Industria farmacéutica

Los laboratorios prescinden de más de 10.000 visitadores desde 2011

Actualmente quedan alrededor de 7.500 de estos profesionales en atención primaria

Las empresas de ‘outsourcing’ asumen parte del empleo comercial

Los laboratorios prescinden de más de 10.000 visitadores desde 2011

El papel del tradicional visitador médico sigue perdiendo peso en la industria farmacéutica. Debido a los recortes en la factura de medicamentos que impactaron en los laboratorios, el número de estos trabajadores se ha reducido drásticamente. Desde 2011 la cifra se ha reducido en más de 10.000 empleos, desde los 17.600 censados en atención primaria hasta los 7.500, según cifras de Comisiones Obreras.

Al modelo comercial tradicional de los laboratorios le afectaron los tres decretos consecutivos de los Gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero, el primero en mayo de 2010, y de Mariano Rajoy. La reducción de precios hizo que el mercado farmacéutico se redujera y las empresas afrontaron despidos fundamentalmente entre la red de visitadores. Además, los médicos pasaron de recetar los nombres de los fármacos a prescribir principios activos, por lo que el papel de este profesional se hizo menos necesario para las compañías.

“Durante los años 2011 y 2015, tres dañinos decretos y una avalancha de fusiones entre empresas del sector impactaron seriamente en el empleo de los visitadores médicos”, señala Daniel Martínez, secretario del sector químico de CC OO de Industria. “Un colectivo que combina como ningún otro la alta cualificación con la transparencia y el respeto al paciente. Sin duda, son un canal de comunicación perfecto entre el laboratorio y el médico que no se debería perder”, añade.

Los despidos han afectado a casi el 60% de los visitadores de la atención primaria, aunque en el caso de los destinados en hospitales se ha mantenido un número en el entorno de los 3.000 y 3.500 empleados, según Óscar Rilo, presidente de la Confederación Española de Asociaciones de Profesionales de Visitadores Médicos (Ceatimef).

El responsable de Ceatimef explica que fundamentalmente ha afectado a las plantillas de las empresas innovadoras y no tanto a las de genéricos. De hecho, la obligación para el facultativo de prescribir por principio activo ha dañado a la red de ventas, ya que la decisión final ha pasado del médico al farmacéutico. Además, la preferencia de genéricos frente a marcas en la dispensación ha beneficiado a la cuota de mercado de estas últimas compañías.

El último gran proceso de ajuste de la red comercial ha sido la de la farmacéutica británica AstraZeneca, que ha afectado a un centenar de estos profesionales. “Hay laboratorios que siguen despidiendo visitadores, amparándose en Expedientes de Regulación de Empleo aún abiertos”, reconoce Rilo.

El presidente de Ceatimef apunta a que los laboratorios, además, están apostando por subcontratar su fuerza comercial en empresas externas. “Las compañías de outsourcing sí están creando empleo”, añade. Esta asociación calcula que más de 1.000 visitadores ya trabajan para este tipo de firmas, aunque las condiciones salariales suelen ser peores que en las tradicionales redes de los laboratorios.

Entre estas empresas de externacionalización destacan, entre otras, la estadounidense Quintiles IMS (una reciente fusión de IMS Health y Quintiles) y la irlandesa Ashfield Healthcare, que han creado grandes redes comerciales para dar servicio a los laboratorios.

Un mercado menguante de fármacos

En mayo de 2010 se alcanzó el máximo del gasto farmacéutico público en recetas del Sistema Nacional de Salud, al llegar a los 12.721 millones, sin contar el desembolso en hospitales. Desde entonces, los sucesivos recortes en esta partida hicieron que este mercado cayese hasta el entorno de los 9.000 millones de euros en 2013. Desde entonces ha vuelto a crecer, pero moderadamente.

Ese ajuste tuvo un efecto inmediato en las plantillas de los laboratorios en España. Las redes comerciales para la atención primaria se redujeron, mientras las compañías nacionales y con planta de producción comenzaron a mirar al exterior. “El periodo más duro fue el de los años 2011 y 2012, aunque el goteo ha sido constante y, a día de hoy, se siguen produciendo despidos”, recuerdan desde CC OO. Grandes laboratorios como Merck, Sanofi, MSD, Novartis, AstraZeneca o Pfizer han realizado importantes ajustes de plantilla. También en el caso de empresas españolas como Esteve y Almirall. El último Expediente de Regulación de Empleo (ERE) importante ha sido de este año, con un centenar de salidas en el laboratorio AstraZeneca.

“La reducción de las redes de visitadores de los laboratorios es un hecho que ha sucedido en toda Europa”, reconoce Óscar Rilo, presidente de Ceatimef. Las compañías han venido justificando los despidos porque esta fuerza comercial estaba sobredimensionada. Esto no ha ocurrido en el caso de los hospitales, donde el negocio no ha dejado de crecer por un aumento de los precios de los nuevos medicamentos y la introducción de terapias innovadoras. Además, este profesional también se ha especializado en la visita a la farmacia, donde ahora se toman más decisiones sobre la dispensación de fármacos.

Normas