su totalidad a terceros. Iberia, con la oferta más completa entre sus compañeras de grupo, ha apreciado una oportunidad para sus ocho hangares y 2.700 empleados encargados del cuidado de la flota. A cambio de mayor eficiencia, la plantilla logra el compromiso por cuatro años de que esta actividad no se segregará de la compañía.

 

La posición ventajosa en mantenimiento

Tiene la mitad de plantilla que el área Engineering de British, esta última con 5.000 efectivos, pero la oferta de Iberia en mantenimiento es la más completa de IAG.

Con 2.700 empleados, Iberia presta mantenimiento en línea (en los aeropuertos antes de cada despegue); mantenimiento pesado (revisiones hasta el nivel Check D, cada seis años y en la que se revisa el avión pieza por pieza); mantenimiento de componentes y motores; ofrece servicios técnicos y de ingeniería, y tiene hangares para pintura.

Aer Lingus, con 300 empleados, llega al check 1, que son revisiones cada 600 a 800 horas de vuelo. Y British tiene prácticamente la gama de servicios de Iberia, pero carece de línea para la conservación de motores.

Ahora Iberia pone al alcance de IAG medidas como el reconocimiento de la estacionalidad del mantenimiento pesado, que las aerolíneas suelen programar en temporada baja, o una bolsa de hasta 110 horas por empleado que puede ser usada por la empresa cuando entre carga no prevista de trabajo.

Normas
Entra en EL PAÍS