Crisis económica

Rajoy prevé sanear las cuentas sin subir los “principales impuestos”

“Entre 2009 y 2013 perdimos el 10 % de la riqueza (nacional) y millones de empleos"

Rajoy
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante una rueda de prensa el pasado lunes, tras una reunión con el primer ministro portugués, Antonio Costa en el Palacio de La Moncloa. EFE

Ante un auditorio formado por empresarios y directivos, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy trasladó ayer un mensaje optimista. A pesar de que Bruselas exige nuevos ajustes para reducir el déficit público, el presidente del Gobierno aseguró que en esta legislatura no habrá incrementos de “los principales impuestos”. Sin especificarlo, se refería al IRPF y al IVA. Durante su intervención en el Congreso Nacional de la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD), Rajoy aseguró que la actividad económica permitirá mejorar la recaudación sin recurrir a subidas fiscales.

Aun así, Moncloa está evaluando medidas como una reducción de los beneficios fiscales en el impuesto sobre sociedades para elevar la tributación de las grandes empresas y también baraja incrementos en la fiscalidad medioambiental. España cerrará este año con un déficit público del 4,6% del PIB y debe reducir esta cifra hasta el 3,1% el próximo año. Bruselas estima que España deberá asumir un ajuste de unos 5.000 millones de euros.

El Gobierno, que se encuentra en plena negociación de los Presupuestos para el próximo año, confía en evitar los recortes severos gracias al crecimiento económico. Rajoy aseguró que prevé que la economía crezca en torno al 3,2% este año, por encima de las previsiones oficiales y de organismos internacionales. Para 2017, la Comisión Europea estima un avance del PIB del 2,3% y Rajoy también espera que la realidad supere las proyecciones. Todo indica que el programa de estabilidad que se incluirá en los Presupuestos del próximo año incorporará una tasa de crecimiento del 2,5%.

El presidente del Gobierno puso en valor que la economía española encadenará tres años consecutivos de crecimiento tras sufrir la peor crisis económica desde la Guerra Civil. Rajoy recordó que entre 2009 y 2013, España perdió el 10% de su riqueza nacional y estimó que el país recuperará en el primer semestre del próximo año el nivel de riqueza previo a la crisis.

Sin embargo, ello no impedirá que la situación del mercado laboral siga mostrando signos alarmantes y tasas de desempleo cercanas al 20% de la población activa. Rajoy defendió que el objetivo que se ha marcado es alcanzar los 20 millones de ocupados en 2020, lo que exige crear medio millón de empleos al año. Durante este legislatura, el Gobierno también deberá abordar reformas para garantizar al viabilidad del sistema de pensiones y abrirá la negociación para establecer un nuevo modelo de financiación autonómica.

Normas