Divisas

¿Llegará la igualdad entre la libra y el euro? Los expertos la ven más cerca

Las últimas caídas de la libra esterlina han hecho saltar todas las alarmas en el mercado. Los analistas empiezan a cambiar sus apuestas y consideran que la volatilidad seguirá reinando.

Evolución de la libra esterlina desde el 'brexit' Ampliar foto

Volatilidad y tendencia bajista son los dos comportamientos que viene registrando la libra esterlina desde que el pasado 23 de junio los ciudadanos británicos decidieran votar a favor del brexit. Desde entonces, aunque la divisa ha intentado dar ciertas señales de fortaleza, el euro y el dólar han acabado jugando en su contra, frenando cualquier síntoma de recuperación.

El último tropiezo de la libra esterlina se produjo en la madrugada del pasado viernes, cuando la moneda británica vivió lo que los expertos denominan “un auténtico flash crash”. En ese momento, la divisa del país cedió más de un 6% en apenas dos minutos.

Pese a que la libra continuaba su tendencia bajista desde el “sí” al referéndum británico, eran pocos los expertos que se planteaban la posibilidad de que la moneda de Reino Unido llegara a igualarse con el euro. Sin embargo, desde la espectacular caída del pasado viernes, que acabó recuperándose minutos después, se han desatado las alarmas en el mercado.

“Es cuestión de tiempo, pero es evidente que la libra se encamina hacia la paridad con el euro”, apunta Ramón Morell, director de EXT Capital. El experto asegura que, aunque existen muchos factores que influirán en el comportamiento de la divisa, como pueden ser los tipos de interés en EEUU, cree que si solo dependiera de la libra, la paridad estaría más que asegurada. “La paridad puede llegar este año, en tres meses, o incluso el año que viene…eso es más complicado de prever porque hay muchos factores en juego”, aclara.

Y es que desde que se produjera el brexit, la divisa británica se deja en torno al 15% respecto a la moneda única. Además, son varias las casas de análisis que empiezan a poner la paridad como objetivo del tipo de cambio entre ambas monedas. “Ajustamos nuestra previsión a tres meses a neutral hasta los 0,89 euros por cada libra y nos adherimos a una perspectiva bajista a largo plazo, hasta los 0,94 euros, asumiendo que en un año las salidas de dinero extranjero relacionadas con el brexit serán quienes controlarán los movimientos de la libra”, explica David Alexander Meier, economista de Julius Baer.

Por ello, la volatilidad seguirá imponiéndose en la cotización de la moneda británica. “Esperamos que la depreciación continúe en saldo neto pero que la divisa presente elevada volatilidad”, apuntan desde Bankinter. Y es que, ayer, la volatilidad implícita de la libra a un año se situó en los 10,98 puntos básicos, muy cerca de los 11,52 puntos a los que se situó el día después del brexit.
“El nivel actual de la libra pone en precio casi el peor escenario imaginable de un brexit duro”, apunta Enrique Díaz-Alvarez, director de Riesgos de Ebury. El experto cree que esta situación debería hacer que los líderes empresariales y académicos presionaran al gobierno conservador para que suavizara su postura, ya que una posible paridad entre la libra y el euro sería “insostenible”.

No obstante, todavía queda por ver cómo se comportará el Banco de Inglaterra (BoE) este jueves y cuáles serán los próximos movimientos de la Reserva Federal, que podrían influir en la cotización de la divisa británica. “El Banco de Inglaterra tiene poco margen porque antes de tomar cualquier decisión debe ponerse de acuerdo con la Fed, con el BCE o el Banco de China”, explica Morell, de EXTCapital. El experto aclara: “no es sencillo, no es fácil. Por eso, no se ve que vaya a ver una actuación contundente por parte del BoE este jueves”.

Eso sí, de llevar a cabo nuevas medidas, el director de riesgos de Ebury comenta que cualquier noticia positiva en esta dirección “podría causar una fuerte subida de la libra, dado el consenso bajista que existe en los mercados.”

Aun así, por el momento, la mejor opción que barajan los expertos es contar con una política de cobertura de riesgo de tipo de cambio que resulte apropiada para el contexto actual, ya que no se descartan que se produzcan nuevos giros dramáticos en la cotización de la libra esterlina.

Normas