Mercado inmobiliario

Casanova ficha a JLL para buscar grupo hotelero al Edificio España

El nuevo dueño espera comenzar la reforma en enero

Plaza España
Edificio España de Madrid.

Baraka, sociedad del empresario Trinitario Casanova, ha dado un mandato a JLL para la búsqueda de un operador que gestione el futuro hotel del Edificio España, confirman fuentes del sector. La consultora, que ha rehusado hacer comentarios, es la misma que se encargó de la venta del inmueble por parte de Wanda.

JLL estaría tanteando a los operadores hoteleros con un contrato en alquiler con un importe anual que fuentes del mercado califican de “muy alto”. Otras fuentes apuntan además que el régimen alquiler resulta más interesante para los operadores nacionales que los internacionales, que buscan establecimientos en gestión. Por el momento, cadenas españolas como Meliá o NH han reconocido que están estudiando el contrato.

El grupo Baraka tiene la intención de comenzar con las obras de rehabilitación del Edificio España en enero, según explicó ayer la directora general de Control de la Edificación, Ana Perpiñá, en la comisión de Desarrollo Urbano Sostenible del Ayuntamiento de Madrid. Perpiñá aseguró que la intención de Baraka es ejercer la opción de compra en octubre y reformar el inmueble manteniendo la fachada.

Casanova, evita así el conflicto por el que el grupo chino Dalian Wanda puso a la venta el rascacielos construido en 1953, ya que deseaba demoler el edificio para reconstruirlo después. Pero se encontró con el rechazo de la Comisión Local de Patrimonio, ya que las fachadas están protegidas. La inmobiliaria española tiene una carta de intenciones para adquirir el inmueble por 270 millones. De hecho, el empresario murciano busca recursos para la remodelación, por valor de 200 millones, como adelantó CincoDías, por lo que el acompañamiento en la operación de un operador hotelero podría abrir la puerta a la financiación.

Perpiñá explicó que el futuro propietario pretende destinar las dos primeras plantas a uso comercial, para la que ya ha presentado una consulta urbanística. El resto tendrá uso hotelero. También detalló que el proyecto “renuncia a la ejecución de obras de reestructuración total, con demolición de la edificio actual y apeo de las fachadas protegidas” y que pretende “recuperar como uso principal el terciario-hospedaje, acompañado de terciario- recreativo”.

En cuanto a los aparcamientos, el futuro propietario solicita la exención parcial de la dotación de plazas de aparcamiento dado que las obras serán de rehabilitación y no de reestructuración general.

Las críticas han llegado de la mano del popular José Luis Martínez Almeida, que ha lanzado que construir el hotel para luego “revenderlo más caro” a otro operador es todo un ejemplo de “pelotazo urbanístico” y más siendo el presidente de Baraka, Trinitario Casanovas, “uno de los emblemas del boom inmobiliario en Murcia”, alguien que ha conseguido que Ahora Madrid “cambie sus principios”. Almeida ha criticado que el Gobierno de Ahora Madrid “no es de fiar” porque el pasado noviembre la alcaldesa, Manuela Carmena, aseguraba que Wanda “no se iba”. Por ello ha aconsejado al Gobierno municipal “más prudencia” en sus declaraciones.

Normas