Medioambiente

Casi 200 países sellan un acuerdo para reducir gases de efecto invernadero

Es la "mayor contribución del mundo" a los acuerdos de la cumbre climática de París.

Kigali / Washington
El secretario de Estado de EE UU, John Kerry, durante el encuentro en Ruanda, ayer.
El secretario de Estado de EE UU, John Kerry, durante el encuentro en Ruanda, ayer.

Cerca de 200 países llegaron hoy a un acuerdo para la eliminación progresiva de los de hidrofluorocarbonos (HFC), gases que se encuentran en aires acondicionados, aparatos de refrigeración, espumas y aerosoles y que tienen un fuerte impacto sobre el calentamiento global.

El acuerdo, adoptado en Kigali tras una semana de conversaciones y una reunión que se prolongó durante toda la noche, modifica el Protocolo de Montreal, firmado en 1987 para preservar la capa de ozono y podría evitar un calentamiento de 0,5 grados durante este siglo.

“No es frecuente tener la oportunidad de lograr una reducción de medio grados mediante la adopción de un solo acuerdo global”, reconoció el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, tras la adopción de la enmienda que modifica el protocolo.

Según el Programa de Naciones Unidas para el Medioambiente (PNUMA), esta enmienda es “la mayor contribución del mundo” a los acuerdos de la cumbre climática de París del pasado año. “En 2015 en París se prometió mantener el mundo a salvo de los peores efectos del cambio climático. Hoy en día estamos cumpliendo esa promesa”, dijo el director ejecutivo del PNUMA, Erik Solheim.

El presidente de EEUU, Barack Obama, celebró hoy el “ambicioso” nuevo acuerdo, que incluye a las dos grandes economías del mundo, China y Estados Unidos. “Durante muchos años, EE UU trabajó sin descanso para encontrar una solución global que permitiera eliminar gradualmente la producción y consumo de hidrofluorocarbonos”, que “pueden ser entre cientos y miles de veces más potentes que el dióxido de carbono”, aseguró Obama. “Hoy, en Kigali, casi 200 países han adoptado una solución ambiciosa y de gran alcance para esta inminente crisis”, agregó.

Según el acuerdo, bautizado como “Enmienda de Kigali”, los países desarrollados comenzarán a disminuir gradualmente el uso de los HFC en 2019, mientras que los que están en vías de desarrollo congelarán sus niveles de consumo entre 2024 y 2028.

El acuerdo contempla excepciones para los países con altas temperaturas ambientales, para que su ritmo de eliminación sea más lento, aunque se espera que a finales de la década de 2040 todos los firmantes del Protocolo de Montreal no consuman más del 20 % de sus actuales niveles.

Obama destacó que el plan “proporciona financiación a países que la necesitan, para que la nueva tecnología de aires acondicionados y refrigeración pueda estar disponible para sus ciudadanos”, a través de un fondo de financiación para la reducción de los HFC cuyo coste se estima en miles de millones de euros.

El uso de los gases HFC fue implementado para evitar otros gases que dañaban la capa de ozono y ahora se busca sustituirlos también debido a que tienen un fuerte impacto en el calentamiento global del planeta.

Los HFC son unos de los gases más dañinos y que más contribuyen al efecto invernadero.

Durante los últimos años ha crecido significativa su emisión debido a la creciente demanda de refrigeración, especialmente en los países en desarrollo con una clase media en rápida expansión y climas cálidos.

 

Normas