Reacciones tras la victoria de Trump
Evolución en Bolsa de la industria biofarmacéutica Ampliar foto

La industria farmacéutica celebra en los mercados la derrota de Clinton

Los inversores ven alejarse la amenaza de recorte de precios de los medicamentos a corto plazo

El alza se traslada a las ‘biofarmas’ españolas

La industria farmacéutica celebra en los mercados la victoria del republicano Donald Trump. Pero sobre todo, los inversores aplauden la derrota de la demócrata de Hillary Clinton, la candidata que prometió reducir los altos costes de los medicamentos en el país. A corto plazo, las compañías no prevén grandes decisiones en la agenda del republicano que puedan afectar al sector.

El mejor ejemplo de lo que Clinton creía un abuso de los laboratorios fue el caso de Mylan con su medicamento EpiPen contra los shocks anafilácticos. Este producto multiplicó por seis su precio en cinco años, hasta alcanzar los 600 dólares, lo que conllevó una reacción política en las últimas semanas para controlar un mercado farmacéutico muy desregularizado. De Trump, sin embargo, no se espera que tome este tipo de medidas. Eso ha provocado que las compañías en Bolsa se recuperen de una caída que comenzó el pasado año, cuando Clinton ya amenazó con controlar los precios de los costosos tratamientos innovadores. La demócrata quería tener mecanismos que supervisaran la transparencia en la decisiones sobre los precios.

Los inversores habían descontado desde entonces alrededor de un 30% del precios de las acciones de los laboratorios, sobre todo de biotecnología. En los dos últimos días, el Bloomberg World Pharmaceutical Index –índice que recoge la evolución de las mayores compañías del sector– se ha revalorizado un 5% y en el Bloomberg World Biotechnological Index la recuperación ha sido aún mayor, del 8,5%.

¿Rally prolongado?

Desde la gestora Pictet, con fondos especializados en salud y biotecnología, explican que el mercado también ha recibido positivamente el rechazo de la Proposición 61 en California, donde los electores han votado contra la propuesta de que el precio de los medicamentos fuera inferior al del mismo fármaco a nivel federal. Además, la conocida como Affordable Care Act –norma sobre sanidad asequible– probablemente no sea una prioridad ahora. “Las empresas del sector de la salud pueden vivir un rally prolongado”, señala Luca Paolini, estratega jefe de Pictet AM.

Son precisamente las biofarmacéuticas las que mayor recuperación obtienen, también debido a que eran las que más habían sufrido desde enero. Celgene recupera más de un 11% en los dos últimos días, Allergan en el entorno del 9%, Amgen por encima del 8% y Gilead alrededor del 7%. Respecto a las grandes farmas estadounidenses, Pfizer se recupera un 10%, en el caso de MSD un 8%, Bristol-Myers Squibb más de un 7% y Lilly otro 7%. Entre las europeas, Roche, Sanofi y Novartis suben por encima del 4%.

“La victoria de Trump debería ser positiva para el sector sanitario. Las farmacéuticas han sufrido fuertes presiones, debido a la amenaza de que una clara victoria demócrata posibilitara la aprobación de leyes que permitieran al Gobierno interferir y fijar los precios de los medicamentos, y ahora, después de que este riesgo ha desaparecido, deberían recuperarse”, señala Matt Siddle, gestor de fondos de renta variable de Fidelity. “Los valores de este sector han cedido un terreno considerable y sigo apostando claramente por ellos frente a los negocios de menos calidad en áreas con rasgos similares a los bonos, como los servicios públicos y las telecomunicaciones”, añade.

“Las compañías del sector salud habrían estado en peor situación con Clinton, que meses anteriores advirtió, causando gran revuelo, sobre el precio de los medicamentos”, explica Victoria Torres, responsable de análisis de Selfbank. “Nuestra Grifols podría ser una de las beneficiadas en este caso, si tenemos en cuenta que obtiene en EE UU más de un 60% de sus ingresos”, añade.

Desde Citi también se percibe una evolución a corto plazo en la recuperación del sector farmacéutico en Bolsa, “debido a la percepción de una postura más moderada republicana hacia medidas legislativas sobre los precios de los medicamentos”.

El alza se traslada a las ‘biofarmas’ españolas

La victoria de Donald Trump también tiene relación directa en las cotizadas españolas del sector biofarmacéutico, ya que todas han recuperado posiciones en Bolsa en las dos últimas sesiones. Los motivos son los mismos que en el caso de las compañías globales: se aleja la amenaza de recortes en los precios de los medicamentos propuestos por la demócrata Hillary Clinton.

“Si hubiera ganado Clinton habría más dudas sobre cómo afectaría la agenda demócrata en la industria en Estados Unidos, que es el principal mercado del mundo”, explica Carlos Buesa, presidente de la biotecnológica cotizada Oryzon Genomics. “Sin embargo, del programa republicano no se espera un especial escrutinio respecto a los precios de los medicamentos”, aclara.

La catalana Oryzon, que planea el debut en el Nasdaq para el próximo año, apunta que las medidas de Trump se perciben por los inversores como más amigables con la industria. “Los bancos de inversión ya están viendo que los grandes fondos institucionales pueden volver a invertir en las biofarmacéuticas, lo que beneficia a empresas como la nuestra que están planeado salidas a Bolsa y con ampliaciones de capital”, reconoce.

Entre las farmacéuticas españolas, Grifols se ha revalorizado más de un 4% desde el martes, Oryzon otro 4%, Rovi más de un 8%, PharmaMar alrededor de un 6% y Almirall un 7%.

Desde Citi, se explica que el futuro presidente Trump también quiere tumbar la reforma sanitaria de su antecesor Barack Obama, conocida como Obamacare, que además que reducirá los mecanismos del control de precios de los medicamentos, rechaza la vía de aprobación de los llamados biosimilares (fármacos biológicos que entran en el mercado cuando los originales pierden sus derechos de patente).

La revocación del Obamacare puede también dejar sin póliza a numerosos ciudadanos, reduciendo el mercado y con otras consecuencias en el futuro del sector y en el de las aseguradoras. A largo plazo, Citi destaca que los republicanos “tomarán medidas para controlar la inflación de costes del sector”.

Normas
Entra en EL PAÍS