Fiscalidad

España perdería 6.000 millones de euros con el impuesto europeo de sociedades

La armonización europea de la base imponible del impuesto de sociedades supondría para España una pérdida de recaudación de unos 6.000 millones de euros, según el estudio de impacto de la Comisión Europea.

Mariano Rajoy.
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy. EFE

La armonización europea de la base imponible del impuesto de sociedades supondría para España una pérdida de recaudación de unos 6.000 millones de euros, según el estudio de impacto de la Comisión Europea. España sería el tercer país más afectado, sólo por detrás de Luxemburgo y Reino Unido.

La Comisión Europea aprobó ayer dos proyectos de directiva sobre fiscalizad de las empresas. Uno de ellos, para armonizar el cálculo de la base imponible y el otro para obligar a las grandes compañías transfronterizas a consolidar sus cuentas y saldar su factura fiscal con una sola Hacienda.

El estudio sobre el impacto de esas directivas muestra que la recaudación del impuesto de sociedades, en relación con las grandes empresas, caería en el conjunto de la UE en una cifra equivalente al 0,27% del PIB comunitario.

El mayor impacto se sentiría en Luxemburgo, con una caída equivalente al 1% de su PIB. Y Reino Unido, que probablemente no pertenezca a la UE cuando entre en vigor la directiva a principios de la próxima década, sufriría una pérdida del 0,88% del PIB.

En España la caída de la recaudación ascendería al 0,61% del PIB, es decir, más de 6.000 millones de euros. Un agujero descomunal teniendo en cuenta que la última reforma del impuesto (con un aumento de la retención) aspira a elevar la recaudación en unos 8.000 millones de euros.

El estudio de impacto advierte que estos cálculos deben ser tomados con mucha precaución, dada la diversidad de los impuestos de sociedades actuales y la complejidad de la propuesta de armonización. Y la CE recuerda que, en todo caso, cada país sería libre de ajustar los tipos de imposición para evitar posibles pérdidas.

Pero los datos de merma de la recaudación contrastan con el espíritu de unas propuestas que aspiran, precisamente, a frenar la erosión fiscal del impuesto de sociedades.

Bruselas asegura que esta base imponible común y consolidada eliminará las posibilidades de elusión fiscal en el mercado europeo, que permiten a las empresas reducir drásticamente su factura fiscal trasvasando beneficios o pérdidas hacia los países donde obtengan un trato más favorable. La CE señala que las normas, pensadas para evitar la doble imposición, ha terminado permitiendo la doble exención y, en caso extremos, incluso el doble reembolso por parte de las haciendas públicas.

 

Normas
Entra en El País para participar