Financiación ilegal

Correa acusa a OHL y ACS de pagar comisiones por adjudicaciones

El cabecilla de la 'trama Gürtel', Francisco Correa, cambió este viernes la versión del jueves sobre los motivos por los que dejó de trabajar con el PP.

Francisco Correa, el líder de la red Gürtel, declaró el viernes en la sede de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares que “grandes constructoras” pagaban comisiones para obtener adjudicaciones de obra pública en “diversos ministerios” durante la etapa de José María Aznar al frente del Gobierno. La pieza que se juzga se centra en la primera época de la trama de corrupción, entre los años 1999 y 2005. Correa señaló directamente a tres empresas de construcción, OHL, ACS y Dragados, como implicadas en la trama de corrupción. Esto motivó una respuesta inmediata por parte de las compañías, que anunciaron la presentación de querellas criminales contra el principal implicado en el caso Gürtel.

En el segundo día de su declaración y ante las preguntas de la fiscal anticorrupción Concepción Sabadell, Correa aseguró, durante más de tres horas de declaración, que el extesorero del PP Luis Bárcenas hacía gestiones en para amañar contratos de obra pública. La persona que se ocupaba de recoger el dinero de las compañías era Plácido Vázquez, según Correa. El jueves afirmó que las mordidas conseguidas iban del 2% al 3% del importe de los contratos públicos, que se repartía con Bárcenas. El capo de la trama Gürtel apuntó como ejemplos a los Ministerios de Fomento y Medio Ambiente, entonces dirigidos por Francisco Álvarez Cascos y Jaume Matas, respectivamente.

Con la declaración todavía caliente, ACS salió a calificar de “sorprendentes” las declaraciones de Correa. El grupo que preside Florentino Pérez emitió un comunicado en el que avanza que ha dado instrucciones al despacho Rodríguez Mourullo para que, “con carácter inmediato”, interponga una querella criminal contra Correa.

“Hasta estas sorprendentes declaraciones del señor Correa nadie, ya sea verbalmente o por escrito, ha comprometido el nombre de ACS, o sociedades de su grupo, en relación con el caso Gürtel”, señaló ACS en una nota que fue preparada y supervisada por la alta dirección. Dragados funcionaba como una empresa diferenciada hasta su integración en el grupo ACS en diciembre de 2003.

Desde el conglomerado se aseveró que las afirmaciones del líder de la trama de corrupción que toca de lleno a las estructuras del PP, principalmente en Madrid y Valencia, “son notoriamente falsas” pues “ni ACS ni Dragados han pagado al señor Correa o a cualquiera otra persona para que se hicieran adjudicaciones a su favor ya sea en el Ministerio de Fomento o en el de Medio Ambiente o en cualquier otro”. El mayor grupo español de construcción instó al investigado a que aporte pruebas sobre sus afirmaciones: “La dirección de ACS sería la primera interesada en saber quién, cómo, cuándo y a quién se han hecho los pagos que dice el señor Correa”.

ACS no fue el único grupo en responder a las acusaciones. También la constructora OHL, controlada por Juan Miguel Villar Mir, se querellará contra Correa por sus declaraciones, en las que compromete a la compañía en el caso Gürtel al considerar que ha calumniado al grupo. “OHL anuncia que se querellará contra el señor Correa por calumnias, ya que OHL no ha pagado comisiones ilegales ni ha tenido relación alguna con el señor Correa”, afirmó la empresa en un comunicado hecho público el viernes. El caso fue encargado al abogado Carlos Domínguez, abogado del Estado en excedencia y socio del despacho Bussiness & Law.

Por otro lado, Correa quiso matizar sus declaraciones en la sesión del jueves sobre el momento concreto en el que dejó de trabajar con el PP, cuando situó como determinante el ascenso de Mariano Rajoy en 2004 al liderazgo de los conservadores. “Creo que ayer me equivoqué”, aseguró Correa: “No dejamos de trabajar con el PP porque entró Rajoy y se marchó Aznar”. Según Correa, esta finalización de los servicios fue motivada por la contratación de Antonio Cámara, a petición del yerno de Aznar, Alejandro Agag. “Fiché a Antonio Cámara y él tenía problemas graves con Rajoy y personas del PP. Fue por la incorporación de Cámara. El jueves le di la explicación de Mariano Rajoy y fue equivocada”, se justificó.

La declaración de Correa está prevista que continúe el lunes, por tercer día, cuando el líder de la red de corrupción responderá a las preguntas de su abogado, Juan Carlos Navarro, así como, según señaló el acusado, a las cuestiones que realice el letrado del PSOE de Valencia.

  •  Niega cobros de Álvarez Cascos

Francisco Correa ha negado haber pagado una comisión al exvicepresidente del Gobierno Francisco Álvarez Cascos por los beneficios de una campaña electoral del PP que se repartió con varios políticos, entre ellos el extesorero Luis Bárcenas.

