Diálogo social

Rajoy retocará la reforma laboral si hay pacto de patronal y sindicatos

Los agentes sociales se comprometen a formar una comisión de trabajo donde fraguar los acuerdos

Los sindicatos sospechan que las pensiones no subirán más del 0,25% en 2017

El Gobierno quiere pactar una subida plurianual del SMI

Rajoy retocará la reforma laboral si hay pacto de patronal y sindicatos

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, acompañado de la ministra de Empleo, Fátima Báñez, ha recibido hoy en el Palacio de la Moncloa a los secretarios generales de CC OO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Pepe Álvarez, y a los presidentes de CEOE y de Cepyme, Juan Rosell y Antonio Garamendi, respectivamente.

En su discurso de investidura, Rajoy se había comprometido a impulsar al diálogo social y a convocar “de inmediato” a los interlocutores sociales para analizar la situación económica y social y abordar medidas que contribuyan a crear empleo de mejor calidad, mejorar la asistencia de los parados de larga duración, ampliar el Plan de Garantía Juvenil y asegurar la sostenibilidad de las pensiones a través del Pacto de Toledo, entre otras cuestiones.

Al término del encuentro, comparecieron ante la opinión pública los representantes de la patronal y los sindicatos, que se mostraron moderadamente optimistas después de esta primera toma de contacto.

Tal y como ha explicado el presidente de la CEOE, Juan Rosell, el Gobierno se ha comprometido a estudiar los cambios en la reforma laboral que la patronal y los sindicatos les planteen, de común acuerdo, para adaptarla a la realidad.

De hecho, el presidente de la patronal reconoció que muchas de las reformas que se han realizado en el mercado de trabajo “son mejorables, sin ninguna duda”.

Por ello, la patronal “está dispuesta a cambiarlas y, especialmente, si están de acuerdo con los sindicatos”, algo ante lo que tanto el presidente del Gobierno como la ministra de Empleo, Fátima Báñez, han mostrado su disposición a “mirarlo”, señaló.

“Nos han dicho, si estáis de acuerdo y nos planteáis cambios, reformas, la adaptación a la realidad o que, al menos, se entiendan las cosas y luego en el juzgado no se tengan que interpretar, estamos dispuestos a mirarlo”, explicó Rosell.

En dicha reunión, en la que ha participado también el presidente de Cepyme, Antonio Garamendi, se ha fijado una lista de cerca de 15 asuntos a resolver en materia laboral, que requerirán de la creación de grupos de trabajo y predisposición a lograr pactos.

Para el presidente de esta patronal “la situación de crisis no ha acabado”, ya que para estabilizar el país será necesario mantener el actual ritmo de creación de empleo 4 o 5 años, de forma que la tasa de paro pueda bajar del 10 %, algo que ha calificado como “condición imprescindible para que el país esté sosegado”.

 Por su parte, los líderes sindicales Ignacio Fernández Toxo y Pepe Álvarez han coincidido en que esta primera toma de contacto ha sido cordial y se mostraron moderadamente optimistas, "dada la actual situación política" (en clara alusión a que la negociación y la adopción de acuerdos es obligatoria ante la ausencia de mayorías absolutas).

Ambos confirmaron que las materias que se abordaron en la reunión fueron los salarios, y en concreto la propuesta del Congreso para elevar el salario mínimo, la creación de empleo, asunto sobre el que los sindicatos plantearon un plan de choque para reducir la tasa de paro por debajo de los dos dígitos; y las pensiones.

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, advirtió, no obstante, que la sociedad española deberá acostumbrarse al binomio negociación/movilización, si bien se mostró confiado en que finalmente puedan alcanzarse acuerdos concretos entre las tres partes.

El líder de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, reconoció haber salido de la reunión con algunas incógnitas como qué va a hacer el Ejecutivo con el salario mínimo, con las retribuciones de los funcionarios y la subida de las pensiones. Si bien, sobre este último aspecto comentó que sospecha que "la subida será del 0,25%".

Tanto uno como otro dirigente sindical coincidieron en que las principales discrepancias que mantienen con el Gobierno se refieren al diagnóstico de la situación. Ambos reconocen la recuperación económica, pero los sindicatos han insistido en que ha llegado el momento de revisar las reformas puestas en práctica y cambiar aquello que no funciona. El objetivo es procurar que lleguen a la sociedad todos los beneficios de esa recuperación.

Por su parte, desde el Gobierno, la ministra de Empleo, Fátima Báñez, que fue quien compareció en último lugar tras la reunión, defendió la postura mantenida por el presidente del Ejecutivo relativa a la necesidad de mantener las reformas que han servido para sacar a España de la recesión. No obstante, admitió que si existen aspectos que puedan mejorarse, el Gobierno está dispuesto a abrir una mesa de diálogo constructivo donde cada uno tiene que presentar sus propuestas concretas. De hecho, en este sentido, reiteró que en aquellos aspectos donde exista acuerdo bipartito (patronal y sindicatos) el Ejecutivo respetará dichos consensos.

Báñez recordó que hoy era el día para establecer marcos para el diálogo y no para hacer propuestas concretas, ya que consideró que para eso se formalizarán los grupos de trabajo en los próximos días.

Sobre el salario mínimo interprofesional (SMI), la ministra de Empleo recordó que ha invitado a los agentes sociales a que la próxima semana presenten sus propuestas concretas para pactar la subida de dicha retribución. El Gobierno valorará sus planteamientos y teniendo en cuenta la evolución de los precios, la productividad y la coyuntura general de la economía planteará a su vez su propuesta. De esta forma, tratará de fijar una subida del SMI que no sea solo para 2017, sino para un ámbito temporal algo mayor, con el fin de "dotar de mayor seguridad jurídica a los trabajadores y las empresas".

Normas