Fondos de inversión

Las gestoras de fondos prevén para 2017 el fin del ajuste en comisiones

Las comisiones medias en fondos de renta fija aún son elevadas en proporción a la rentabilidad obtenida

comisiones Ampliar foto

Las comisiones de los fondos de inversión españoles aún están lejos de haberse ajustado a un entorno de mercado marcado por los tipos cero y en familias como los fondos de renta fija, las comisiones medias todavía son elevadas respecto a las rentabilidades conseguidas. La industria de fondos de inversión considera sin embargo que el proceso de ajuste en tarifas que han realizado buena parte de las gestoras en los dos últimos año está muy próximo a su fin y auguran un 2017 de precios estables, en los que habrá que seguir cuidando la valiosa fuente de ingresos que las comisiones de gestión de fondos de inversión representan para la banca, que sigue concentrando el grueso de la gestión de activos del país.

La comisión media de gestión de las instituciones de inversión colectiva quedó en junio de este año en el 0,90%, ligeramente por debajo del 0,95% de cierre de 2015, según datos recogidos por la Comisión Nacional del Mercado de Valores, que explica este descenso en la caída de patrimonio registrada en el primer semestre del año –compensada en buena parte en la segunda mitad– y en “la recomposición del patrimonio de los fondos de inversión hacia categorías con menores niveles de riesgo, que llevan asociadas unas comisiones más bajas”. Aun así, esta comisión media es superior al 0,84% de 2009, previa al estallido de la crisis de deuda de la zona euro.

“La comisión de gestión media continúa siendo muy alta para los tipos de interés que tenemos. En los fondos de renta fija ha habido una ligera caída, pero nada significativa”, opina Fernando Luque, analista de Morningstar. La comisión de gestión media en los fondos de renta fija fue del 0,7% en 2014 y del 0,65% en 2015, frente a rentabilidades respectivas en esos años del 2,41% y del 0,10%, de acuerdo con datos de la CNMV. La comisión es incluso mayor en los garantizados de renta fija, del 0,84% en 2015 y lejos del 0,65% de 2009.

La rebaja se aprecia más en los fondos con componente de Bolsa y en los garantizados de renta variable que, pese a una gestión pasiva, tenían a cierre de 2015 una comisión media del 1,04%, para una rentabilidad media del 1,07%.

Pese a estos niveles, el sector ha frenado las rebajas de comisiones en los fondos más conservadores, como los monetarios, donde las tarifas llegaban a comerse la rentabilidad, y está redirigiendo a los partícipes con más aversión al riesgo desde los fondos de renta fija hacia los garantizados de renta fija, a costa de plazos más largos, o los fondos de retorno absoluto.

“Esperamos un entorno de comisiones más estable en 2017”, señala José María Luna, director de análisis de Profim. Para Jacobo Blanquer, consejero delegado de Tressis Gestión, “no puede haber mucho más ajuste en comisiones, respecto a Europa nuestros fondos no son caros. Lo que se cobra va a seguir en la misma línea”.

El punto de inflexión

Son varios los factores que apuntan a que el proceso de ajuste, aunque tímido, de las comisiones de gestión de los fondos va a estabilizarse. A la consabida necesidad de ingresos de la banca, que juega claramente en contra de más recortes, se añade en el caso de los fondos de renta variable un escenario para la inversión nuevamente complicado para 2017. “Va a ser un año en que cobren fuerza los fondos de gestión activa, el mercado requerirá una toma de posiciones muy táctica”, auguran en Profim, empresa de asesoramiento financiero independiente.

El cambio de rumbo de los tipos de interés de la deuda, con un alza incipiente de las rentabilidades, deja además un nuevo margen de maniobra en los fondos de renta fija de más corta duración, que ahora pueden aspirar a mayores rentabilidades a vencimiento. Este entorno de mercado, en el que empieza a vislumbrarse el principio del fin de los tipos cero, será un contexto también más propicio para los fondos garantizados, reconocen en el sector.

Comisiones de retrocesión

Las condiciones de mercado no van a dar por tanto los mismos argumentos que tiempo atrás para el abaratamiento de las comisiones de gestión. La gran oportunidad para que esto suceda es la entrada en vigor de la directiva comunitaria Mifid 2, prevista en 2018, y cuya adaptación deberá acelerarse en 2017.

Esta normativa va a definir los términos de lo que se considera gestión independiente y, en función de los términos en que se aplique y que aún están por definir, afectará en mayor o menor medida a las gestoras de los bancos, que controlan el mercado de fondos en España. Así, el cliente deberá saber en el momento de contratar un fondo qué parte de la comisión corresponde a la gestora y qué parte a quien vende el fondo, si es que lo suscribe en una entidad bancaria.

“Si eres un gestor independiente, no recibes comisión de retrocesión por vender un fondo”, explica José María Luna, que aun así cree difícil que la banca española vaya a abaratar sus fondos con la nueva directiva. “Lo ideal es que surgiera una nueva clase de fondos en los productos de la banca, sin comisión de distribución”, añade escéptico Luque.

Normas