Entrevista al presidente de Comess Group

Manuel Robledo: “Lizarrán desembarcará en EE UU y Brasil”

El presidente del grupo Comess, Manuel Robledo, espera que 2016 sea el año en que la empresa abandone definitivamente las tribulaciones financieras

Lizarrán
Manuel Robledo, presidente del Grupo Comess, en un local de Lizarrán.

El presidente del grupo Comess, Manuel Robledo, espera que 2016 sea el año en que la empresa abandone definitivamente las tribulaciones financieras. Después de un sustancial cambio en el accionariado tras la entrada del fondo de inversión Oquendo –propietario del 40% de las participaciones–, la compañía cuenta con el músculo necesario para acometer futuros planes de expansión para sus tres marcas de restauración: Lizarrán, Cantina Mariachi y Pasta City.

Pregunta. Tras la entrada del fondo de inversión Oquendo como nuevo accionista dle grupo, ¿en qué situación se encuentran?

Respuesta. No recuerdo momento más óptimo que este. Tenemos un equilibrio bastante bueno en el accionariado con dos accionistas: el industrial y el financiero. Oquendo nos da soporte y ayuda a getsionar de una forma muy profesional el grupo. En cuanto a la deuda, estamos en torno a los 10 millones de euros repartidos en tres bancos: Caixa (40%), Santander (30%), y Bankia (30%). Con el ebitda del 2016 en torno a los 5 millones, nos encontramos en una posición muy confortable.

P. ¿Descarta, por tanto, la venta de cualquiera de sus marcas?

R. Absolutamente. Es un proyecto que puede crecer, puesto que tanto el apartado internacional como el nacional está en alza. Además, cada vez tenemos nuevos objetivos: por ejemplo, este verano abrimos un chiringuito Lizarrán en Costa Ballena (Cádiz) y ha sido el local que más ha venido en todo el verano. Ahora nos planteamos la posibilidad de abrir locales de temporada, de hecho para el año que viene tendremos unos 15 chiringuitos más.

P. Entonces, ¿qué planes tiene en este nuevo contexto tanto para el grupo Comess como para Lizarrán?

R. Tenemos un proyecto a muy largo plazo de cadenas de restauración tipo franquicia, la idea es continuar otros 30 años. Nuestro objetivo ahora es crecer en nuestras tres marcas y no descartamos la adquisición de otras. Todo esto lo combinamos con nuestros objetivos más allá de España: algunas marcas viajan muy bien y aprovecharemos las oportunidades que nos da el mercado para seguir creciendo.

P. ¿Cómo se concretan estas nuevas perspectivas en cuanto a la expansión internacional?

R. Actualmente estamos en 18 países y nuestra vocación es seguir creciendo. Por un lado, el viernes cerramos un acuerdo de masterfranquicia con una empresa para desembarcar en Brasil y el jueves nuestro segundo establecimiento en Japón. También tenemos un acuerdo en EE UU para abrir de forma inminete nuestro primer Lizarrán en Miami, donde ya tenemos un food-truck operativo. Este es un mercado muy importante para nosotros por el alto grado de conocimiento de España y la importante presencia de la cultura hispana en el país es muy fuerte.

P. ¿Qué papel juega aquí el mercado de otros países europeos?

R. En cuanto a Europa, tenemos muy abanzada la apertura de nuestro primer local en Noruega, donde ya tenemos cerrado el acuerdo con el franquiciado y estamos buscando la localización. A largo plazo, nuestro objetivo es llegar a los países más cercanos a España donde aún no estamos: Francia, Alemania y el Reino Unido. Al final, lo que pretendemos es vender lo que España tiene de peculiar: los bares.

P. ¿Supone esta apuesta internacional que relegan el mercado nacional?

R. Para nada. De hecho, es nuestra prioridad. En cuanto a Lizarrán, tenemos 250 locales y aspiramos tener unos 500 más en 5 o 6 años. Nuestro objetivo es entrar en 24 nuevas ciudades en las que aún no estamos, como Gijón, León o Salamanca. También queremos que nuestra segunda marca, Cantina Mariachi, se expanda de 26 establecimientos a 50 en este tiempo y que los restaurantes italianos Pasta City, a pesar de que es un mercado muy saturado, alcancen esta misma marca.

P. ¿Cuánto le van a costar al grupo estos planes de expansión?

R. Depende mucho del país y del tipo de local. Aunque nosotros solo trabajamos los acuerdos de masterfranquicia (donde es el franquiciado el que realiza la mayor inversión), también prestamos apoyo a la formación del personal y adaptación de las recetas. Esto nos hace invertir en torno a los 40 y 50 mil euros por nuevo establecimiento, que en algunos países muy grandes puede llegar a los 200 mil.

P. ¿Y cuánto esperan percibir por cada nueva apertura?

R. Tenemos un acuerdo por el que percibimos un 2% por la cifra de ventas de cada franquicia. En cinco años, nuetsro objetivo es llegar poco a poco a que un tercio de los ingreos de la empresa venga de fuera de nuestras fronteras. Y estimamos que en ese tiempo estaremos en más de 40 países.

P. De cara al futuro, ¿cuáles son las perspectivas económicas del grupo?

R. Muy buenas. Este año aumentaremos el beneficio en torno a un 15% con respecto al pasado. El siguiente creo que va a ser bastante bueno y mucho mejor que este. Al final, todos los que nos ha afectado especialmente la crisis, nos hemos vueto más sabios.

Normas
Entra en El País para participar