Consumo

Las rebajas y los descuentos en la moda, en tela de juicio

El 61% de las compañías cree que la actual política de promociones puede ser negativa

rebajas
Thinkstock

Después unos meses negros, el negocio español de la moda vislumbra una etapa de mayor estabilidad. Tras el crecimiento continuo de sus ventas en los dos últimos años, las empresas españolas del sector continúan mejorando sus cifras tras dar por superada la crisis, pero con un punto menos de optimismo que en los años anteriores: el crecimiento sigue, pero con un salto menos acusado que en los últimos años de inflexión en el mercado español. Así se desprende de la sexta edición del Barómetro vente-privee.com-Modaes.es de Empresas de Moda en España, un estudio elaborado a partir de los testimonios de una muestra de cerca de 300 empresas españolas de moda.

El 61% de las organizaciones afirma que en 2015 su facturación mejoró en relación al ejercicio precedente, mientras que sólo el 9% señala que su desempeño retrocedió. Pese a ser datos netamente positivos, los resultados suponen un ligero empeoramiento respecto al año precedente, cuando la salida de la crisis y la recuperación del consumo en el mercado nacional hizo que el 70% de las compañías declarara una mejora de su desempeño. De hecho, este año se duplica, hasta el 25%, la tasa de empresas que suscriben que la recuperación del sector aún no ha tomado forma, una visión ligeramente más escéptica que en 2015. Aun así, más del 80% de las empresas prevé que su desempeño empresarial mejorará en el presente ejercicio.

En cuanto a la política de descuentos y promociones, el 63% de las compañías afirma estar de acuerdo en que este tipo de iniciativas son útiles para elevar las ventas. Es un debate abierto desde la liberalización de las rebajas, que ha servido de válvula de escape a las empresas en plena crisis económica. Porque, a pesar de que la mayoría de las empresas está a favor de esta herramienta como incentivo a las compras, se percibe un descenso en esta percepción con respecto a años anteriores: el 68% en 2014 y 67% en 2015.

A pesar de que la política de promociones ya no se percibe como una medida de impacto inútil en las ventas de las compañías, el 61% considera que la actual política agresiva de descuentos a lo largo de todo el año será negativa a largo plazo para el sector. Es una tendencia que se afianza con los años, dado que en 2015 el porcentaje de empresas que defendían el impacto negativo de la guerra de precios alcanzaba el 52%, mientras que el año anterior la proporción era del 40%.

Durante los últimos años, la corriente ha sido la de tener ofertas, algo que se mantendrá durante 2016, y tan solo un 4% cree que las promociones se dejarán de utilizar en el corto plazo. En 2015, el porcentaje era del 8%.

Es algo que las marcas seguirán sosteniendo para elevar las ventas, consolidándose, por ejemplo, el fenómeno del black friday, que este año será el próximo 25 de noviembre, fecha en la que, siguiendo la tradición estadounidense, se inaugura la temporada de compras navideñas con destacadas rebajas. “Las empresas creen que los descuentos son negativos pero serán claves para seguir creciendo”, afirmó Albert Serrano, director general de vente-privee.com y Privalia. Las cifras ponen de manifiesto que aunque las promociones no resulten una medida eficaz para impulsar la facturación en una empresa, sí han adquirido gran relevancia a la hora de atraer clientes.

La recuperación en el sector también se dejó notar en el número de contrataciones. En 2015, el 58% de las empresas del sector aumentó su plantilla respecto al año anterior y, durante este ejercicio, cinco de cada diez compañías confirma su intención de seguir incrementando su número de trabajadores. Por otro lado, también crece del 40% al 48% la cifra de grupos que ha reforzado o planea reforzar su cúpula directiva, con la intención de potenciar sus áreas de expansión (26%), producto (20%) y ecommerce (17%), mayoritariamente.

La apuesta por la internacionalización no cede terreno en el negocio de la moda. Tal y como revela el informe, el 40% de la facturación de las empresas del negocio de la moda se originó en los mercados extranjeros en 2015 y, para este año, más del 70% de los grupos consultados prevé un aumento de sus ventas internacionales.

La mayoría de compañías vuelve a señalar a Estados Unidos, Francia, y México como sus mercados preferidos. Por otro lado, el 63% de los operadores da prioridad a extender su negocio en mercados maduros, y la mayoría también opta por establecer alianzas con socios locales para dar inicio a sus operaciones en el país. Según el informe, si bien el 82% de las empresas ya ha optado por introducir en su estrategia empresarial la integración de su red de tiendas físicas con su canal online, hasta el 96% de estos operadores considera que esta adaptación no ha finalizado.

El 56% de los grupos empresariales del sector dice que le confiere una importancia alta a los criterios de sostenibilidad en su cadena de aprovisionamiento. Además, la mayoría, el 94%, cree que esta importancia crecerá a largo plazo. Así, por ejemplo, señaló Serrano, China pierde peso en cuanto a ventas pero también en los proyectos de futuro del sector de moda, sobre todo en cuanto a la producción, ya que las empresas buscan cada vez más la proximidad.

Normas