Editorial

Más fondos y menos barreras

Las posibilidades de inversión para los ahorradores son casi infinitas, pero se limitan cuando además quieren que sean rentables. A este segundo aspecto, sin el que no tiene sentido inversión alguna, ayuda de manera determinante que el escaparate en que elegir productos sea variado y ofrezca desde los más sencillos a los más complejos y, sobre todo, de los más arriesgados a los más conservadores. En esa línea de mayor oferta, el grupo Bolsas y Mercados Españoles (BME), que es el operador de los mercados de valores y sistemas financieros en España y cotiza en Bolsa hace más de diez años, tiene en marcha el proyecto de lanzar un supermercado de fondos. Sin embargo, este se ha visto repetidamente retrasado, en esta ocasión hasta primavera de 2017, en medio de presiones de la banca. Por ahora se desconocen las tarifas, los detalles sobre la operativa, y tampoco se sabe la fórmula de traspasos por la que optaría, pero las entidades ven el peligro de que esa plataforma de comercialización ponga en riesgo las comisiones que cobran sus gestoras de fondos. Si BME salvaguarda en su plan los valores que proclama para su actividad –“solvencia, imparcialidad, transparencia, innovación, vanguardia y protección del accionista”–, la misión de los demás jugadores es afrontar la competencia y no poner barreras.

Normas