Las supervisión del sector financiero

El BCE sitúa el ‘brexit’ y las fintech como focos de supervisión para 2017

El supervisor financiero analizará la gestión de los bancos y la externlización de servicios

Mario Draghi
Sede del BCE, en Fránfort.

“La supervisión de las entidades de crédito es una actividad dinámica. El mundo que nos rodea ha cambiado, al igual que la esfera económica y regulatoria”, advertía este jueves el Banco Central Europeo en un comunicado que avanza los principales focos de supervisión que se marca para el próximo ejercicio.

“Estudiaremos más detenidamente los efectos para las entidades de crédito derivados del brexit, del sector fintech y de las actividades bancarias externalizadas por las entidades de crédito”, declara Danièle Nouy, presidenta del Consejo de Supervisión del BCE.

El supervisor financiero coloca así entre sus prioridades el análisis de los efectos que pueda tener sobre la banca la decisión de Reino Unido de abandonar la Unión Europea; la competencia que plantean las nuevas firmas financieras de corte tecnológico y la tendencia de las entidades tradicionales de ir subcontratando a terceros parte de su actividad, especialmente en lo que concierne al control de riesgos.

Más allá, sin embargo, el BCE establece que “la atención se centra fundamentalmente en los riesgos principales que afrontan actualmente las entidades de crédito, como la necesidad de adaptarse a la situación financiera, la atonía del crecimiento económico en la zona del euro y las incertidumbres geopolíticas gestionando al mismo tiempo activos preexistentes”.

En concreto, Fráncfort apunta a tres factores fundamentales a colocar bajo la lupa. El primero son “los riesgos de modelo de negocio y de rentabilidad”, en una situación en que la actividad crediticia se sigue viendo presionada por unos tipos de interés en mínimos históricos.

El segundo, es el de controlar el riesgo de crédito, “con especial atención en los préstamos con incumplimientos”, en un momento de amplia liquidez que confluye con un proceso inacabado de desapalancamietno y sectores problemáticos que vienen arrastrando altas tasas de morosidad, como ocurre con el ámbito inmobiliario en España. Más allá, el supervisor avanza que pondrá especial atención a los créditos concedidos al sector naval.

Finalmente, el supervisor advierte que vigilará con especial atención la gestión que se haga de las entidades financieras europeas, sin descuidar la atención puesta en los últimos años en los ratios de solvencia del sector.

Recomendaciones de remuneración

De hecho, en paralelo, el BCE ha publicado este jueves los resultados de su segundo Proceso de Revisión y Evaluación Supervisora (PRES) realizado en 2016. “La demanda agregada de capital para 2017 de las entidades de crédito supervisadas directamente es comparable a la de 2016, situada en promedio y en una mediana de en torno al 10% del capital de nivel 1 ordinario (CET1)”, el capital de máxima calidad de una entidad de crédito, se compone principalmente de acciones ordinarias, y mide la solidez del capital de una entidad.

“El BCE espera que, en la adopción de sus políticas de remuneración y reparto de dividendos, las entidades adopten una postura prudente y prospectiva de forma que puedan cumplir todos sus requisitos de capital”, advierte el supervisor a las entidades.

Normas