Debate de investidura

Rajoy ofrece pactos en pensiones, educación y financiación regional

"Tengo asumido que cada día tendremos que construir una mayoría para la gobernabilidad", señala

Reclama responsabilidad a la oposición para evitar que la legislatura derive en un bloqueo institucional constante

Investidura
El presidente del Gobierno en funciones y líder del PP, Mariano Rajoy, durante su discurso de investidura. EFE

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ofreció ayer en su discurso de investidura iniciar una legislatura para alcanzar grandes pactos en la reforma de las pensiones, del sistema educativo y del modelo de financiación autonómica. Sabedor de que saldrá reelegido, pero que no cuenta con mayoría, Rajoy aseguró que tiene “asumido que deberá buscar una mayoría para la gobernabilidad cada día”. También reclamó responsabilidad a la oposición para que la legislatura no se convierta en un bloqueo continuo.

Sin rastro de la crispación que reflejaba el discurso de investidura del pasado agosto, Mariano Rajoy subió ayer al estrado con la tranquilidad de saber que el próximo sábado por la tarde será reelegido. El presidente del Gobierno en funciones hizo un discurso breve de unos 50 minutos en el que sin citarlo expresamente agradeció el cambio de postura del PSOE, que hoy votará no a la investidura de Rajoy y el sábado –con algunas deserciones– se abstendrá.

El jefe del Ejecutivo ofreció al Congreso, y particularmente a PSOE y Ciudadanos, diálogo para abordar las “grandes reformas” que necesita España. Se comprometió a convocar de forma inmediata el Pacto de Toledo para abordar la reforma del sistema de pensiones. La Seguridad Social cerrará este año con un déficit cercano a los 19.000 millones de euros, el equivalente al 1,7% del PIB. Rajoy señaló que el progresivo envejecimiento de la población exige que los políticos adoptan medidas para garantizar que los trabajadores tendrán derecho a cobrar una pensión cuando lleguen a la edad de jubilación. Rajoy repitió que la idea que la mejor medida social es crear empleo para ampliar el número de cotizantes. Aseguró que este año se crearán 500.000 empleos y que el objetivo es alcanzar los 20 millones de personas ocupadas en 2020.

Si bien el Gobierno aprobó una reforma educativa durante la anterior legislatura, Rajoy también ofreció un pacto educativo. La resolución que aprobó el Comité Federal del PSOEel pasado domingo incluía la directriz de abstenerse en la segunda votación, pero también contemplaba objetivos para la legislatura como la derogación de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE).

Entre las prioridades de la legislatura, Rajoy también incluyó una reforma del sistema de financiación autonómica, una tarea que quedó pendiente en la etapa anterior. De hecho, el modelo debería haberse reformado ya, sin embargo, la crisis económica y la ausencia de recursos llevaron al Ministerio de Hacienda a posponer la reforma. Ahora, el presidente del Gobierno anunció que si es reelegido convocará la conferencia de presidentes para evaluar el modelo actual y modificarlo. Rajoy se limitó a señalar que el nuevo sistema debería ser estable y suficiente. Aun así, cuando abordó el “desafío secesionista” en Cataluña, mostró su disposición a “buscar fórmulas que acomoden mejor la necesaria solidaridad interterritorial”. El presidente del Gobierno abrió la mano a una mejora de la financiación de Cataluña, aunque también fue tajante al señalar que cualquier medida en este sentido pasa necesariamente por el abandono de la hoja de ruta soberanista.

El pacto de investidura que el Partido Popular y Ciudadanos firmaron en verano sigue vigente para Mariano Rajoy, cuyo objetivo es avanzar en las 150 medidas que incluyó ese documento. El acuerdo contempla, por ejemplo, una rebaja del IVA cultural, una reforma del impuesto sobre sociedades para elevar la tributación de las grandes empresas o la promesa de reducir dos puntos el IRPF cuando se hubiera alcanzado el objetivo de reducir el déficit público por debajo del 3% del PIB, algo que España prevé que suceda en 2018. En el ámbito laboral, PP y Ciudadanos acordaron reducir a tres las modalidades de contrato y fijar un complemento salarial garantizado que cobrarían los trabajadores con nóminas bajas.

Rajoy repitió durante el discurso que es consciente de que no cuenta con mayoría absoluta. Aun así, recordó que los partidos de la oposición también tienen la responsabilidad de facilitar que la investidura avance y no derive en un bloqueo constante. Si bien el presidente del Gobierno no logró su objetivo de gran coalición, ni un acuerdo de legislatura con suficientes apoyos, reclamó que exista como mínimo un “compromiso de gobernabilidad”. Como contrapartida, Rajoy aseguró que escuchará todas las propuestas e ideas que plantee la oposición. “Tengo asumido que cada día tendremos que construir una mayoría para la gobernabilidad”.

La secretaria general adjunta del PSOE en el Congreso, Isabel Rodríguez, criticó el triunfalismo y la autocomplacencia de Rajoy, un candidato al que estarían votando no “eternamente”. Y justificó por el “bien del país” la abstención. El portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Juan Carlos Girauta, presumió de haber impuesto al futuro Ejecutivo “su hoja de ruta” con las 150 reformas en referencia al pacto de investidura firmado con el PP.

Normas