Recetas económicas

Joseph E. Stiglitz: “Europa está ante un precipicio y corre riesgo de caer”

El Nobel de Economía defiende en Madrid una reforma de la eurozona para superar la incertidumbre económica

 El Nobel de Economía Joseph E. Stiglitz antes de la presentación de su último libro "Cómo la moneda común amenaza el futuro de Europa".
El Nobel de Economía Joseph E. Stiglitz antes de la presentación de su último libro "Cómo la moneda común amenaza el futuro de Europa". EFE

Reformar la eurozona o abandonar el euro. Ese es el dilema que afronta la UE, según el premio Nobel de Economía Joseph E. Stiglitz, que defendió ayer en Madrid ir hacia “más Europa” para afrontar la incertidumbre económica. Eurobonos, un sistema común de pensiones públicas, una seguridad social comunitaria y un fondo único de garantía de depósitos fueron algunas de las medidas que el profesor de Economía cree que se deben tomar próximamente para evitar una ruptura. “Tiene que haber solidaridad entre países y solidaridad política”, afirmó con rotundidad.

Stiglitz alertó de la llegada de una nueva crisis económica, tras una década de estancamiento. “Europa está ante un precipicio y corre riesgo de caer”, aseguró el catedrático de la Universidad de Columbia: “El euro no estaba preparado para un shock”. El economista considera que la UE debe estar en una buena situación económica para afrontar las otras crisis a las que se enfrenta, como la de los refugiados o el conflicto entre Ucrania y Rusia.

Debido a ello, Stiglitz considera que no se debe esperar para hacer las reformas necesarias, si no se quiere caer de nuevo en una recesión. “Es importante que se haga rápido, porque el daño que crea esa debilidad económica va a ser difícil de recuperar”, imploró.

En caso de que los países e instituciones europeas no lleven a cabo las reformas de la eurozona, mediante la cesión de competencias a la UE, Stiglitz solo ve posible la disolución de la misma. “Habrá que terminar con el euro para salvar el proyecto europeo”, señaló.

El Nobel de Economía destacó que el empobrecimiento generalizado de los ciudadanos está provocando la actual situación política en todo el planeta: “Se ha visto con el brexit y puede llegar a verse en las elecciones de noviembre de Estados Unidos... Cuando la gente sufre vota cosas que no nos gustan, y esto es un problema”. En la mayor parte de los países europeos han florecido en los últimos años movimientos populistas, como Le Pen en Francia, la AfD en Alemania, UKIP en Reino Unido…

La receta de Stiglitz para los problemas de la zona euro no puede ser más opuesta a la planteada por la UE, la de la austeridad a ultranza defendida por Alemania. “Ha sido uno de los grandes enemigos de la recuperación”, indicó el economista, que citó la solución de Estados Unidos y de Reino Unido tras la II Guerra Mundial. En definitiva, promueve un nuevo keynesianismo: que los estados tomen las riendas de la inversión para resucitar unas economías zombis.

“Los dos candidatos a la presidencia de Estados Unidos, incluso el republicano Donald Trump [partido que defiende siempre postulados conservadores], defienden potentes programas de inversión pública en infraestructuras”, sentenció. “En Europa, existe demasiado fetichismo respecto al cumplimiento de supuestos dogmas económicos, como que el déficit público no puede superar el 3% del PIB o que la deuda no puede situarse por encima del 60%”, añadió.

“Una eventual reestructuración de la deuda es una lección para los acreedores, que deben saber a quién prestan”, señaló. “No es el fin del mundo, pero debe hacerse bien y rápidamente. Por ejemplo, la zona euro debió haber reestructurado la deuda griega en 2010, pero esperó a 2012 para no dañar a los bancos alemanes y ni siquiera entonces la hizo de forma eficaz”, según el autor de El Euro, cómo la moneda común amenaza el futuro de Europa.

El veredicto del controvertido economista, que reconoció haberse reunido con Podemos en Estados Unidos, es que “el BCE ha preferido salvar a los bancos y a los banqueros en lugar de los ciudadanos”.

Normas