Operación corporativa

Unicaja apura hasta marzo de 2017 para salir a Bolsa sin ampliar capital

Unicaja podrá apurar hasta marzo de 2017 para cumplir el objetivo pactado con Bruselas de cotizar en Bolsa, sorteando así las actuales dificultades que plantea el mercado para una colocación

Braulio Medel, expresidente de Unicaja Banco, y presidente actual de Fundación Bancaria Unicaja, dueña del 86,7% de la entidad financiera.
Braulio Medel, expresidente de Unicaja Banco, y presidente actual de Fundación Bancaria Unicaja, dueña del 86,7% de la entidad financiera.

Unicaja podrá apurar hasta marzo de 2017 para cumplir el objetivo pactado con Bruselas de cotizar en Bolsa, sorteando así las actuales dificultades que plantea el mercado para una colocación. La fórmula que sopesa es la más asequible de todas, el listing, que supone renunciar a ampliar capital y a una rápida devolución de las ayudas de EspañaDuero.

Unicaja mantiene su compromiso de salir a Bolsa para dar liquidez a los propietarios del 13,3% de su capital, el que está en manos de antiguos dueños de bonos de deuda subordinada de Banco Ceiss que Unicaja canjeó por acciones hace dos años a los fondos y el pasado mes de junio a los particulares.

Pero el salto al parqué se viene demorando desde que en octubre de 2015 la entidad comunicara el inicio de los preparativos, con el fichaje de Rotschild, sin que las actuales condiciones políticas ni de mercado allanen ni mucho menos el terreno. El pliego de condiciones firmado con la UE para la absorción de la entidad castellanoleonesa establecía que el debut debía realizarse antes del 31 de diciembre de este año, pero la entidad andaluza aclaró posteriormente que el plazo vencería dos años después del canje de bonos de la hoy denominada EspañaDuero por acciones y deuda convertible y también perpetua de Unicaja.

“El día marcado en rojo es el 28 de marzo de 2017, y hasta esa fecha no tendríamos que pedir ningún aplazamiento”, señalan fuentes conocedoras de la operación. En el sindicato inicial de entidades colocadoras están Morgan Stanley, UBS, Citi, Credit Suisse y BBVA.

58.700

millones de balance tenía Unicaja Banco a cierre del pasado junio. Su margen de intereses quedó en 299,4 millones de euros, un 14,9% menos que en los seis primeros meses de 2015.

138,1

millones de euros de beneficio obtuvo Unicaja Banco en el primer semestre del ejercicio.

Fuentes próximas a la entidad reconocen que el escenario actual no es en absoluto propicio para una salida a Bolsa. El mercado está penalizando con fuerza la magra rentabilidad de los bancos europeos y españoles, agravada por el entorno de tipos cero, y que está llevando a entidades como Liberbank o Popular a cotizar con descuentos en el entorno del 70% respecto a su valor en libros.

Ante las dificultades del mercado, la opción más factible para la salida a Bolsa de Unicaja es el listing, fórmula por la que sencillamente se colocan las acciones en el parqué para darles liquidez, sin lanzar acciones nuevas con las que captar capital. Desde Unicaja señalan que a día de hoy no hay nada decidido ni en términos de cómo se realizará la salida a Bolsa ni en fechas, si bien fuentes financieras apuntan al listing como la vía más recomendable.

Unicaja respondería de este modo al compromiso de dar liquidez a sus títulos, liberando así a los alrededor de 15.000 pequeños accionistas atrapados tras el canje de bonos de EspañaDuero, y eliminando el coste que supondría un incumplimiento de lo pactado con Bruselas. De otro modo, la entidad se arriesga a una penalización, previsiblemente en forma de nuevos ajustes.

La fórmula del listing, con ser la más asequible, supone no ampliar capital y cierra por tanto la puerta a una rápida devolución al FROB de los 604 millones de euros inyectados a Ceiss en forma de bonos contingentes convertibles (cocos), para lo que tiene de plazo hasta enero de 2018. Además, el FROB inyectó 525 millones en EspañaDuero en 2010.

La opción, si no obtiene una bula, es salir a Bolsa con un perfil muy bajo, como hizo Liberbank en mayo de 2013, para después, en cuanto se den las circunstancias, realizar una ampliación de capital con el objetivo de devolver las ayudas. El valor en libros de la entidad ronda los 2.700 millones de euros.

La misión es lograr que se aplace la operación

La hoja de ruta la reestructuración bancaria se firmó entre España y la Unión Europea en julio de 2012. El acuerdo implicaba la inyección de hasta 100.000 millones de euros a través de un préstamo en el sistema financiero nacional. Finalmente, fueron alrededor de 40.000 millones de euros.

Fuentes financieras no descartan que, en un momento, dado Unicaja pueda solicitar a Bruselas un aplazamiento de su debut en Bolsa, si bien este no es el mejor escenario para el Gobierno, que busca cumplir con el compromiso.

Sin embargo, fuentes conocedoras de la eventual operación de Unicaja Banco afirman que los bancos colocadores están desaconsejando denodadamente que no salga a Bolsa hasta que la situación no está más clara. “Los accionistas, la entidad y el propio Ejecutivo saldrían mal parados”, señalan.

El problema es que la mayor parte de los bancos europeos, y todos los españoles salvo Bankinter, cotizan muy por debajo de su valor contable. El descuento de Santander es del 35%;el de BBVA, del 37%; el de CaixaBank, del 47%;el de Bankia, del 36%;el de Sabadell, del 51%;el de Popular, del 70%;y el de Liberbank, del 74%. Es cierto que la rentabilidad sobre fondos propios (ROE) de Unicaja Banco se situó a cierre de junio en el 9,6%, cuando el año pasado de media la banca española obtuvo un 5,6%, según datos del Banco de España.

Normas
Entra en El País para participar