Investidura

Los diputados díscolos del PSOE se amparan en la Constitución

El grupo de disputados asegura que les asiste el artículo 67.2 de la Constitución

PSOE
El diputado del PSOE Odón Elorza. EFE

Los seis diputados socialistas -Susana Sumelzo, Odón Elorza, Rocío de Frutos, Luz Martínez Seijo, Pere Joan Pons y Sofía Hernanz- y las dos independientes -Margarita Robles y Zaida Cantera-, del grupo parlamentario socialista que ignoraron la decisión del Comité Federal y votaron en contra de la investidura de Mariano Rajoy, han respondido al comité de disciplina del partido que votaron "en conciencia" ya que se trata de un "derecho innegable" que tenían en virtud de su reglamento interno y que les asiste la Constitución española. Los ocho díscolos han enviado este lunes la misma carta con seis puntos al presidente del órgano, Luis Carlos Sauquillo, que fue el encargado de enviarles la comunicación por la cual se les abría expediente sancionador.

El grupo de diputados considera que la votación era excepcional y que el grupo parlamentario tendría que haber permitido la libertad de voto por razones de conciencia que contempla el reglamento. Asimismo, aseguran que les asiste el artículo 67.2 de la Constitución"Los miembros de las Cortes Generales no estarán ligados por mandato imperativo", dice literalmente la carta magna.

En el escrito, los diputados defienden que no han causado "ningún daño al PSOE" con su decisión, "ni un ataque a su programa y valores", y dejan clara su voluntad de "continuar trabajando en el seno del grupo parlamentario socialista, en las responsabilidades y comisiones" que se les hayan asignado.

Normas