Industria del automóvil

Los todocaminos se comen el mercado para monovolúmenes y berlinas

El Renault Captur es el SUV más vendido en Europa en noviembre

Evolución de ventas y cuotas de mercado de los vehículos en Europa en noviembre Ampliar foto

Los compradores de vehículos en Europa solo desean una cosa, o mejor, un tipo de automóvil: los todocaminos. Como una fiebre, este tipo de automóvil evolucionado desde la estética de todoterrenos camperos pero para circular por la ciudad, invade todos los mercados y se hace fuerte en todos los tamaños y segmentos de vehículos.

A finales de noviembre, estos automóviles ya acaparan el 26,7% del mercado europeo frente al 24,2% de cuota que tenían en el mismo mes del año anterior, con unas ventas en el undécimo mes del año de 316.278 unidades, según los datos hechos públicos por la consultora especializada Jato. En volumen, las comercializaciones de estos automóviles han crecido un 16,1% respecto de noviembre de 2015.

Así, mientras que hace un año solo había un modelo todocamino entre los 10 vehículos más vendidos en el mercado europeo, en este mes ya son dos, el Renault Captur, en novena posición y el Volkswagen Tiguan, en décima. El Nissan Qashqai se coloca el número 11 en el ranking de modelos más comercializados.

No deja de ser un dato curioso que el Qashqai haya salido del top 10 si se tiene en cuenta que era el único vehículo de su segmento en esta lista en 2014 y 2015. El Renault Captur, el todocamino más vendido en Europa, se fabrica en la planta de Renault de Valladolid y fue uno de los primeros vehículos españoles en exportarse a Corea o China. La automovilística francesa anunció el pasado mes de mayo una inversión de alrededor de 600 millones de euros hasta 2020 en la adjudicación de un nuevo modelo para esta instalación de Valladolid.

Los más damnificados por la escalada de ventas de los todocaminos son dos segmentos más maduros, los monovolúmenes y las berlinas, sobre todo el primero de estos. “Los vehículos más populares a principios de la década de los 2000 se han convertido en una alternativa aburrida para la mayoría de los consumidores europeos”, señalan desde la consultora.

En 2005, la proliferación de estos modelos consiguió que se hicieran con una cuota de mercado de 16,65% desde el 8,7% que sumaban en 2000, cuando el Renault Scenic estaba en pleno rendimiento de su vida útil. Suponían el tercer segmento más comercializado en Europa, según detallan desde Jato. Pero en 2007, los todocaminos que ya se habían vislumbrado entre las líneas del Porsche Cayenne (todo un superventas para su categoría) se convirtieron en “una opción real”, explica Jato, con la presentación del Nissan Qashqai.

Entre enero y septiembre de 2015, la cuota de mercado de los monovolúmenes ascendía a un 11,11% del total de las matriculaciones europeas. En noviembre de este año ya se reduce al 9% del mercado. Una prueba fehaciente de que es un sector en retirada fue el pasado Salón de París. PSA presentó sus monovolúmenes 3008 y 5008 convertidos en todocaminos, Skoda ha abandonado estos modelos y los Seat Altea ya no se comercializan en favor de los SUV Ateca y Arona.

También las berlinas sufren un deterioro en sus ventas a causa de la salida al mercado de todocaminos más grandes, explican desde Jato, como el Volvo XC90 o el Infiniti Q30 o QX30. En el último mes, este segmento de berlinas ha perdido un 2% de comercializaciones, hasta los 30.070 unidades. Solo representan el 2,5% del mercado aunque hace un año eran el 2,7%.

El ‘brexit’, la mayor amenaza del futuro del motor

El sector del motor respira en general aliviado en Europa por cómo va a acabar el año en curso, dadas todas las incertidumbres que acechaban al mercado automovilístico europeo en los últimos meses. Las previsiones apuntan a un crecimiento del entorno del 6% de media en los países europeos. “Parece bastante probable que el año en curso cierre con unas cifras de matriculaciones más altas que el año pasado, lo que es un hito importante dadas las incertidumbres políticas y económicas que han dominado 2016”, señala Felipe Muñoz, analista jefe de Automoción Global en la consultora Jato.

“Sin embargo, no se puede dar por garantizado este crecimiento dado que las incertidumbres se acrecentarán en el año que viene”. La debilidad de la demanda en mercados como Francia o Alemania, la falta de estímulos para la renovación del parque en España por el fin del plan PIVE o, sobre todo, el comienzo del proceso de salida del Reino Unido de la Unión Europea por la aprobación del brexit son elementos que ponen en entredicho el crecimiento a futuro del mercado automovilístico europeo. “Cualquier descenso del índice de confianza del consumidor en el Reino Unido tendrá un impacto en el mercado europeo a nivel general, sobre todo si se tiene en cuenta que Reino Unido es el principal mercado de exportación de Alemania”, explican desde Jato. Los británicos son el cuarto mercado de venta fuera de las fronteras para las fábricas españolas, por detrás de Alemania, Francia o Italia.

Hasta el momento, la amenaza del brexit no ha afectado al mercado británico, que creció un 2,9% en el mes de noviembre, hasta las 184.101 unidades. En el conjunto del año, ha crecido un 2,5%

Normas
Entra en El País para participar