Telecos

La CE permitirá el recargo del roaming salvo para turistas y expatriados

Bruselas sustituye el límite de 90 días por un criterio de residencia

El vicepresidente para el mercado único digital de la Comisión Europea, Andrus Ansip.
El vicepresidente para el mercado único digital de la Comisión Europea, Andrus Ansip. EFE

La Comisión Europea se ha visto obligada a revisar su propuesta sobre la itinerancia internacional (roaming) en telefonía móvil, en la que había fijado un límite para la gratuidad de 30 días consecutivos o 90 alternos por cada año natural. El límite temporal de la gratuidad provocó airadas protestas de los consumidores, a los que Bruselas había prometido la desaparición definitiva del roaming internacional en junio de 2017.

La nueva propuesta, que será sometida a consulta antes de aprobarse definitivamente en diciembre, permitirá a las compañías telefónicas mantener el cobro (0,04 euros por minuto, 0,01 por sms y 0,085/mega) cuando consideren que algún cliente utiliza en exceso el teléfono fuera de su país.

La gratuidad será total por un plazo sin concretar para los clientes que residan en el país donde se ha adquirido la tarjeta SIM del móvil y se desplacen al extranjero de vacaciones o de manera ocasional. La supresión del roaming también beneficiará a las personas que pasen largos períodos fuera del país donde compraron la tarjeta siempre que puedan demostrar “un estrecho vínculo” con ese Estado.

El primer criterio territorial supone la supresión del roaming para los turistas. Y el segundo, según la Comisión Europea, favorecerá a los trabajadores transfronterizos (que viven en un país y trabajan en otro), a los expatriados (que trabajan en un país pero regresan a menudo a su país de origen) o a los estudiantes con becas Erasmus (que pasan casi todo el curso escolar fuera de su país de residencia).

En el resto de los casos, las compañías podrán aplicar los recargos del roaming si detectan que el tráfico de voz y datos en el país de origen de la tarjeta SIM es escaso o si la tarjeta se utiliza casi exclusivamente en el extranjero.

La Oficina Europea de Organizaciones de Consumidores (BEUC, en sus siglas en francés) señaló que “es una muy buena noticia que la CE haya renunciado al límite temporal [de 90 días para beneficiarse del roaming gratuito]”.

Desde BEUC, sin embargo, se apunta que “es vital que las nuevas medidas no aboquen a un control sistemático por parte de las operadoras”.

La propuesta no concreta todavía los parámetros para restablecer los recargos. Pero Bruselas calcula que los europeos sólo pasan de media 12 días al año en el extranjero (dentro de la UE) y que el 99% de los turistas o viajeros no están más de 90 días al año fuera de su país de origen. Si se superan esos límites, el roaming puede reaparecer.

La gratuidad total “provocaría el colapso”

La Comisión Europea lleva años luchando por la libre circulación de bienes y servicios pero considera que en el caso de la telefonía móvil deben mantenerse las demarcaciones nacionales porque la supresión total y definitiva llevaría “al colapso del sistema”, según aseguró el vicepresidente de la CE, Andrus Ansip.

Bruselas teme que los consumidores puedan buscar las mejores tarifas en cualquier punto de la UE y desequilibren el modelo de negocio de los operadores. En el pasado, la CE fomentaba que los consumidores aprovechasen las facilidades del mercado único. Y en 1998 llegó a multar a Volkswagen con 105 millones por intentar impedir que ciudadanos alemanes y austriacos aprovechasen las ofertas de la compañía en Italia. El Tribunal de la UE confirmó la sanción, rebajada a 90 millones de euros. En telefonía, Bruselas cambia de estrategia y permitirá a las operadoras blindarse ante la posibilidad de que los clientes busquen ofertas en otro país.

Normas