Breakingviews

El problema de los bonos franceses puede extenderse

La subida de la prima gala señala que una victoria de Le Pen ya no parece imposible

Marine Le Pen, en un espectáculo ecuestre enVillepinte (Francia), el pasado día 2.
Marine Le Pen, en un espectáculo ecuestre enVillepinte (Francia), el pasado día 2.

Para los inversores, la cuestión principal en Francia en 2017 es si la ultraderechista Marine Le Pen tiene posibilidades de ser presidenta. Las encuestas señalan que perderá en la segunda vuelta contra François Fillon, de centroderecha, pero los bonos soberanos franceses han estado arrastrando a sus homólogos de la zona euro en el último mes, y dado que hay pocos cambios en las perspectivas de crecimiento y en las políticas de Francia, es razonable suponer que los inversores han comenzado a considerar que las oportunidades de Le Pen no son nulas, especialmente después de la victoria sorpresa de Donald Trump.

El diferencial del bono francés a 10 años respecto al alemán se ha duplicado desde finales de septiembre.También ha crecido respecto al austriaco y el belga, y el del bono español se ha reducido respecto al francés. El coste de protegerse contra un default francés ha aumentado, aunque sigue siendo relativamente bajo. En noviembre registró el mayor incremento porcentual en un mes desde 2011, que resalta más porque no hubo un aumento generalizado. Pero, como demostró la crisis de deuda de la zona euro, los problemas locales pueden rápidamente convertirse en problemas regionales.

El diferencial francés con Alemania se ha duplicado desde finales de septiembre, y el del español con el francés se ha reducido

Le Pen está muy lejos de hacer las reformas económicas que suelen preferir los inversores. En este caso lo que importa es más su antipatía hacia la UE que su postura sobre el presupuesto o el mercado de trabajo. La líder del Frente Nacional ha prometido celebrar un referéndum sobre la adhesión de Francia a la UE si sale elegida.

Hay muchos obstáculos electorales en su camino. Pero ahora los inversores se cuidan de ignorar resultados poco probables, especialmente en un país tan importante. Francia es un motor de la UE y del euro, pero sus ciudadanos tienen una opinión aún más desfavorable sobre la UE que los británicos, según una encuesta de Pew Research Center de principios de este año. Cuanto mayor sea la probabilidad de que haya un referéndum, más se extenderá por Europa la descomposición de su mercado de bonos.

Normas