Sector financiero

CaixaBank vende el 9,9% de su capital que tenía en autocartera para comprar BPI

La entidad ha decidido llevar a cabo una colocación acelerada para financiar la compra de BPI

Dos inversores institucionales han cubierto 380 millones de euros, de los más de 1.300 millones obtenidos

El precio de venta ha sido de 2,26 euros por acción, con un descuento del 3,67% respecto al cierre en Bolsa del jueves

CaixaBank Ampliar foto

CaixaBank vendió ayer los 585 millones de acciones que mantenía en autocartera, el equivalente al 9,9% de su capital, para asegurar que mantendrá un capital superior al 11% una vez que ejecute la opa sobre el banco luso BPI que acaba de quedar desbloqueada. El paquete, que recibió una amplia demanda, se colocó con un descuento el 3,67%, a 2,26 euros por acción, por unos 1.300 millones de euros.

La cotización de CaixaBank quedó suspendida ayer a las 17.15 cuando comunicó a la CNMV que iniciaba la colocación acelerada entre inversores cualificados. La operación quedó cerrada en apenas unas horas con un descuento del 3,67%, 2,26 euros por acción, según confirmó la entidad a última hora de la noche. En total, la operación asciende a 1.322 millones. La CNMV ha levantado la suspensión sobre el valor.

La entidad catalana comunicó que “dos inversores institucionales con vocación de permanencia” han adquirido 380 millones de euros en títulos, cerca del 2,7% del capital. El resto quedó repartida entre una amplia demanda que, según fuentes conocedoras de la operación, superó con mucho el volumen ofertado. JP Morgan y Morgan Stanley fueron los bancos que ejercieron como colocadores.

CaixaBank contaba en autocartera con el 9,97% de su capital. Un porcentaje alto que se justifica por la venta del 17,24% de The Bank of East Asia (BEA) y del 9,01% de Inbursa a Criteria, por el que recibió 642 millones y el 9,9% de acciones propias. CaixaBank aprovechó la facultad que le otorgó la última junta general de accionistas –del 28 de abril– al permitirle no amortizar las acciones propias si se apreciaban circunstancias sobrevenidas que lo aconsejasen. Definición que se ha ajustado como un guante a la operación corporativa que acaba de encarrilar CaixaBank en Portugal.

“La colocación tiene como finalidad reforzar el ratio de capital regulatorio de CaixaBank a la vista de la oferta pública de adquisición de acciones (opa) de Banco BPI”, detalló CaixaBank. De hecho, el movimiento se produjo apenas un día después de que el banco luso desbloqueara la opa que había lanzado sobre él la entidad catalana. En concreto, la asamblea de la entidad portuguesa votó el miércoles a favor de eliminar los límites a los derechos de voto, condición que CaixaBank había impuesto para seguir adelante con la segunda oferta de adquisición pública hecha sobre Banco Portugués de Inversión.

La opa, lanzada el pasado abril a 1,113 euros por acción, quedó finalmente configurada como obligatoria con un incremento en el precio hasta los 1,134 euros por título dado que el montante estaba sujeto a una ponderación media de la acción de BPI. La oscilación equivale a un encarecimiento de unos 20 millones hasta alcanzar los 900 millones de desembolso si la aceptación es total y CaixaBank se hace con el 100% de BPI frente al 45,16% que posee ahora. Alcanzar la mayoría llegando solo al 51%, apenas le costaría unos 90 millones.

Con la venta de títulos de autocartera, CaixaBank aspira a mantener su capital regulatorio en la horquilla, marcada en su plan estratégico, de entre el 11% y el 12% incluso en el caso de que el 54,8% de BPI acepte su oferta.

Objetivo: mantener el capital sobre el 11%

CaixaBank posee actualmente el 45,16% de Banco Portugués de Inversión (BPI) pero esta participación podría elevarse hasta el 100% en las próximas semanas en función del grado de aceptación de la oferta pública de adquisición que el miércoles tomó carácter obligatorio. A cierre del primer semestre del año, CaixaBank contaba con un ratio de capital principal common equity Tier 1 (CET1) del 12,3%, o del 11,5% si se tienen en cuenta las reglas de Basilea IIIexigibles a partir de 2019 pero que el mercado ya valora, el llamado capital fully loaded.

Partiendo de este punto, la entidad calcula que si la aceptación de la opa es total y CaixaBank pasa a poseer el 100% de las acciones de BPI, su ratio de capital principal caería al 11,7% y al 10,9% en el rango fully loaded, por debajo del 11% que se ha marcado como mínimo. Sin embargo, la entidad estima que tras la colocación del 9,9% de capital de autocartera generará capital suficiente para que incluso haciéndose con el 100% de BPI su capital se mantenga por encima de esa cifra. A modo de ejemplo, y tomando a título orientativo el precio de cierre de la acción del miércoles (2,422 euros) el capital principal quedaría en el 14,5% en términos actuales o en el 13,7% bajo criterios Basilea III. Si la opa le da el 70%de BPI, el capital fully loaded solo caería al 11,2% y, con el 51%, sería del 14,2%.

Normas