Breakingviews

¿Un ‘brexit’ rápido o uno largo e incierto?

A las finanzas londinenses les preocupa que la ruptura de Reino Unido con la UE sea clara e inminente, algo que afectaría a la City pero que permitiría a los bancos planear su mudanza.

Paraguas con la bandera de Reino Unido frente al Big Ben de Londres.
Paraguas con la bandera de Reino Unido frente al Big Ben de Londres.

Los profesionales británicos de las finanzas se están poniendo nerviosos por la posibilidad de que se produzca un brexit tajante. Y con razón: la posibilidad de que Reino Unido rompa de forma clara con la Unión Europea podría afectar a la forma en que la City y Europa hacen negocios. Sin embargo, para los banqueros que tratan de calcular qué hacer, podría ser preferible una ruptura rápida a lo que en realidad podría suceder.

Si Reino Unido saliera ahora de la UE, sin intentar mantener el cumplimiento de las normas reguladoras de la UE en el marco del llamado régimen de pasaporte, los bancos extranjeros con sede allí sabrían al menos qué hacer. Los bancos estadounidenses que actualmente tienen sucursales en el bloque, instalados a través de una filial con sede en Londres, ya no podrían realizar ciertos tipos de negocios con sus colegas europeos y como consecuencia se mudarían en masa a Frankfurt, París, o una base similar de la UE.

Pero es y seguirá siendo difícil averiguar cuál es en realidad la posición de negociación de Reino Unido. La clave está en la primera ministra, Theresa May –que se ha comprometido a no hacer “comentarios constantes” sobre las negociaciones–.

Un Reino Unido fuera del grupo podría ser aceptado por sus homólogos europeos como miembro de un régimen denominado “equivalente”, con una regulación tan robusta como la de la UE. Una Unión recién plantada por los británicos también podría decir que Reino Unido no es equivale en absoluto. Teniendo en cuenta las implicaciones políticas, es difícil determinar cuál prevalecerá.

Incluso si la UE colabora, es probable que no baste con los dos años asignados en el artículo 50 sobre el proceso de salida de Reino Unido, para obtener la equivalencia. Esto crea el peligro de una brecha temporal mayor. Así que lo único que pueden hacer las entidades es gastar mucho dinero para prepararse para el peor de los casos, teniendo en cuenta que eso podría no llegar a suceder.

Normas