Eurogrupo

Bruselas ofrece a Grecia una reestructuración de mínimos

La zona euro propone una rebaja de apenas 17 puntos en 2060.

El FMI reclama un recorte mucho más drástico y rápido.

Reunión del primer ministro griego, Alexis Tsipras, con el comisario europeo de economía, Pierre Moscovici, el lunes en Atenas.
Reunión del primer ministro griego, Alexis Tsipras, con el comisario europeo de economía, Pierre Moscovici, el lunes en Atenas. REUTERS

Primera oferta de reestructuración a Grecia y previsible primer fracaso. La zona euro empezará a negociar con Atenas el próximo lunes pero la primera propuesta de los acreedores sobre la mesa sólo ofrece un mínimo alivio para un país que, según los cálculos del FMI, rondará el 250% de deuda en 2060 si no se lleva a cabo una drástica reestructuración.

Los socios de la zona euro acaparan dos tercios de esa deuda y, como ya prometieron en mayo, se muestran dispuestos a prolongar los plazos de amortización (de 28,3 años de media a 32,5 años), sustituir los bonos con tipo de interés variable por un tipo fijo y blindar la evolución de los tipos de interés para evitar subidas en el futuro.

Esas medidas de alivio permitirían reducir en total unos 17 puntos de deuda en porcentaje de PIB en deuda en 2060. Y las necesidades de financiación de Grecia (el parámetro preferido por el FMI) en cuatro puntos en el mismo horizonte temporal.

La propuesta, cuyos detalles fueron revelados por el diario griego Tema y confirmadas a CincoDías por fuentes comunitarias, queda muy lejos de la reestructuración reclamada por el FMI para participar en el tercer rescate de Grecia.

El organismo dirigido por Christine Lagarde considera imprescindible que las necesidade de financación de Grecia se mantengan por debajo del 10% del PIB hasta 2040 y que no superen el 20% en 2060. Para lograrlo, se necesita un recorte de 20 puntos durante el primer período y de 40 durante el segundo.

La oferta planteada por la zona euro, en cambio, no supone ningún alivio hasta 2030 y sólo rebajará en cuatro puntos la necesida de financiación en 2060, la décima parte de lo reclamado por el FMI.

Alemania, que afronta elecciones en septiembre de 2017, se niega a contemplar concesiones mayores al menos hasta después de unos comicios en los que la canciller Angela Merkel buscará su reelección por cuarta vez. Pero Berlín necesita el apoyo del FMI para aprobar los préstamos pendientes a Grecia hasta 2018. El Fondo se negó a participar en el tercer rescate aprobado por la zona euro en julio de 2015 y amenaza con retirarse definitivamente si no se acomete una definitiva reestructuración de la deuda griega.

La negociación política comenzará el lunes (5 de diciembre) en la reunión de ministros de Economía de la zona euro que se celebra en Bruselas. Pero esa cita será sólo la primera de una nueva saga griega que amenaza con encrespar los ánimos de la zona euro hasta principios de 2017 como mínimo.

Normas
Entra en El País para participar