Previsiones

¿Dónde estarán los tipos de interés en 2018?

El mercado asiste al reto de la divergencia de las políticas de los bancos centrales ante el las diferentes velocidades que han tomado las economías a uno y otro lado del Atlántico

Evolución y estimación de los tipos de interés elaborada por el departamento de análisis de Bankinter.
Evolución y estimación de los tipos de interés elaborada por el departamento de análisis de Bankinter.

Mientras la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos se prepara para subir los tipos de interés, probablemente en diciembre, el Banco Central Europeo (BCE) mantendrá los tipos más bajos de la historia durante mucho tiempo. Es el sentir general del mercado, que asiste al reto de la divergencia de las políticas de los bancos centrales ante el las diferentes velocidades que han tomado las economías a uno y otro lado del Atlántico. Y las previsiones actualizadas de los analistas confirman que la normalización monetaria tardará en llegar a la eurozona.

Según estima el departamento de análisis de Bankinter, los tipos de interés de la zona euro todavía seguirán en el cero en 2018, al tiempo que en EE UU habrán subido ya a una horquilla de entre el 0,75% y el 1%. Otras fuentes del sector financiero van más allá y pronostican que el precio del dinero en la región del euro permanecerá en el 0% incluso hasta 2020, una situación dañina para las rentabilidades de la banca.

De acuerdo con el cuadro elaborado por Bankinter, en Estados Unidos los tipos de interés terminarán este año en el 0,5%-0,75%, después de que el banco central presidido por Janet Yellen ejecutara en diciembre del año pasado la primera subida en casi una década, de un cuarto de punto, situándolos entre el 0,25% y el 0,50%. Ahora, las probabilidades de otro alza de tipos en diciembre son del 61%, según el consenso de Bloomberg, dado el sólido comportamiento que muestra la economía estadounidense. Ya en 2017, los tipos aumentarán al 0,75%-1% en el que aguantarán también en 2018, prevén los expertos de la entidad.

Pero la situación económica en Europa, donde algunos indicadores (como los recientes PMI’s de servicios) aún se muestran débiles y la inflación es muy baja, llevará al BCE a alargar su política expansiva. “La determinación del BCE para alcanzar su objetivo es firme. Mantener la estabilidad financiera es clave para incentivar la inversión y evitar el deterioro de las perspectivas de inflación”, señala Bankinter.

Compras de activos

Estos días el mercado se muestra nervioso (y muy sensible) ante las informaciones de Bloomberg sobre una posible reducción de las compras de activos antes de la finalización del programa Quantitative Easing (QE) en marzo de 2017. Actualmente, el importe de las compras mensuales de activos del BCE es de 80.000 millones de euros, y varios analistas sostienen que así continuará. De hecho, el BCE enfatiza en las actas de su última reunión que va a mantener el grado de expansión monetaria para que suba la inflación.

“El BCE y el resto de bancos centrales tendrán en un momento dado que comenzar a retirar sus estímulos monetarios pero, de momento, creemos que la máxima autoridad monetaria europea está lejos de haber logrado los objetivos que persigue con sus políticas, tanto en lo que concierne a la inflación como al crecimiento económico”, aseguran en Link Securities, donde además apuestan por que el BCE extienda su programa de compra más allá de marzo.

Los expertos de UniCredit consideran que no se dan las condiciones para que el BCE reduzca la expansión monetaria, por lo que es demasiado pronto para comenzar con esa discusión. Prevén, en declaraciones a Efe, que el BCE prolongará el programa de compra de deuda pública y privada más allá de marzo de 2017. “Sería muy sorprendente ver algo en las actas que valide los temores actuales de retirada de estímulos”, según UniCredit.

Normas