Productos financieros

Cómo y cuándo funcionará la plataforma de BME para comprar y vender fondos

La nueva fecha para el lanzamiento es finales del primer trimestre del próximo año, cuando estaba previsto que arrancara en el presente mes de diciembre

Modelo de mercado

BME –matriz de la Bolsa de Madrid– retrasa nuevamente su plataforma para la compraventa de fondos de inversión. La presión de la gran banca y cuestiones técnicas han provocado el aplazamiento. Su lanzamiento, previsto para el presente mes de diciembre, está ahora fechado para finales del primer trimestre de 2017.

Los inversores que quieran comprar fondos a través de Bolsas y Mercados Españoles (BME) tendrán que seguir esperando. Como mínimo, hasta marzo del próximo ejercicio, aunque es posible que el proyecto se demore aún más. Los planes originales contaban con que se hubiera presentado antes de que arrancara 2017.

La compañía que gestiona los mercados secundarios oficiales de valores en España lleva años barajando la posibilidad de lanzar una plataforma que permita adquirir este tipo de productos de una forma ágil y con bajos costes. Su puesta en marcha, muy demandada por las gestoras independientes, permitiría que el mercado ganara competitividad.

El proyecto salió a la luz por primera vez en 2010, pero acabó en un cajón de BME. Este año, el administrador de la Bolsa de Madrid decidió retomar el proyecto y avanzó a algunas gestoras que su intención es que estuviera puesto en marcha antes de que concluyera el presente ejercicio, como publicó CincoDías el 7 de octubre. Pero no va a ser posible.

47%

es el porcentaje de las suscripciones que supusieron los traspasos de fondos de inversión españoles el año pasado.

2010

es el año en el que se presentó la plataforma. BME publicó una nota de prensa, que puede consultarse en la edición en internet de este periódico, el 4 de marzo.

714

millones dieron las gestoras a los comercializadores de las carteras hasta junio. Es el 65% de las comisiones de gestión.

Según fuentes del sector, el grupo presidido por Antonio Zoido no presentará el proyecto en sociedad hasta el final del primer trimestre de 2017. Otras fuentes apuntan que, dada la complejidad técnica, la iniciativa podría retrasarse aún más. Desde BME han declinado hacer comentarios sobre esta información.

El 90% de los fondos de inversión que se distribuyen en España son comercializados por grandes grupos financieros. La extensa red de oficinas y clientes, unidos a una idiosincrasia en la que el director de la sucursal suele ser considerado como el mejor asesor financiero, han hecho que los bancos y aseguradoras controlen casi por completo este mercado. De los 1.096 millones que ingresaron en comisiones de gestión entre enero y junio las 101 gestoras registradas en la CNMV, 714 millones fueron a a los comercializadores: el 65% del total.

Para la gran banca, la posibilidad de que cualquier pequeño inversor pueda comprar o traspasar un fondo a través de una página web transparente, sencilla y barata es una amenaza. El escaso interés mostrado por las grandes entidades a la hora de apoyar la plataforma de BME han sido claves en el retraso del proyecto, según fuentes del sector.

BME ha estado participado por BBVA, Santander, Caja Madrid y La Caixa, que controlaban a cierre de 2007 el 5,6%, el 5,1%, el 4,8% y el 3,5% del capital. Ahora, sus posiciones han quedado reducidas a la mínima expresión, y Corporación Financiera Alba es el máximo accionista del grupo con un 10% del capital. Al mismo tiempo, Santander está en plena venta del 25% que controla en Allfunds, la plataforma española más potente en la comercialización de fondos. La ideada por BME competiría con ella, si bien la participada por el banco presidido por Ana Botín se centra en institucionales.

El supermercado de BME, tal y como está concebido, no cobrará comisiones de distribución, aunque sí repercutirá los gastos de los servicios de registro en Iberclear y cobrará a las gestoras por tener listados sus fondos, mientras que los clientes deberán utilizar un intermediario –banco, sociedad o agencia de valores–, al que pagarán por ejecutar la operación. BME cobrará también el canon de Bolsa, que ahora va desde los 1,10 euros a los 13,4 euros por operación.

Las cuestiones técnicas que están por resolverse

El documento que BME está distribuyendo a varias gestoras de fondos de inversión indica que la plataforma permitirá “aprovechar la experiencia de BME en la negociación de instrumentos de inversión colectiva (ETF y sicavs) haciéndola extensiva a los fondos de inversión”. Otro de los objetivos del proyecto es “la anotación de participaciones de los fondos de inversión en las cuentas de valores de los intermediarios como un activo más dentro de las mismas”.

La plataforma, eso sí, solo podrá incluir los fondos registrados en la CNMV;los extranjeros que no estén en el supervisor quedan excluidos. Las gestoras deberán crear una clase específica de participaciones del fondo para el supermercado si no quieren que todas se comercialicen en él. Y tampoco estará permitida la venta de participaciones denominadas en otras divisas diferentes al euro.

Fuentes del sector de la inversión colectiva explican que tampoco está resuelta la operativa con las cuentas ómnibus –macrocuentas que recogen las participaciones de varios inversores–, utilizadas desde 2013 para la comercialización de fondos de inversión españoles. La presentación de BME indica, no obstante, que el régimen de representación es “compatible con el sistema de cuentas ómnibus”.

La operativa se realizará desde las nueve de la mañana hasta las cuatro de la tarde, y las operaciones se liquidarán a los dos días de introducir la orden. Las gestoras indican que ahora mismo la legislación permite tres días hábiles y en casos excepcionales, cinco.

Los precios para las gestoras están por determinar, si bien los del MAB para las sicavs son, en concepto de alta, un 0,5 por 1.000 sobre el importe suscrito con un máximo de 15.000 euros, un fijo de 650 euros y 1.500 euros si se da de baja.

El gran problema de cómo realizar los traspasos

Una de las fallas de la plataforma ideada por BME es el sistema de traspasos. Las fuentes consultadas advierten que actualmente no está diseñada para que opere con el protocolo de Inverco para esta operativa (cuaderno 334, en la jerga). Es más, la presentación de BME, que puede consultarse en CincoDías.com, especifica que “el sistema será compatible con el diferimiento de la tributación de las plusvalías latentes en caso de sustitución de un fondo a otro [...] siempre y cuando tanto los fondos de origen como de destino estén admitidos a negociación en la plataforma”.

Este no es un tema baladí, pues una de las principales ventajas de los fondos de inversión es la posibilidad de aplazar el paso por Hacienda. Traspasar las participaciones permite no tener que aflorar las eventuales plusvalías en la declaración de la renta correspondiente y pagar por ellas el 23% cuando superen los 50.000 euros, el 19% para los primeros 6.000 euros y el 21% para los siguientes 44.000 euros.

El universo de fondos españoles a los que puede transferirse ahora el dinero sin tributar es superior a 2.500, según los datos de Inverco correspondientes a noviembre. Los clientes que compren en la plataforma de BME solo podrían traspasar su dinero a otro producto del supermercado. El propio documento del gestor de los mercados oficiales secundarios españoles revela que el importe de los traspasos de fondos el año pasado fue de 67.720 millones de euros, lo que representó el 47% de los 144.648 millones de euros que sumaron en total las suscripciones.

Normas
Entra en El País para participar