Al mostrarle la fiscal los apuntes contables con las iniciales de las personas que se repartieron esos beneficios, Correa ha asegurado que las correspondientes a “PAC” (que en ese documento recibieron en torno a 50.000 euros) no se refieren a “Paco Cascos” y que podía tratarse de él mismo, “Paco Correa”.

Después, al mostrarle la fiscal que había también las iniciales “PC” que ayer dijo que era como él se nominaba en esos apuntes, ha rectificado y ha dicho que a lo mejor era una “gratificación” para el número 2 de Gürtel, Pablo Crespo.

Las declaraciones de Correa chocan con un informe de la Policía Nacional de 2014 que identifica a Cascos, ex secretario general del PP, con las siglas “PAC” y “P.A.C” que aparecen en documentos de la Gürtel.

La UDEF se basaba para ello en los papeles del extesorero del PP Luis Bárcenas con la contabilidad B del PP, donde también se le identifica con ese acrónimo, y apuntalaba sus sospechas en que Correa manifestó en una grabación que llevó “importantes cantidades de dinero” a Bárcenas procedentes de adjudicaciones de Fomento cuando este Ministerio estaba a su mando.

La Policía mantiene que “PAC” es una persona de gran relevancia, “por cuanto es el mayor perceptor en la distribución de los fondos” en las operaciones de la trama y recibía también dinero de “los beneficios generados por las campañas electorales del Partido Popular” realizadas por la organización de Correa en 2003 y 2004.

  • Identifica a Luis Bárcenas

A los que sí ha reconocido sin dudar como beneficiados por comisiones por esa campaña, ha sido a “LB” como Bárcenas, a “JS” como el exalcalde Jesús Sepúlveda, a “JM” como el exdiputado Jesús Merino, y “GG” como el exconcejal Gerardo Galeote y sobre las iniciales “LM” ha precisado que no creía que se tratase del acusado Luis de Miguel, arquitecto financierdo de la trama.

Ha explicado que para sacar adelante esa campaña electoral creó en 2000 con fondos de su caja B la sociedad Spinaker “para dar servicios exclusivamente de índole publicitario” para lo que se unió con un creativo “de los más importantes de este país” que “tenía ilusión” de hacer una campaña publicitaria política, “sobre todo la de un presidente”, y después se asoció a la empresa de publicidad MaCann.

Correa ha dicho que este dinero se correspondió a un reparto de la publicidad de una campaña electoral del PP que se adjudicó a su empresa Rialgreen en unión con McCann.

“Lo repartimos con personas que trabajaban en el PP”, ha dicho el cabecilla de la trama, y luego ha detallado que decidió “repartir y compartir el beneficio con estos señores” porque le “apoyaron” en la campaña.

“Siempre fui muy generoso”, ha dicho, a lo que ha añadido que él tenía “una gran amistad” con estas personas

  •  Tres coches al marido de Ana Mato

Correa ha elevado a tres el número de coches que regaló al ex marido de Ana Mato, Jesús Sepúlveda, y ha concretado que primero fue un Range Rover de segunda mano, luego un Jaguar y por último le dio dinero en efectivo para la compra de otro Range Rover.

 Ha explicado que el primer Range Rover, que le costó medio millón de pesetas, era “para andar por la playa”, después le compró un Jaguar y a cambio le dio un BMW gris y ya, cuando fue alcalde de Pozuelo, le dio efectivo para pagar el “renting” de otro Range Rover.

Correa también ha relatado que los viajes que pagó a Sepúlveda los sufragó con los beneficios que obtenía de las campañas electorales que éste le conseguía porque “era un gran cliente” y “tenía grandes beneficios con las campañas”.

“Era una cuenta muy rentable para mi empresa”, ha subrayado Correa al precisar que los viajes que le regaló a Sepúlveda se los hizo cuando aún no era alcalde de Pozuelo sino secretario electoral del partido.

La fiscal le ha indicado entonces que existe también una entrada de un viaje a Sepúlveda de diciembre de 2004, cuando este ya era alcalde, y Correa lo ha explicado como “una inercia” para después precisar que ningún caso los viajes se los regalaba para conseguir trabajos en Pozuelo.

Ha señalado que Sepúlveda era el que le encargaba los viajes y él se los organizaba a través de su agencia y “luego los regularizaba” o bien con dinero de la caja B de Gürtel o “si tenía beneficio mío de la campaña y nos cuadraba, lo hacía así”.

En cuanto a las fiestas de cumpleaños y comuniones que pagó a la familia de Sepúlveda ha dicho: “se lo regalábamos porque el coste es mínimo”.

Con Sepúlveda cortó relaciones, ha dicho, cuando le encargó a otra empresa una campaña electoral, lo que le pareció una falta de “rigor” y “ética” después de que se había gastado unos 120.000 euros para financiar la campaña electoral de 2003 que le aupó a la alcaldía. “Corté la relación con él, punto pelota”.

 

 

 

 

 

 

.

Normas