Gestión

Los viajes de negocios viven una segunda juventud

Muy ligados a las exportaciones, estos trayectos crecerán un 4% en 2016

Los viajes de negocios viven una segunda juventud
Thinkstock

Los viajes de empresa pueden considerarse como un buen termómetro del funcionamiento de la economía. Cuanto más movimiento hay, mayor es la generación de negocio, y viceversa. Los desplazamientos al extranjero están también íntimamente ligados a la tasa de exportaciones, que en los últimos años, ante la debilidad del mercado interno, no ha hecho más que mejorar. El hecho de que el número de viajes corporativos vaya a aumentar este año debe tomarse, entonces, como una buena noticia. Según estimaciones de Gebta España, la patronal de agencias de viajes de negocios, 2016 cerrará con un crecimiento de entre el 4% y el 5%.

En cuanto al desembolso de los traslados, desde Gebta advierten de la dificultad de sacar cifras promedio. Algunos viajes consisten solo en coger un AVE Madrid-Barcelona, mientras que otros incluyen estancias hoteleras o alquiler de helicóptero por las dificultades de acceso. En cualquier caso, el mercado movió 14.000 millones de euros en 2015, según apuntan desde la patronal. Esa cifra incluye también los traslados que no se gestionan a través de agencias de viaje, cuya cifra de negocio se sitúa en torno a los 5.000 millones.

El dato de crecimiento del número de viajes viene aumentando ininterrumpidamente desde 2012 a un ritmo de entre el 3% y el 5%. Influyó en esta tendencia el hecho de que los viajes en el mercado interno empezaran a despegar en 2013. La facturación, sin embargo, se mantiene en valores similares. “Eso lo achacamos, principalmente, a que las empresas del sector hemos hecho bien las cosas y ofrecemos unos precios cada vez más competitivos”, explicó ayer Marcel Forns, director general de Gebta, durante la presentación del I Estudio de Gestión y seguridad en viajes de empresa en España.

Forns añade también que, pese a que se suele tener la idea de que los viajes de negocios atañen solo a altos ejecutivos que se desplazan a los distritos financieros de las capitales europeas para cerrar acuerdos, la realidad es más tozuda que eso. “Las tornas han cambiado en los últimos años. Precisamente gracias al aumento de la exportación, abundan los traslados de mandos intermedios o bajos, de perfiles más técnicos”, matizó. Eso también ha influido a mantener el desembolso medio por viaje y explica que, aunque el número de trayectos crezca, la facturación se mantenga.

La asociación empresarial cita un estudio de la Universidad de Oxford para dar una idea de la importancia de los viajes corporativos. Así, por cada dólar invertido en viajes de trabajo, el incremento medio del volumen de negocio de las compañías se situaría en 12,50 dólares y su beneficio en 3,80.

  • ¿Son seguros los viajes?

La inmensa mayoría de viajes de negocios transcurren sin incidente alguno. Pero, en caso de percance, el viajero no tardará en darse cuenta si quien le ha pagado el itinerario le había dedicado tiempo o no a prever posibles contingencias. El estudio presentado ayer por Gebta concluye que el 55% de las 104 compañías que analizó, entre las que se cuentan empresas de tamaño pequeño, mediano y grande, deberían contar con una política de seguridad para los viajes corporativos, cuya primera causa de mortalidad son los accidentes de tráfico. La contratación se seguros y la información al viajero de los teléfonos de emergencia, aseguran, son claves.

Normas