Las consecuencias del 'brexit'

Qué piden los gigantes de la City para trasladarse a Madrid

Qué piden los gigantes de la City para trasladarse a Madrid
Getty Images

El Gobierno español ha iniciado una ofensiva, en colaboración con la CNMV y el Banco de España, para intentar atraer hacia Madrid parte de la actividad financiera que ahora se desarrolla en la City de Londres. El brexit acabará por ser una realidad y la poderosa industria financiera internacional ahora radicada en la capital británica, en especial los grandes bancos estadounidenses como Goldman Sachs, Morgan Stanley, JPMorgan o Citi, tantean sedes alternativas para desplazar su negocio y preservarlo en la Unión Europea, con el fin de seguir aprovechando las ventajas del acceso al mercado único comunitario.

Fuentes de la banca de inversión señalan que es mayor el grado de ofrecimiento para acoger su actividad por parte de las autoridades españolas que la demanda manifestada hasta el momento por esta industria, que busca mantener en su nuevo destino el favorable entorno fiscal, laboral, jurídico e institucional que han convertido a Londres en una de las principales capitales financieras del mundo. El sector valora de la candidatura madrileña sus buenas infraestructuras y unos precios del mercado inmobiliario mucho más baratos que en Londres (ver apoyo), lo que supone una interesante vía de ahorro de costes para las entidades, tanto en el alquiler de oficinas como en la parte de salario de los empleados que se dedica a vivienda. Citi es una de las entidades que sopesa el traslado a Madrid.

Hay sin embargo importantes reticencias. El despido es barato en la City, hasta el punto de poder prescindir de un empleado de un día para otro con apenas tres meses de sueldo de indemnización, y el traslado a Madrid lo encarecería. Fuentes del sector apuntan a la posibilidad de un cambio en la regulación laboral española de modo que se abaratara el despido en las rentas más elevadas, aquellas que más se ajustan a los salarios de la banca de inversión. “Un despido más barato haría sin duda más atractivo el traslado a Madrid”, apuntan desde la banca de inversión, incluso después de que la reforma laboral ampliara los motivos para el despido objetivo, con derecho a 20 días por año.

El gobierno sí estaría por el momento dispuesto a realizar pequeños retoques en el régimen fiscal de impatriados, modificando lo que se conoce como Ley Beckham. Los ejecutivos y profesionales que adquieren su residencia fiscal en España porque vienen a este país a trabajar pueden tributar como no residentes en su declaración de la renta a un tipo reducido del 24% por las rentas del trabajo, frente al 45% de tipo máximo marginal marcado este año para las rentas que superan los 60.000 euros. En 2015 se eliminó el límite que existía para ese beneficio fiscal en 600.000 euros, aunque el contribuyente sí debe tributar al 45% para lo que exceda de esa cuantía.

El futuro de la City

El ‘brexit’ no va a suponer el final de la City y fuentes del sector aseguran que, aunque haya traslado a otras ciudades europeas de parte del negocio, no habrá una desbandada. El traslado tampoco será inminente puesto que el divorcio de la UE va a exigir un largo calendario, con negociaciones que pueden durar al menos dos años, aunque la gran banca estadounidense sí tenga previsto tomar una decisión en el primer trimestre de 2017. Tampoco se espera una mudanza global de la actividad sino que los departamentos bien podrían distribuirse entre ciudades diferentes. Junto a las bazas de Madrid, Dublín tiene la ventaja del idioma, Fráncfort la de la proximidad al regulador y París, el control de los modelos de riesgo, apuntan en el sector.

Otro requisito para disfrutar de la Ley Beckam es no haber residido en España en los últimos 10 años. “Un claro incentivo estaría en rebajar ese plazo de tiempo, lo que favorecería a españoles que se marcharon a Londres en un plazo más reciente y deseen regresar”, añaden en un banco de inversión. Otra opción estaría en elevar la cuantía sujeta al gravamen del 45%, desde los 600.000 euros actuales.

El papel del regulador

Otro de los aspectos que dejan en desventaja la candidatura de Madrid son los trámites burocráticos y los tiempos en que la CNMV aprueba la constitución de una gestora o una sociedad de valores. La simplificación administrativa, junto a la fiscal, han sido de hecho determinantes para el crecimiento de Luxemburgo y Dublín como plazas financieras.

Fuentes financieras apuntan además a la escasa experiencia de la CNMV en el análisis de los modelos internos de riesgo de los brokers, para lo que necesitará el apoyo del Banco de España y que otros reguladores como el francés ha desarrollado más.

Economía tiene previsto reforzar los recursos de la CNMV, que ahora tiene limitada la contratación de personal a la oferta de empleo público, lo que será necesario para hacer frente al plan de actuación para favorecer el traslado de negocio financiero de Londres a Madrid. La CNMV garantiza un período de preautorización de quince días, que permita poner todo el proceso en marcha, y una autorización plena para operar de dos meses.

Oficinas a mitad de precio que en Dublín

El precio de las oficinas en Madrid es una de las grandes bazas de la capital española en la dura competencia que mantiene con Dubín, Milán, París o Fráncfort por acoger el negocio de la City tras el brexit. Es con diferencia la ciudad más barata, frente a los precios estratosféricos que ha alcanzado el mercado de Londres. Así, de acuerdo con datos recopilados por la consultora Knight Frank correspondientes al tercer trimestre de este año, el precio por metro cuadrado al año por el alquiler de oficinas en Londres está en los 940 euros en el distrito de la City y se eleva a los 1.480 en el West End, una de las zonas de oficinas más solicitadas. Por el contrario, el precio en Madrid es de 333 euros al año por metro cuadrado, inferior a los 646 euros que se pagan en Dublín, los 462 de Fráncfort, los 770 de París o los 500 de Milán. Solo en Bruselas el alquiler de oficinas es más barato, de 300 euros.

“Madrid tiene probabilidades”, reconocen en un banco de negocios estadounidense, que restan importancia al hecho de que el largo período de gobierno en funciones haya dejado a España en desventaja frente a otras capitales europeas a la hora de presentar alternativas para acoger el negocio de la City. “La carrera acaba de empezar y el proceso no va a ser inmediato”, añaden.

Normas