II Jornada de pensiones Cinco Días

Las gestoras quieren llevar la pensión privada a todos los trabajadores

Los principales agentes del sector de las pensiones privadas debaten en el foro organizado por Cinco Días e Ibercaja sobre las reformas a adoptar para mejorar el sistema de previsión social complementaria.

El sistema público de pensiones entra en una fase crucial. Con la 'hucha' de las pensiones exhausta, y la factura de las pensiones públicas en constante crecimiento, los partidos políticos se disponen a abrir una ronda de negociaciones para definir un nuevo marco normativo que garantice la sostenibilidad.

Cinco Días e Ibercaja han reunido en la II Jornada de Planes de Pensiones en España a los principales agentes involucrados en la reforma del sistema. La presidenta de la patronal del seguro Unespa, Pilar González de Frutos, y el presidente de Inverco, Ángel Martínez Aldama, han reclamado una reforma del sistema público de pensiones para evitar las tensiones futuras y han optado por un sistema privado cuasi obligatorio similar al que ya funciona en Reino Unido o Irlanda. De esta forma, se podría hacer llegar las pensiones privadas a la mayoría de asalariados. La banca y las aseguradoras son quienes controlan el 95% de la distribución de fondos de pensiones en España.

La presidenta de Unespa ha expuesto que la esencia del reto de las pensiones reside en el crecimiento demográfico, unido a la mejora económica, que ha generado un mayor nivel de vida y, a su vez, ha permitido que las sociedades sean más longevas.

Para un futuro próximo augura que los países europeos experimentarán “mutaciones importantísimas” en sus pirámides demográficas y habrá sociedades que sufran más tensiones que otras, como la española.

“Estamos entre los países en los que se espera una mayor tensión por la vía de eso que se llama tasa de dependencia demográfica, esto es, la relación entre habitantes en edad de trabajar y los que están en la edad de que los que trabajan les paguen una pensión de reparto”, ha explicado. Por ello, ha instado a analizar cuáles pueden ser las dimensiones de ese incremento y los recursos con los que se puede afrontar.

De Frutos ha indicado que en el último cuarto de siglo el número de pensiones españolas ha pasado de ser el 22% de la suma de pensiones y afiliados al 33%. “Cada vez hay menos afiliados para cada pensión”, ha señalado, al tiempo que ha señalado un segundo problema: el lento proceso de convergencia entre salario y pensión.

Como solución a este segundo problema ha defendido solicitar a los representantes públicos que generen las condiciones necesarias para generar más empleo y más productivo. 

  • Poco ahorro para la jubilación

De Frutos también ha indicado que los españoles no tiene la costumbre de ahorrar para la jubilación, una idea que ha retomado Martínez Aldama, quien ha explicado que en España se tiende más a invertir en el sector inmobiliario como método de ahorro.

Sin embargo, desde que en 2008 estallara la crisis financiera, la riqueza de las familias, que estaba en siete veces el PIB, se ha reducido a cinco veces el producto interior bruto y gran parte de esa pérdida se ha debido a la caída de valor inmobiliario. Esto ha provocado que el ahorro financiero per cápita en España sea de los más bajos de Europa.

Aldama ha resaltado que el gasto público en pensiones en España se coloca actualmente en el 10% del PIB y ha calculado que en 2050 se gastará un 40% más.

En España ponemos los huevos en la misma cesta”, ha afirmado el presidente de Inverco, que aboga por diversificar las fuentes de ingresos para los futuros jubilados. En este sentido, ha apuntado que la experiencia europea muestra que hay que buscar un equilibrio entre el sistema público y un sistema de capitalización con mayor peso que el que tiene a día de hoy.

En este punto, ha puesto como ejemplo tres tipos de modelos: el obligatorio que defienden en Suecia, Suiza, Holanda y Dinamarca; el cuasi obligatorio de Reino Unido e Irlanda, y el voluntario, que se aplica en países como Alemania y Francia.

Como conclusión, Martínez Aldama ha destacado la necesidad de reclamar al Gobierno que comunicar a los trabajadores la estimación del importe futuro de pensión y la importancia de virar hacia un sistema de pensiones cuasi obligatorio, además de establecer un sistema de aportaciones de empresas y trabajadores con carácter obligatorio o mediante autoadhesión.

Antes de la intervención de los presidentes de Unespa e Inverco, la directora general de seguros y fondos de pensiones (DGSFP), Flavia Rodríguez-Ponga, ha hecho un balance de los cinco últimos años del sector y ha explicado los retos futuros, entre los que ha señalado la transposición de la directiva referente a los planes de pensiones de empleo, que se llevará a cabo antes de final de año.

El consejero delegado de Ibercaja Banco, Víctor Iglesías, ha explicado durante el acto de inauguración cuales deberían ser las tres claves de la reforma del sistema de pensiones:

  • Hay que "identificar todos los posibles modelos de reforma del sistema de pensiones, con sus ventajas e inconvenientes, para poder escoger la combinación idónea".
  • La reforma "requiere un amplio consenso político, por lo que hay que recuperar el espíritu del Pacto de Toledo".
  • Debe ponerse en marcha una "potente campaña de comunicación, para explicar con pedagogía las reformas adoptadas".

 La directora general de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP) -un organismo adscrito al Ministerio de Economía-, Flavia Rodríguez-Ponga, ha repasado las iniciativas adoptadas desde el Gobierno para potenciar los planes de pensiones.

"Hemos reducido las comisiones máximas de gestión y depósito, para adaptarlas al entorno de tipos bajo", ha recordado Rodríguez-Ponga. También se llevó a cabo una reforma para otorgar lliquidez a las pensiones privadas a los 10 años de la inversión "aunque aún tenemos pendientes el desarrollo reglamentario".

Además, la DGSFP también participó en el proyecto para enviar una carta con la estimación de de la pensión pública y privada a cobrar por parte de los mayores de 50 años. El proyecto se concluyó, aunuque nunca se llegó a ejecutar.

"Creo que hemos puesto la bases para que la previsión social complementaria crezca con fuerza", ha asegurado.

Normas
Entra en El País para participar