Cuentas públicas

El déficit del Estado se dispara y ya alcanza el 2,8% del PIB

La mala evolución de la recaudación y el sistema de financiación autonómico explican el mal dato

Las comunidades mejoran su situación y cerraron agosto en equilibrio, un hecho inédito en los últimos años

déficit público

El déficit de la Administración central empeora a pasos agigantados. Hasta agosto, el Estado registró un desvío de 31.091 milones, un 2,79% del PIB. Los números rojos en los primeros ocho meses superan el desfase registrado durante todo el año anterior. El mal dato se explica por la caída de la recaudación y por el cierre del sistema de financiación autonómico, que supuso una transferencia de 7.666 millones de las arcas estatales a las comunidades autónomas.

En cualquier caso, la estadística de ejecución presupuestaria publicada hoy por Hacienda muestra que la situación evoluciona mucho peor de lo previsto por el Gobierno. El objetivo de déficit que España incluyó en el Programa de Estabilidad -antes de que Bruselas flexibilizara las condiciones- contemplaba que la administración central cerraría este año con un desfase del 1,8% del PIB, un nivel que se superará ampliamente.

La recaudación se encuentra por debajo de lo estimado. El impuesto sobre la renta, el principal tributo directo, aportó a las arcas públicas 49.958 millones, un 1,8% menos que el ejercicio anterior. La rebaja fiscal explica la disminución. Aun así, el Gobierno presupuestó un aumento de la recaudación por IRPF. Aunque el caso más sangrante se encuentra en el impuesto sobre sociedades, donde la previsión era que los ingresos aumentarían un 20% y, hasta agosto, la recaudación cayó un 31,8%. El impuesto que grava los beneficios empresarias aportó solo 5.303 millones, 2.500 millones menos que en el mismo período del año anterior. Precisamente para evitar esta sangría, el Gobierno en funciones de Mariano Rajoy ha propuesto restablecer un pago mínimo fraccionado en el impuesto sobre sociedades.

El IVA, el principal impuesto sobre el consumo, sigue arrojando cifras positivas. Recaudó 44.306 millones, un 5,2% más y cerrará el año con un récord de recaudación. Los impuestos especiales que gravan el tabaco, el alcohol o la gasolina también aumentaron su recaudación en un 3,5%.

El Ministerio de Hacienda también ha publicado hoy los datos consolidados de la Administración central, las comunidades autónomas y la Seguridad Social hasta julio. Registraron un déficit agregado del 3,27% del PIB frente al 3,14% registrado un año antes. El departamento de Cristóbal Montoro ha destacado especialmente las buenas cifras de las comunidades autónomas que cerraron julio con un desfase del 0,07% del PIB, un registro muy bueno. Además, siete comunidades autónomas lograron superávit en los primeros ocho meses del año. Son Andalucía, Asturias, Baleares, Canarias, Galicia, La Rioja y País Vasco. Se trata de un hecho insólito.

El buen resultado autonómico se explica sobre todo por el cobro en julio de la liquidación definitiva del sistema de financiación autonómico de 2014. En ese ejercicio, la recaudación superó las estimaciones y, por ello, las comunidades han recibido un saldo positivo de 7.666 millones este año.

Aun así, en conjunto, España no tiene posibilidades de cumplir el objetivo de estabilidad que se impuso el Gobierno del 3,6% del PIB. Por ello, la suavización del límite de déficit planteado por Bruselas supuso un alivio para Hacienda. La Comisión Europea fijó el límite en el 4,6% del PIB, un porcentaje que la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) considera asumible. Aunque para ello, el Gobierno debería aprobar el incremento de los pagos fraccionados en sociedades.

Normas